domingo, 27 de septiembre de 2020Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Gran Canaria
Gran Canaria -30/07/2020 - Actualizada a las 11:22

Turcón recauda 300 euros para dar un respiro de agua a la charca de San Lorenzo

El colectivo consigue verter tres cubas en el último estanque del paisaje protegido de Pino Santo, ya casi reseco
Turcón recauda 300 euros para dar un respiro de agua a la charca de San Lorenzo
El llenado de la charca se llevó a cabo el pasado martes (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD
Las Palmas de Gran Canaria.- La última charca de San Lorenzo que aún atesoraba un filo de agua recibió este martes un aporte extra que garantizará su permanencia como punto de paso y descanso de aves durante unos días. 

 

Una colecta en las redes, organizada por el colectivo ecologista Turcón, ha permitido conseguir un total de trescientos euros. Con ellos, se ha podido contratar tres cubas de agua (de veinticinco, doce y trece metros cúbicos) con las que refrescar el agrietado fondo de este estanque, uno de los que fueron horadados en el terreno, en el siglo XVII, para garantizar el riego de la entonces fértil vega agrícola de Tamaraceite, desde San Lorenzo hasta Guanarteme, según relata el periodista Javier Darriba en una información del diario Canarias7.

 

Lo que se vertió fueron unos 50 metros cúbicos. «Eso es como refrescar a un sediento con un paño húmedo», reconoce el presidente de Turcón, Honorio Galindo, sabedor de que una poza como ésa necesita alrededor de diez millones de litros para garantizar su mantenimiento en el tiempo de forma prolongada.

 

Desde la carretera de San Lorenzo, las cubas fueron aportando el agua a través de unas mangueras, ayudadas por algunos voluntarios que regaban también los alrededores de la charca con garrafas de cinco litros. Cuando salió el primer chorro, hubo una exclamación de júbilo entre los asistentes, que portaban carteles en los que se leía «Charcas de san Lorenzo, paraíso de las aves. ¿Será un secarral?».

 

Hasta la carretera desde la que este martes brotaba el agua se acercan ya de manera continua los patos que antes vivían en el estanque y que ahora lo rehuyen para no quedar atrapados en el barrizal que hay en el fondo. En él se han asfixiado también multitud de peces que vivían en la charca.

 

«Nos preocupa que un sitio de alto valor ecológico, ambiental y de importancia para más de cuarenta especies de aves que vienen aquí a beber y refrescarse, lo vayamos a perder simplemente porque deje de recibir agua», lamentó el representante del colectivo ecologista.

 

Las charcas de San Lorenzo forman parte del paisaje protegido de Pino Santo y en ellas se ha constatado la presencia de 49 especies de aves distintas, según los análisis realizados por SEO/BirdLife. Entre ellas hay que citar el chorlitejo chico (Charadrius dubius), que está considerada como de interés especial en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

 

Concienciación
El colectivo Turcón protagonizó ayer esta acción para concienciar a las autoridades de que el esfuerzo de mantenimiento de las charcas de San Lorenzo no es inasumible. Desde siempre, estos estanques se mantenían con el agua de la lluvia que corría por el barranco, pero desde los años 50, con el abandono de la agricultura, se fueron perdiendo hasta que prácticamente se secaron. En los últimos tiempos solo se han mantenido gracias a la aportación del actual propietario de los terrenos, Felipe Guerra, quien ya se ha cansado de costear el suministro de agua a expensas de su bolsillo.

 

«Si la administración no lo hace, la sociedad le demuestra que se pueden aportar soluciones», expone Honorio Galindo, «sabemos que esto da para unos pocos días pero ojalá las administraciones reaccionen porque tienen que hacerse cargo de esto». En su opinión, «en los temas medioambientales, las instituciones han ido siempre por detrás de los movimientos ecologistas».

 

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha mostrado su predisposición a adquirir los terrenos a partir del año que viene, si bien se desentiende del llenado de los estanques hasta entonces porque considera que no es su competencia. Lo mismo ocurre en el Cabildo de Gran Canaria, que dice estar dispuesto a conceder cuantos permisos le lleguen para garantizar el suministro con cubas, pero entiende que el llenado no entra tampoco dentro de su ámbito de actuación. «Siempre se alega problemas de competencias», responde Galindo, «aquí hay muchas competencias pero ninguna responsabilidad, como ocurre con el barranco de La Mina».

 

Desde la plataforma ciudadana Salvar las Charcas de San Lorenzo, Francisco González, agradeció la iniciativa del colectivo ecologista Turcón. «Es un acto solidario de primer orden», expuso, «ante el desastre ecológico que han permitido el Ayuntamiento y el Cabildo, tiene un significado enorme que se haya recaudado dinero para traer agua y que se aporte un poco de vida a esta zona, que las instituciones públicas tienen abandonada».

 

«Esto es una lavada de cara a los políticos que teóricamente son progresistas y que en sus perfiles de redes sociales ponen un cartel en favor de salvar La Tejita -una zona de alto valor ecológico en el sur de Tenerife en la que se ha impulsado la construcción de un hotel-, pero luego no hacen nada por las charcas de San Lorenzo», añadió González.

 

El portavoz del colectivo de Tamaraceite recuerda que desde los años 90 se está luchando por conservar este espacio, situado frente al gran área de crecimiento residencial y comercial de la capital grancanaria, bautizado como Tamaraceite Sur. El movimiento vecinal frenó en su momento la propuesta del entonces alcalde, José Manuel Soria, de construir un campo de golf y 580 chalés de lujo. Sin embargo, nunca ha recibido el interés institucional para crear un parque agroambiental, que es su objetivo.

 

Fuente: Canarias7 / Texto: Canarias7.