19/11/2019 - 19:58

Las peleas familiares "eran habituales"

Los vecinos del presunto parricida de Jinámar aseguran que el detenido sufría brotes cuando no se medicaba

Las peleas familiares
Agentes de la Policía Científica saliendo sobre las 13.30 horas de este martes de la vivienda familiar donde tuvo lugar el presunto parricidio (Foto Arcadio Suárez / Canarias7)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Vecinos de la mujer asesinada presuntamente por su hijo afirman que las peleas y discusiones en la vivienda familiar de la calle Gabriel y Galán, en lo alto del casco de Jinámar, eran habituales. El detenido sufría brotes cuando no se medicaba.

 

Hace justo dos semanas –relata el diario Canarias7 en una información del periodista Carlos S. Beltrán– que la Policía Nacional acudió al número 3 de la calle Gabriel y Galán, en lo alto del casco de Jinámar en Telde por una discusión familiar. No era la primera vez que hacían acto de presencia en la vivienda, ubicada en una pequeña calle llena de casas unifamiliares, ni sería la última vez Aquel día, según recuerdan los vecinos, junto a los agentes acudió una ambulancia. «No sé que pasó exactamente, no se lo que hizo. Se que vino la Policía y la ambulancia y que lo sacaron de la vivienda. Se lo llevaron al Hospital y lo soltaron al poco tiempo. Eran frecuente las discusiones y la presencia de la Policía», afirmó ayer una vecina afectada por lo ocurrido.

 

Los agentes volvieron este lunes sobre las 19.30 horas, tras recibir la llamada de uno de los tres hijos de Dolores A., de 69 años, tras hallar el cuerpo sin vida de su madre. Su hermano, Benjamín S.A., de 40 años y vendedor de cupones de la OID, había presuntamente acabado con la vida de su madre a golpes y estrangulándola.

 

«Él tiene problemas mentales, no se exactamente qué enfermedad pero sí que tomaba una medicación desde hacía años. Cuando cumple el tratamiento está bien, el problema empezaba cuando no se lo toma y tiene algún brote. Las discusiones y peleas eran frecuentes, pero nunca imaginé que hasta el nivel de matar a su madre», explica una vecina residente en la calle García de la Huerta, a escasos metros del lugar del crimen.

 

Como ella, son muchos los vecinos de este pequeño rincón del casco de Jinámar, que conocían los problemas mentales que presuntamente padece el presunto autor del parricidio y los brotes violentos que sufría de vez en cuando. «No era algo de todos los días, de vez en cuando sufría esos brotes, por llamarlo así. Esto tan fuerte no me imaginé que podría pasar. En las crisis que tenía habían discusiones. Es muy triste que haya terminado así», sostuvo una vecina del número cuatro de la citada calle.

 

En la vivienda familiar residían cuatro adultos. La víctima, Dolores A., el presunto autor del crimen Benjamín S.A., su padre y su hermano, Acoidan S.A. que fue quién halló el cuerpo sin vida de su madre al llegar del trabajo. A ellos se suma una hermana que no reside ya en la vivienda familiar, según confirmaron los vecinos. Este martes la casa permanecía precintada por orden del juzgado.

 

Fuente: Canarias7 / Texto: Carlos S. Beltrán.

 

Enviar Comentario

X