09/07/2019 - 09:54

El legado de Risco Caído

TA ofrece un reportaje del colaborador cultural Jesús Ruiz Mesa

El legado de Risco Caído
Cueva de Risco Caído (Foto Jesús Ruiz Mesa)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- TELDEACTUALIDAD ofrece un reportaje del colaborador Jesús Ruiz Mesa sobre el paisaje cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria, declarado el pasado domingo por la Unesco como Patrimonio Mundial.

 

 

El paisaje cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria declarado Patrimonio Mundial por la Unesco

Texto editado el 28 de diciembre de 2017 en una visita institucional al entorno de Risco Caído, recientemente declarado Patrimonio Mundial.

“Culminado este primer acto institucional de recepción en Artenara, se procede a tomar la carretera que conduce hasta la vertiente del Lomo de Bajalobos, Roque del Pino y adentrarnos, después de dejarnos la guagua al borde de la entrada del sendero que nos conduciría hasta Risco Caído, para iniciar este ya definitivo sendero, en un ambiente climatológico que amenazaba lluvia, aire frío y viento, aunque se pudo acometer esta aventura de llegar con suerte, sin que estas condiciones salvo algunas intermitencias de poca importancia se manifestaran.

 

La impresionante vista del paisaje desde estas alturas a todo lo largo del sendero son de una espectacularidad manifiesta, y la llegada hasta Risco Caído no menos al dar por cumplido este primer tramo, sobre todo en las palabras y gestos de admiración del artista Pepe Dámaso, no sin antes él mismo declarar el reto que ha podido vencer después de observar el trazado de la ruta y con la experiencia y buen hacer profesional de sus portadores.

 

Llegados ante el gran edificio producto de los depósitos volcánicos, el arqueólogo del Cabildo, José de León, nos informa detalladamente y con una amplia información sobre este importante descubrimiento arqueológico, muestra histórica y legado vital de la cultura aborigen de los antiguos canarios que poblaron esta zona de la Gran Canaria.

 

A la entrada de la Cueva nº 6 del yacimiento arqueológico de Risco Caído de Artenara, situado en Barranco Hondo de Abajo, en el espléndido paraje panorámico y paisajístico que divide los términos municipales de Artenara y Gáldar, gestionado por el Departamento de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria, clasifica este yacimiento como un marcador astronómico formado por un grupo de cuevas en el entorno, entre las que destacan dos principales del conjunto descubiertas en 1996 por el arqueólogo y museólogo, Julio Cuenca Sanabria, tras lo que a primera vista parecieran cuevas relegadas a pajares de uso agrícola ganadero.

 

Una de las cuevas de planta circular presenta una bóveda de cuatro metros de altura, en un lateral superior un ventanuco permite durante varias semanas y especialmente en el solsticio de verano, que un haz de luz recorra la pared del fondo donde se concentran los grabados púbicos femeninos. Las crónicas relatan la importancia que tenía para los aborígenes el conocimiento de los astros, las fases lunares o los movimientos del sol. Gracias a investigaciones, observaciones y estudios detallados de estos lugares, la arqueología da cuenta que pudieron ser observatorios o marcadores astronómicos.

 

Con las últimas noticias aparecidas en los medios de comunicación nos traen el reconocimiento tan deseado como el de Patrimonio Mundial y Cultural Inmaterial reconocido por este organismo de la UNESCO, de uno de los centros arqueológicos grancanarios más importantes después de las últimas investigaciones sobre el lugar de Risco Caído y su entorno natural. Un lugar estratégico que solo por su localización geográfica y la belleza de los alrededores en este lugar de la isla, Barranco Hondo, admira al visitante y llena el espíritu humano como posiblemente el de sus antiguos pobladores de un halo misterioso en cuanto a la justificación de este curioso hábitat, un centro de culto, observación astronómica, calendario, o altar de ritos dedicados a la fertilidad de la mujer y de la tierra.

 

En campañas de investigación y estudios de excavaciones se llega a la conclusión de que estas cuevas que estaban en proceso de deterioro, fue necesario actuar con urgencia, reforzar sus entradas, situadas bajo aleros naturales que se perdieron, sobre la base de un estrato volcánico de capas diferentes de la serie Roque Nublo, resultante de episodios vulcanológicos sucesivos, cuyas cuevas fueron excavadas en sustratos de niveles más blandos.

