martes, 05 de julio de 2022Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > El Runruneo
El Runruneo -19/11/2017 - Actualizada a las 22:06

Tambores de riñas internas

Telde encara el último mes del año con varios asuntos en la cartera política, unos conocidos y otros más soterrados

Telde deja atrás las fiestas de San Gregorio Taumaturgo -hay un rufián de la comunicación de esta ciudad que lo bautizó como traumaturgo y se quedó tan pancho- y enfila el último mes del año con varios asuntos en la cartera política, unos más conocidos que otros.

 

El más importante, la aprobación del presupuesto municipal para 2018. Salvo imprevistos de última hora, el Gobierno minoritario tiene asegurados los votos, con el apoyo de Ciuca, para que el carpetazo a este expediente se le pueda dar, tras el periodo de exposición pública, en los últimos días de diciembre o en los primeros de enero de 2018.

 

Muchas son las lecturas que ha propiciado en los últimos días este respaldo sin que ni Gobierno ni Ciuca hayan admitido la existencia de un acuerdo político. Sin esto es así, y no hay indicios para pensar lo contrario, todo parece indicar que el gran artífice de este periodo de buena armonía y serenidad entre el Ejecutivo de Carmen Hernández y las huestes del otrora enemigo número uno de los nacionalistas es Más por Telde y, de forma especial, su cabeza visible, Juan Francisco Artiles.

 

Gobierno y Reyes participan, aunque por razones bien distintas, de una confluencia de intereses ante las anhelos del empresario titular de la empresa Parque Comercial y de Ocio La Mareta, Julián Gómez del Castillo, quien, al decir del líder de Ciuca, cuenta en el salón de Plenos y fuera de él con “colaboradores necesarios”.

 

Reyes le tiene declarada la guerra a Más por Telde y está dispuesto a morir matando, al menos es lo que afirma por activa y pasiva desde su altavoz mediático y a poco también que le tire de la lengua.

 

Pero hay toque de tambores algo más soterrados en el panorama político local. Suenan, y con insistencia, en Podemos y PSOE.

 

La organización morada ha cerrado públicamente filas con la concejala Esther González, evidenciando así lo que era un secreto a voces, es decir, que la empatía entre los dos ediles vinculados a esta formación no pasaba por su mejor momento.

 

El palmario distanciamiento entre González y Guillermo Eugenio es de meses. Apenas se hablan, si es que lo hacen, y ambos no disimulan ya que han tomado rumbos políticos distintos. Eugenio no solo ha roto su relación con Podemos sino que se ha emparentado con el partido Sí Se Puede, encabezado en Gran Canaria por el exconsejero insular Juan Manuel Brito.

 

El joven profesor de Inglés ha participado que deja el Consistorio, por lo que habrá que esperar a ver qué postura toma su relevo, José Hernández, quien no parece que tampoco tenga actualmente mucha afinidad con el Círculo de Podemos de Telde, formación que ha ido perdiendo fuelle en los últimos tiempos en el municipio y ha quedado reducida a la mínima expresión -solo basta con ver las imágenes de sus recientes asambleas-.

 

¿Y qué pasa en el PSOE? Las aguas andan algo revueltas en la Agrupación Juan Negrín, donde algunos sectores están muy disgustados con su cabeza visible, el también concejal Alejandro Ramos, tras su decisión de imponer una lista cerrada de delegados para el congreso insular que se celebró este fin de semana en la capital grancanaria. En la nueva comisión ejecutiva insular figura un teldense, Semidán Taoro Santana, reconocido hombre de Sebastián Franquis.

 

Ramos, que aspira a repetir en las próximas elecciones como secretario general local tras cortarle el paso Sebastián Franquis en sus aspiraciones para liderar el partido en la Isla, podría tener contestación interna con una candidatura alternativa. De esto se está hablando, y mucho, en círculos socialistas de Telde, que reconocen también que la unidad del grupo municipal está algo deteriorada y, aunque se mantiene la disciplina de voto en los plenos, hay gestos que manifiestan que no siempre se comparte la estrategia ni el discurso de Ramos.