07/04/2021 - 21:27

El colectivo social Guillermo Casañas recibe de SurcoDulce una donación de 4,5 toneladas de melones

La empresa canaria ha respondido al llamamiento de la asociación del Valle de Jinámar

El colectivo social Guillermo Casañas  recibe de SurcoDulce una donación de 4,5 toneladas de melones
Miembros del colectivo muestran los melones donados/TA.

TELDEACTUALIDAD

Telde.- La empresa canaria SurcoDulce continúa desarrollando acciones sociales enmarcadas en la hoja de ruta pautada por la Responsabilidad Social Corporativa que guía a esta empresa dedicada a productos agrícolas, erradicada en el municipio grancanario de Santa Lucía de Tirajana.

 

En esta ocasión, la compañía ha querido contribuir a un llamamiento lanzado por la Asociación Tercera Edad y Pensionistas Guillermo Casañas Gil, ubicada en el Valle de Jinámar, que solicitaba alimentos para distribuirlos entre las familias más desfavorecidas de la zona.

 

De esta manera, y a través del proyecto Una fruta, una sonrisa, SurcoDulce ha donado 4,5 toneladas de melón a esta asociación con el objetivo de apoyar la noble causa que lleva a cabo esta organización y aliviar así las necesidades de fruta fresca a las familias que más lo necesitan.

 

La iniciativa Una fruta, una sonrisa nació hace un año cuando, por motivo del confinamiento decretado para frenar los contagios de Covid-19, se donaron numerosas toneladas de melón y sandía para que fueran distribuidas en los centros sociales de los diferentes municipios.

 

El agricultor y gerente de la empresa, Camilo Álvarez, explica que “hemos querido aportar nuestro granito de arena con nuestro producto, que consideramos de alta calidad y de numerosos beneficios alimenticios. Actualmente vivimos en un contexto social y económico complicado para todos, por esta razón, y en la medida de nuestras posibilidades, tratamos de ayudar a quienes realmente lo están pasando mal para así fortalecer la red que nos mantiene unidos como sociedad”.

 

Por último, cabe recordarse que la iniciativa Una fruta, una sonrisa nació hace un año cuando, por motivo del confinamiento decretado para frenar los contagios de Covid-19, se donaron numerosas toneladas de melón y sandía para que fueran distribuidas en los centros sociales de los diferentes municipios.

 

Asimismo, se trata de una manera más de poner en valor el producto agrícola de kilómetro cero producido en Gran Canaria en una época marcada por la escasa venta al sector hotelero debido al bajón turístico que se registra en la actualidad.

 

Enviar Comentario

X