12/10/2021 - 21:03

Oceanográfica: "No hay motivo de alarma con los dragones azules en las aguas canarias"

Los especialistas de la agencia especializada en la divulgación y gestión del conocimiento, radicada en Telde, precisan que se trata de un animal más de la rica diversidad de las Islas

Oceanográfica:
Ejemplar de 3 cm avistado en Playa del Hombre, Telde, en 2008/Oceanográfica.
TELDEACTUALIDAD/Telde

En los últimos días, se han difundido diversas noticias alertando de la llegada de dragones azules a las costas canarias. Sin embargo, no hay motivo de alarma. Se trata de un animal más de la rica biodiversidad de las Islas, según los especialistas de Oceanográfica, agencia de comunicación especializada en la divulgación y gestión del conocimiento,

 

El dragón azul es oceánico, bien camuflado cuando flota en la superficie del océano y de pequeño tamaño (3-4 cm los adultos) por lo que no es fácil de ver en su medio. Esporádicamente llega arrastrado por el viento y las corrientes junto a las medusas de las que se alimenta. En estos momentos puntuales se pueden llegar a ver ejemplares dispersos por la orilla.

 

Presenta la increíble capacidad de almacenar las células urticantes de las medusas que come (carabela portuguesa, velella, botón azul, etc.) para así resultar muy peligrosa para los posibles depredadores. Por razones divulgativas diremos que “acumula su veneno”. No tocar ni molestar es siempre la mejor medida de interacción con la naturaleza.

 

“En Oceanográfica hemos tenido la suerte de encontrar dragones azules y observarlos para trabajos científicos. Los hemos manipulado cuidadosamente con la mano y no hemos referido reacción alguna. Evidentemente con esto no queremos invitar a que la gente los manipule, porque también es bien conocido que en la punta de sus dedos o ceratas almacena las células urticantes que contienen el veneno de sus presas (nematocitos) y que este veneno es muy potente”, indica la citada agencia radicada en Telde.

 

¿De dónde viene entonces la polémica?

De “cortas y pegas” de información de Internet, sin fuentes fiables asociadas y, por supuesto, de la capacidad del ser humano de magnificar una supuesta alarma sin contrastar la información. Los dragones azules contienen veneno sí, que puede ser peligro sí, pero la probabilidad de que esto ocurra es muy muy baja y redactar artículos que generan alerta no tienen ningún sentido con un animal que lleva en Canarias más tiempo que el ser humano y del que la gente desconocía su existencia por no haberse topado con el. En la era de la información, dónde las noticias vuelan a la velocidad de la luz, nunca mejor dicho, es muy importante contrastar siempre la información antes de difundirla. Por lo tanto, si hay algo que nos apetece mucho compartir porque es una información alarmante, es mejor buscar una fuente fiable antes. Las fake news pueden hacer mucho más daño que los animales salvajes. ¿Cuánta gente habrá pensado estos días en no bañarse o acercarse a la playa por miedo a encontrarse con los dragones azules o que sus hijos e hijas puedan herirse con ellos?

 

“Hemos encontrado referencias de grandes arribazones de medusas y dragones azules (miles de individuos) en las playas de Australia donde los niños tienen un juego que llaman “batallas” conocidas como “bluebottles fights”, en las que se las lanzan unos a otros. Desde luego un juego muy peligroso. En estas ocasiones, sí se han dado casos de reacciones alérgicas y shock anafilácticos. Pero lógicamente estamos hablando de lanzamientos y rotura por impacto, de niños (con un menor peso corporal) y de gran exposición al veneno por el roce con medusas y dragones azules (que con la mera degradación del animal muerto puede romperse y liberar el veneno de sus ceratas)”, precisa Oceanográfica.

 

En Canarias, manifiesta esta agencia, “los varamientos de estos animales son puntuales y de individuos aislados o pequeños grupos y tampoco tenemos la insana costumbre de batallar con ellos o restregarselos a nadie. Debemos tener cuidado de que menores y especialmente bebés no jueguen con ellos ni se los coman por muy atractivos que les parezcan. Si los hemos tocado por casualidad, lavarnos bien las manos y no tocarnos la cara o los ojos. Pero hasta ahí la alerta”.

 

Anuncia que en la próxima edición de la Guía de Biodiversidad Marina de Canarias añadirán una ficha específica para este animal que, aunque se nombra, “vemos muy necesario seguir ampliando la información en vista de la situación”.

 

Curiosidades sobre el dragón azul

Según Oceanográfica, “se trata de un animal muy especial, que nos demuestra una vez más la riqueza de la naturaleza. Fue descrito por primera vez por Forster en 1777. Su nombre proviene del dios griego Glaucus que cuenta la leyenda que tomó unas hierbas mágicas que le hicieron inmortal”.

 

“Es una especie de babosa marina, un tipo de molusco de los que en Canarias hay 290 especies según nos comenta Leopoldo Moro, técnico de biodiversidad del Gobierno de Canarias y máxima referencia para nosotros en el tema.

 

Vive boca abajo y se desplaza bajo la superficie pegado a ella. Utiliza el contrasombreado como sistema de camuflaje, es decir tiene el color del fondo sobre el que vive para dificultar que sus depredadores los localicen. Visto desde arriba es de un color azul intenso como la superficie del mar. Visto desde abajo es blanco/azul claro como los reflejos del mar y el cielo”.

 

Por último, señala que “es hermafrodita como la mayoría de los nudibranquios. Es decir, tiene la capacidad de producir huevos y esperma a la vez pero necesita otro individuo para fertilizar los huevos. Una vez fertilizados pone cadenas de huevos de hasta 17 cm de largas, con entre 36 y 96 huevos, sobre objetos flotantes para que se dispersen a la deriva. Vive entre 3 meses y un año distribuyendose en aguas, principalmente cálidas de todo el globo”.

 

Comentarios

  • MariSanchez
    12/10/2021 - 21:15

    Estoy más preocupado por los SOCAVONES de las calles de Telde que del Dragon Azul de eso no tengan la menor duda.

    11
    0

Enviar Comentario

X