 

La importancia de este descubrimiento arqueológico para nuestro Patrimonio, considerado como conjunto sagrado prehispánico, en una fecha clave para poder ser testigo del espectacular haz de luz solar, 20 de septiembre, que desplazándose por la pared del interior de la cueva, va siguiendo una línea a medida que el sol penetra y “camina” sobre los triángulos púbicos femeninos, oquedades y hornacinas que a modo de pequeños altares rodean en diferentes alturas las oscurecidas paredes de esta misteriosa cueva o recinto sagrado para los aborígenes canarios. En el suelo de la cavidad que recibe la luz del acceso principal, se observan numerosas cazoletas excavadas.

 

Observando este fenómeno, curioso espectro e importante objeto de esta visita, en el imaginario de que nuestros antepasados, antiguos canarios, presenciaron con la misma visión el efecto de los rayos luminosos solares procedentes de la luz del solsticio de verano, quizás un 20 de septiembre a las 08:00 horas de la mañana, en que el sol aparecía por encima de las lomas que rodean este edificio volcánico, penetrando lentamente por el hueco de un lateral de la cueva número 6 y dirigiendo su trayectoria luminosa en el interior, dejando ver con claridad en su proyección las señas púbicas femeninas como un rito ofrendado a la mujer, como símbolo de la sociedad matriarcal, la fertilidad y a la propia creencia de su realidad vital que los antiguos canarios respetaron y veneraron.

 

Hoy este legado, como otros muchos que están en proceso de estudio, investigación y aporte documental, es una de las justificaciones más importantes y necesariamente dignas de conservar y transmitir como parte de una cultura aborigen clave para acercarnos a las formas de vida de nuestros antepasados, los antiguos canarios.

 

Como reconocimiento a este interesante aporte cultural para el mundo, se consigue la importante propuesta como Patrimonio de la Humanidad, Risco Caído y las Montañas Sagradas, para Gran Canaria, en particular, y Canarias en general, que supone un gran paso para dar a conocer y divulgar la cultura aborigen a nivel mundial, sobre uno de los aspectos trascendentales en sus formas culturales que durante años los investigadores han tratado de esclarecer, determinar y aunar decisiones sobre estos hallazgos, presentando a las instituciones competentes de gobierno los expedientes que recopilan los trabajos fruto de especialistas, arqueólogos, historiadores, que han llevado a cabo durante mucho tiempo para establecer con toda seguridad la razón de estos yacimientos.

 

Así lo han propuesto recientemente en su visita a este templo aborigen de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria, designadas como la candidatura española al Patrimonio Mundial de la Unesco en la octogésima reunión del Consejo Nacional de Patrimonio Histórico, maravilla singular de un entorno y cuevas ocupados por los antiguos pobladores de esta zona de la isla para marcar los equinoccios y solsticios.

 

Este proyecto respaldado por el Cabildo de Gran Canaria en la figura de su presidente don Antonio Morales, el director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura, Luis Lafuente, y el director general de Cultura del Gobierno Canario, Miguel Ángel Clavijo, la enorme satisfacción de que esta propuesta prospere en 2019 como Patrimonio de la Humanidad, de uno de los hallazgos arqueológicos más importantes en la historia de la Arqueología canaria”.

 

Este sueño, proyecto de una minuciosa y grandiosa revelación arqueológica se hace realidad cuando el domingo 7 de julio, en Bakú capital de Azerbaiyán, reunido el Comité del Patrimonio Mundial de la Humanidad, fue reconocido por la UNESCO como Patrimonio Mundial el paisaje cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria, el gran legado milenario de los aborígenes canarios procedentes del norte de África. Gracias y Enhorabuena.

 

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD.

 

Comentarios

  • José Suárez
    09/07/2019 - 13:22

    Con todo respeto a las culturas antiguas, muchas veces parece que nos olvidamos de que estosaborigenes vivian en plena edad de piedra en el año 1.500, desconocian la navegación, los metales, etc, mientras que en otras partes del mundo ya se habian construido las piramides, la gran muralla China, Italica y miles de maravillas más, así que no se por que tanta admiración.

    0
    3

Enviar Comentario

X