07/03/2019 - 11:31

Aún queda mucho por luchar

El concejal de Políticas de Igualdad reflexiona sobre el 8 de marzo

Aún queda mucho por luchar
Agustín Arencibia, concejal de Políticas de Igualdad del Ayuntamiento de Telde (Foto TA)

AGUSTÍN ARENCIBIA

"Nunca he sido capaz de averiguar exactamente en qué consiste el feminismo; solo sé que la gente me llama feminista siempre que expreso sentimientos que me diferencian de un felpudo". Lo dijo Rebecca West, escritora, periodista, crítica y feminista inglesa, y aunque pueda parecer que su reflexión refleja un estigma de un pasado ya superado, lo cierto es que no está muy lejos de la realidad más actual. Hoy, ahora, ese párrafo describe una lacra que sigue muy presente en esta sociedad del siglo XXI que presume de avanzada, justa y gobernada por la equidad y en la que todavía se discrimina, se humilla, se veja y se menoscaba la dignidad de una persona solo por haber nacido mujer.

 

La igualdad es un derecho humano básico reconocido por todos los organismos internacionales y considerado uno de los pilares esenciales de las democracias. Así de simple y así de rotundo. No caben discusiones al respecto… o no deberían caber.

 

Este es el camino. No hay otro. Pero lo cierto es que, tras décadas de lucha, si queremos que ese derecho humano básico se proclame y se consolide, aún hoy debemos seguir combatiendo una cultura misógina, sexista y machista que continúa enquistada e inamovible. ¿Es esta una situación inaceptable en un mundo civilizado? No hay ninguna duda… o no debería haberla.

 

En los últimos años, se han ganado batallas importantes a base del sudor, las lágrimas e incluso la sangre de las mujeres y los hombres que defienden la igualdad de derechos contra todo y contra todos. Pero, pese a ello, el éxito definitivo, ese Planeta 50-50 que pretende la ONU para 2030, sigue estando a años luz. Por desgracia, todos los datos enfocan un escenario en el que la brecha salarial, la precariedad, el desempleo, el techo de cristal, la pobreza y la violencia de género siguen teniendo cara de mujer.

 

Hay que trabajar muy duro para cambiar radicalmente esa realidad. Aún queda mucho por luchar. Como seres humanos, todos tenemos la obligación de hacerlo y, en nuestro caso, además, nos lo mandata el artículo 14 de la Constitución, que reconoce el derecho a la igualdad y la no discriminación por motivos de sexo.

 

En el camino debemos superar obstáculos en todos los ámbitos. En el educativo, es necesario derribar los muros que han levantado cientos de años de una educación sexista, en el seno familiar y en los colegios, que ha separado, discriminado y establecido roles que se perpetúan. Y también es preciso erradicar esos perjuicios que han emanado de una cultura mal gestionada y auspiciada desde los medios de masas, la moda y la publicidad que se ha dedicado a disfrazar e incluso a adornar lo que en realidad es una cosificación de la mujer.

 

Es imprescindible continuar legislando para garantizar la protección judicial de la mujer ante cualquier tipo de violencia sexual. Hay que clarificar y delimitar conceptos, y marcar claramente las líneas rojas, para que los agresores reciban el castigo que merecen y no se corra el riesgo de que incluso puedan salir impunes, debido a la indefinición de la normativa.

 

Y, por supuesto, es esencial conseguir unas condiciones laborales justas para las mujeres, de modo que desaparezcan las dificultades que encuentran para obtener empleo, que reciban el mismo salario que sus compañeros y que dispongan de las mismas oportunidades para ascender y ocupar puestos de liderazgo.

 

En los últimos tiempos se han producido cambios y se han dado pasos importantes en dirección a estos objetivos en todo el Estado y Telde forma parte de los municipios que han avanzado en pos de la igualdad, siendo pionero en la creación de un centro de atención para la mujer y la primera concejalía específica para esta materia.

 

Al frente del Ayuntamiento, con el impulso y la cooperación de la ciudadanía, este gobierno municipal se embarcó en esta cruzada en el minuto cero del mandato. Hemos trabajado en esta tarea desde todos los departamentos, bajo la coordinación de la Concejalía de Políticas de Igualdad que dirijo y amparados en un Plan Municipal de Igualdad de Oportunidades entre Hombres y Mujeres, que persigue erradicar el maltrato y establecer la equidad entre los sexos.

 

Y hoy podemos enorgullecernos de haber culminado con éxito números proyectos destinados a empoderar a las teldenses y de haber puesto en marcha la Comisión Transversal de Igualdad y Violencia de Género, una iniciativa que nos ha convertido en la primera institución de Canarias que ha creado un órgano específico de lucha contra las desigualdades y el terrorismo machista.

 

Ese es el reto: romper barreras y eliminar discriminaciones. Como señala el lema de este 8 de marzo, Pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio. Sigamos trabajando, ideando proyectos novedosos que consoliden los avances conseguidos, que impulsen los cambios que deben llegar y que garanticen que toda mujer y toda niña tengan las oportunidades que les pertenecen y que merecen.

 

Agustín Arencibia es concejal de Políticas de Igualdad del Ayuntamiento de Telde.

 

Comentarios

  • un radikal
    07/03/2019 - 22:47

    Mire Paco Juan eso es historia pero realmente se llama disciplina de voto impuesta por el partido. Por eso yo no milito en ninguno y disfruto de la política. Ahora mismo necesitamos listas abiertas por que los partidos políticos sancionan a los que rompen la disciplina del voto. Saludos

    0
    0
  • Francisco Jones
    07/03/2019 - 20:39

    Dos de las tres diputadas que había en el Congreso en 1931, ambas de tendencia socialista, se mostraron en contra de conceder el sufragio a la mujer. Por un lado Nelken, que había ingresado en el PSOE poco antes, y por otro Victoria Kent, diputada del Partido radical socialista.Esto es historia.

    1
    1

Enviar Comentario

X