04/02/2020 - 17:05

La hija de la acusada de extorsionar a su ex dice que fue ella quien envió las fotos sexuales

La Fiscalía cuestiona la versión de la joven

La hija de la acusada de extorsionar a su ex dice que fue ella quien envió las fotos sexuales
Imagen de archivo del Palacio de la Justicia de la capital grancanaria (Foto Antonio Alí)

TELDEACTUALIDAD

Las Palmas de Gran Canaria.- La hija de la acusada de amenazar a su expareja en 2010 con difundir fotos sexuales de él con su posterior esposa para que aumentara su pensión ha afirmado este martes ante la Audiencia de Las Palmas que fue ella, y no su madre, quien envió los correos electrónicos a su padre para "llamar su atención".


En la segunda sesión del juicio, la testigo A.I.C.P. ha explicado al Jurado que cuando envió esas fotos tenía 16 años y ha alegado que no puede permitir que su madre, que se expone a una condena de siete años de prisión, pague por algo que hizo ella, aunque hasta ahora no lo había reconocido porque "nunca" se lo habían preguntado.


"No puedo soportar que cargue con una condena por algo que no hizo", ha señalado la joven, que sostiene que cuando declaró ante el juez instructor en 2017 por este procedimiento no se le preguntó sobre esa cuestión y que su madre ha asumido los cargos que se le imputan porque la ha estado protegiendo.


Según su versión, que la Fiscalía cuestiona, ella creó una cuenta de correo electrónico mediante la que envió a su padre dos fotos de contenido sexual y conversaciones comprometedoras y utilizó el correo personal de su madre para reclamarle que cumpliera con la pensión que debía pasar a su progenitora y que pactaron en la sentencia de separación.


La hija de la acusada ha recalcado que "nunca" ni ella ni su madre le dijeron a su padre verbalmente o por escrito que publicarían esas fotos a cambio de dinero.


Así mismo, ha explicado al tribunal que encontró de manera fortuita tanto las fotos sexuales como las conversaciones del Messenger en el ordenador portátil que usaban sus dos hermanastras, también menores de edad, y ella, porque en esa época vivía con su padre en Gran Canaria.


Según la testigo, cuando regresó a Italia ese verano con su madre le mostró las dos fotografías que envió por correo y otras que estaban en una misma carpeta de archivo y que había copiado en una memoria USB y, según ha dicho, su progenitora le dijo que las borrara.


Además, ha insistido en que solo quería que su padre, a quien envió desde Italia los correos que se le atribuyen a la madre, se hiciera cargo de sus responsabilidades porque no le prestaba atención.


Tanto el padre de la testigo y afectado por la presunta extorsión, J.C.M.E., como su entonces esposa, M.C.M., han explicado al tribunal que la acusada les hizo la vida imposible durante más de un año con sus llamadas telefónicas y correos electrónicos, pues "las amenazas y coacciones eran continuas".


El padre ha asegurado que esos años han sido "los peores" de su vida y que no tiene palabras para describir su sufrimiento, pues ha indicado que la acusada por teléfono le exigía las cantidades de dinero que quería que le pagara y que excedían de lo acordado y en los correos electrónicos que le enviaba le decía "ya sabes lo que tienes que pagar" para evitar la difusión de las fotografías.


El denunciante del caso ha explicado que tenía dos cuentas de correo, una personal con la que se comunicaba con su expareja, y otra con contenidos sexuales que usaban él y su esposa en ese momento, pero ambos han señalado que las fotografías que se hacían en la intimidad las guardaban en un CD que tenían metido en una caja fuerte en un armario del dormitorio.


Según el padre, puede que la hija encontrara el CD al buscar su teléfono móvil, versión que también comparte su entonces esposa, quien cree que el comportamiento de la joven fue en venganza porque se había enamorado de un hombre de 50 años, examante de su madre, y ella quería impedir que esa relación continuara.


En su declaración, la exesposa y también perjudicada ha defendido que la responsable de todo lo ocurrido es la acusada y ha asegurado que, en cuanto conoció los hechos, le dijo a su pareja que había que denunciarlo aunque el proceso se convirtiera en un "escarnio personal" al tener que exponer su vida "a todo el mundo".


Ha afirmado que ha tenido que crear una "coraza" ante la "vergüenza" que siente al "ver todos sus derechos vulnerados", pues las fotografías que se hicieron fueron hechas "en la intimidad del dormitorio de su casa". EFE

 

Enviar Comentario

X