domingo, 08 de diciembre de 2019Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Gran Canaria
Gran Canaria -13/08/2019 - Actualizada a las 18:38

Los vecinos de Tejeda vuelven a casa aliviados porque "se esperaban lo peor"

Tras tres días fuera de sus viviendas, este martes pudieron regresar
Los vecinos de Tejeda vuelven a casa aliviados porque
El presidente del Gobierno de Canarias, Angel Víctor Torres (i) durante su visita a los vecinos desalojados de sus casas (Foto Efe / Elvira Urquijo A.)

TELDEACTUALIDAD

Tejeda.- Los vecinos del pueblo de Tejeda han podido este martes regresar a sus casas tras el desalojo por el incendio forestal de la cumbre de Gran Canaria y lo han hecho con “alivio” porque tras tres días de angustia y de dejar el pueblo rodeado de llamas, se esperaban lo peor.

 

El concejal de Educación del Ayuntamiento de Tejeda, vecino y gerente de un negocio familiar, Ezequiel Cárdenes, ha sido una de las personas que ha regresado a su vivienda “mucho más tranquilo y calmado” porque como ha asegurado “han sido tres días de infarto”.

 

La mayoría de los vecinos han regresado hoy a sus casas tras ser desalojados en la madrugada del domingo cuando el fuego se reavivó y amenazó a este municipio de la cumbre de Gran Canaria.

 

"Ha sido una pesadilla" ha comentado el edil a Efe que por otro lado expresa su satisfacción porque “no hay daños personales” y los materiales, han sido "muy por debajo de lo esperado”, ha celebrado.

 

El domingo por la noche “las llamas ya asomaban en el pueblo” y los equipos de emergencia ordenaron la evacuación del casco de Tejeda, que "no llegó ni a una hora, pero fueron minutos muy agobiantes”, ha explicado Cárdenes.

 

En esos momentos los vecinos estaban "muy nerviosos” como en “una película de terror” de la que, afirma, aún no son “del todo conscientes de lo vivido, fue una situación bastante mala”.

 

Como ha recordado “lo que advirtieron que podía pasar se estaba cumpliendo” con la llegada de las llamas que estaban “cada vez más cerca y más grandes, y el humo empezó a aparecer en el casco”.

 

En el momento de la evacuación "solo piensas en salir lo más pronto posible”, ha confesado, y confía en que el pueblo “volverá a la normalidad poco a poco”.

 

La vecina de Tejeda y trabajadora en el pueblo, Margarita Lastra, se ha confesado “más tranquila” y confía en que “llegue pronto el frío y que esto no vuelva a pasar”. Tal y como ha relatado el momento del desalojo “fue terrible” porque “no dábamos crédito a lo que estaba pasando”.

 

Según ha recordado, cuando abandonaron su vivienda vieron “el pueblo encerrado en un cerco de llamas” con “la montaña entera prendida y una línea de fuego que atravesaba el paisaje”.

 

Hoy está tranquila porque “sopla un viento fresco que cambia el ambiente y agrada el espíritu”, algo que "arregla el estado de ánimo”. Lastra espera que "mañana sea otra cosa y todo vuelva a la normalidad”.

 

Como ha explicado, si no hubiesen podido apagar los puntos encendidos no llegamos al lunes” porque "el viento cambió y lo prendió todo” en cuestión de horas.

 

Por su parte, el vecino y empresario, Ángel Marrero, se ha mostrado “contento” porque "no pasó nada más grave”, y porque “poco a poco se volverá a la normalidad”. En su caso, fue desalojado en la madrugada del domingo al lunes en unos momentos “muy trágicos” en los que la gente “estaba muy nerviosa”.

 

Según ha rememorado, "las llamas se acercaban al barranco y, aunque lo esperábamos, fueron momentos de mucho nervio”.

Ha agradecido a los efectivos que trabajan en la zona porque “ayudaron mucho” al igual que los vecinos que “pusieron a disposición de los demás sus coches grandes para poder evacuar”.

 

Marrero tiene cuatro restaurantes en la zona que ya hoy han vuelto a abrir sus puertas, en lo que ha definido como “volver a comenzar de nuevo” después del susto vivido la pasada noche. EFE / Laura Bautista Lesmes