24/01/2020 - 10:44

Absuelven a un hombre acusado de agredir sexualmente a su inquilina

El tribunal aplica el principio del in dubio pro reo al entender que no existen pruebas suficientes para constatar que relación fuera forzada

Absuelven a un hombre acusado de agredir sexualmente a su inquilina
Javier García Cabañas, fiscal del caso, reclamó desde el inicio del juicio oral el sobreseimiento de la denuncia (Foto Canarias7)

TELDEACTUALIDAD

Las Palmas de Gran Canaria.- La sección primera de la Audiencia de Las Palmas ha absuelto a un hombre de 47 años acusado por una antigua inquilina de haberla violado, ante las dudas de que los hechos ocurrieran en los términos que asegura la denunciante.

 

En esta causa el fiscal no formuló acusación contra el inculpado e interesaba el libre sobreseimiento de las actuaciones al no dar crédito al relato de la mujer, que pedía para el procesado siete años de cárcel y 30.000 euros de indemnización y cuyo testimonio fue la única prueba, ha informado este jueves el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

 

El tribunal que ha juzgado los hechos ha estimado por unanimidad que el relato de la supuesta víctima no reúne los requisitos que exige la jurisprudencia para considerarlo plenamente creíble y ha tenido en cuenta el principio general que establece que en caso de duda hay que pronunciarse a favor del reo.

 

La sentencia, que es susceptible de recurso, declara probado que a principios de 2017 el acusado admitió como realquilada en su casa de la capital grancanaria a la denunciante, conocida de años atrás, y a su hijo, porque en aquellas fechas ella "se encontraba buscando un lugar donde poder vivir al tener problemas de convivencia con su madre".

 

El tribunal considera en su fallo que la noche del 17 de julio de 2017 ambos mantuvieron relaciones sexuales completas, pero entiende que no hay prueba alguna objetiva de que tal relación fuera forzada.

 

La sala, formada por los magistrados Pedro Herrera (presidente), Secundino Alemán (ponente) y Juan Carlos Socorro, subraya que "ha quedado acreditado que la noche del 17 de julio de 2017 (…) mantuvieron una relación sexual con penetración, no alcanzando este tribunal una convicción cierta sobre si dicha relación fue libremente consentida por ambos o si el acusado obligó mediante actos de fuerza física a la denunciante a mantener esa relación, o si existió un consentimiento por ésta aprovechándose el acusado de una situación de fragilidad emocional de la misma".

 

El fallo recuerda que los análisis médicos a los que fue sometida la mujer tras denunciar la supuesta agresión lo único que acreditaron fue que había mantenido una relación sexual, sin objetivar lesiones que permitieran hablar de violencia, y detalla que, a juicio de los tres magistrados, no se cumplen en el caso ninguno de los requisitos jurisprudenciales que exigen la vertebración de un fallo condenatorio: ausencia de incredibilidad subjetiva, verosimilitud del relato y persistencia en la incriminación sin contradicciones sustanciales.

 

En referencia al primer requisito, que busca la hipotética existencia de una enemistad previa que pudieran condicionar la denuncia, el tribunal subraya que la mujer había admitido que desde que comenzó a vivir con su hijo en casa del acusado se habían producido "problemas de convivencia relacionados con un control férreo del acusado del uso de los servicios de la vivienda".

 

En referencia a la persistencia en la incriminación sin contradicciones, la sala recuerda lo que puso de relieve la acusación pública durante el juicio: el fiscal aludió a un detalle concreto relacionado con el hecho de si la denunciante tenía o no toda la ropa quitada cuando se produjo la penetración.

 

"En efecto", expone el tribunal, "la denunciante menciona en su relato ante la Policía que el acusado le bajó fuertemente el pantalón corto y las bragas y la penetró, para luego, en su declaración ante el juez instructor, manifestar que le ladeaba el bóxer que ella llevaba".

 

Aunque la sentencia estima que es "completamente razonable" que a la hora de rememorar un hecho traumático se pierdan detalles colaterales, advierte que ello "no es predicable a lo sustancial, es decir, al momento conectado con la ejecución del acto sexual, máxime cuando es la propia perjudicada la que trata de efectuar un relato bastante descriptivo (...)".

 

La sala afirma que los informes médico, forenses y de la psicóloga "no han proporcionado aspectos que convaliden la verosimilitud de lo relatado por la víctima" y considera que el relato del acusado "tiene cierta coherencia interna" y entra en el ámbito de lo posible, al igual que el de la denunciante.

 

"Con este panorama probatorio", razona el tribunal, "esta sala tiene muchas dudas acerca de la existencia de la agresión sexual que se atribuye el acusado. Puede que se haya producido, pero este aserto admite al mismo nivel de probabilidades el contrario de que puede que no haya existido violación, de suerte que estemos ante una relación sexual mutuamente consentida", concluye. EFE

 

Enviar Comentario

X