"Santo Cristo, cuídanos que nosotros te cuidaremos"

Una feligresia efervorizada se da cita en la Basílica de San Juan para asistir a la bajada anual de la venerada imagen

Los sacerdotes portan la venerada imagen para su colocación en el trono móvil (Foto Antonio Ali)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- “Santo Cristo de Telde, cuídanos que nosotros te cuidaremos”. Con esta plegaria del párroco José María Cabrera, la Basílica asistió esta noche a la Bajada de la venerada imagen en una solemne ceremonia con una feligresía efervorizada que llenaba el templo matriz de la ciudad. 

 

Con menos público que en ediciones anteriores pero con el mismo calor ambiental y espiritual de otros años, la Basílica de Telde fue esta noche durante algo más de una hora el epicentro religioso de Gran Canaria. Cientos de personas se dieron cita en San Juan para darle a la bienvenida anual a la efigie del siglo XVI en su bajada desde la hornacina superior del altar mayor, situada a 12 metros de altura y que es su morada durante todo el año.

 

La misa presidida por Luis Laborda, párroco de San Juan Bosco (Valle de Jinámar) y oficiada por seis sacerdotes del Arciprestazgo de Telde convocó a numerosos fieles que aguardaban el momento más vibrante de la noche, una emoción que se palpaba nada más pisar el tempo y que pasó factura en varios instantes a la garganta del titular de la Parroquia de San Juan cuando anunció y autorizó como rector de la Basílica a su equipo de colaboradores a que procediera al ritual de la bajada que se celebra desde 1962 cada 12 de septiembre.

 

Y llegó ese momento. Eran las 20.40 horas y el silencio se apoderó por unos minutos del templo y de la plaza parroquial, donde se agolpaba los fieles que no cabían en la Basílica. Cabrera, en pie y mirando fijamente al Cristo de Telde, iba de suspiro en suspiro, con la emoción contenida, mientras dos porteadores subían por dos escaleras metálicas hasta lo alto del altar mayor de traza barroco, sujetaron con cuerdas la cruz de la imagen modelada en el siglo XVI en México y comenzaron con la ayuda de otros dos miembros del equipo la lenta bajada con el concurso de sogas y poleas, una ceremonia que apenas dura unos minutos pero que da la impresión que se hace eterna.

 

El entusiasmo de los presentes no tardó en brotar en forma de lágrimas y en conmovedoras proclamas dedicadas al Cristo a voz en grito que se oyeron desde distintos puntos de un templo abarrotado a medida que la imagen se acercaba a los pies de las escaleras, donde fue acogida con numerosos besos a su cruz por el párroco José María Cabrera y luego llevada en volandas por los sacerdotes que participaron en la eucaristía hasta el trono móvil, en torno al que se agolparon los devotos feligreses para estar aunque solo fueran unos segundos lo más cerca posible de la que es una de los iconos religiosos más respetados de Canarias.

 

Nuevos faldones del trono

Allí permanecerá hasta que de madrugada, y ya a puerta cerrada, pase al trono sobre el que este viernes procesionará por las calles del conjunto monumental de San Juan y en el que permanecerá hasta el día antes de su retorno, que tendrá lugar el sábado 22 de septiembre.

 

El trono lucirá ese día cuatro nuevos faldones, color rojo burdeos,  que han sido diseñados y confeccionados a mano en los últimos tres años por Segundo Amador. Tienen unas dimensiones de 3x1,20 metros, los laterales, y de 2x1,20 metros, el frontal y  el trasero.  Llevan una cenefa de flor de lis de color oro. Amador lo hizo de manera gratuita y la tela fue adquirida con la donación de un feligrés.

 

Reportaje gráfico I

Reportaje gráfico II

 

 

Una talla de valor incalculable

El Santo Cristo de Telde, una obra de carácter religioso cuya autoría se atribuye a los indios tarascos de México, aproximadamente sobre el año 1555, en el taller de Matías de la Cerda, es una pieza creada a base de pasta de millo de gran valor artístico y espiritual. De hecho es la imagen cristológica más venerada dentro de la provincia de Las Palmas.

 

Pesa 6 kilos y medio y mide un metro ochenta centímetros de alto y su altura es igual a la longitud de sus brazos extendidos. En una restauración acometida hace más de una década se descubrió que el papel encolado que le da forma son restos de importantes códices que revelan datos de tributos y numeración.

 

La actual cruz es de tea del país forrada de plata y sustituyó a la primitiva en el siglo XVII. Al pie, tiene cincelado sobre la plata una inscripción, que dice: “Esta obra se hizo con limosna de los vecinos de esta ciudad de Telde a solicitud del alférez Baltasar de Quintana y Juan de Monguía y Quesada S.C.D.S. (cinceladas) por el maestro Antonio Hernández; año de 1704.”

 

Comentarios

  • Carm Ruiz de Amiron
    13/09/2018 - 19:07

    Cómo me emociona la fuerza la devoción y la pasión de Don José María que nos contagia con sus palabras y su forma de vivir su profesión. Sus palabras me emocionan y alivian mi alma. Viva el Santo Cristo, claro, pero el alma máter es este hombre a quien debo mi rescate espiritual. Gracias padre.

    0
    0
  • La Voz.
    13/09/2018 - 12:45

    Viva Jesús de Nazaret. Viva Él, el galileo que trajo al Mundo la Verdad y la Vida. A Él, y a la Suprema Luz Divina, les agradezco mi vida.

    11
    0
  • Maria cruz
    13/09/2018 - 08:22

    Viva El Cristo De Telde!!!!!!!

    40
    0

Enviar Comentario

X