22/07/2021 - 09:44

El Gobierno deniega el cierre de otros dos grupos de la central de Jinámar

El operador del sistema eléctrico (REE) mantiene que el desmantelamiento de 111,12 MW de potencia pondría en riesgo la seguridad del suministro

El Gobierno deniega el cierre de otros dos grupos de la central de Jinámar
Vista de la central térmica de Jinámar desde la carretera de circunvalación a la capital/TA.
TELDEACTUALIDAD/Telde

La Dirección General de Energía del Gobierno de Canarias ha denegado a Unelco la autorización que ha solicitado para el desmantelamiento y demolición parcial de las instalaciones eléctricas de alta tensión correspondientes a los grupos de vapor números 4 y 5 de la central térmica de Jinámar porque su cierre no sería posible «sin poner en riesgo la seguridad del suministro».

 

La solicitud de Unelco –relata el periodista Jesús Quesada en una información del diario Canarias7– alegaba que «existe una imposibilidad práctica de que estos grupos puedan seguir operativos» porque han superado ampliamente sus vidas útiles (38 y 35 años, respectivamente), estando «en situación de obsolescencia tecnológica», además de no cumplir con los valores límite de emisiones industriales.

 

El informe del operador del sistema (REE) es desfavorable al cierre de ambos grupos, que reduciría la potencia disponible en el sistema eléctrico de Gran Canaria en 111,12 MW, «debido al impacto en el aseguramiento de los niveles de reserva requeridos, en la seguridad de la red de transporte y en la mantenibilidad del sistema».

 

El cierre, detalla REE, dificultaría en el futuro disponer de la reserva terciaria establecida, «situación que se agravará ante indisponibilidades o mantenimientos programados», y provocaría que en determinados escenarios se produzcan «sobrecargas ante contingencias simples», dificultando o incluso imposibilitando» los trabajos de mantenimiento o desarrollo de la red de transporte o del resto de grupos de generación de la isla.

 

Unelco mantenía en su solicitud de desmantelamiento, realizada el 30 de septiembre pasado, que los dos grupos fueron declarados indisponibles desde el 1 de enero de 2020, por incumplir los valores límite europeos de emisiones, y que desde 2018 había pedido, «como medida estrictamente temporal y de contingencia», su acogimiento al mecanismo de flexibilidad que permite que sigan funcionando durante 1.500 horas al año desde 2020, lo que requeriría autorizar un cambio de combustible de fuel oil 0,7% a fuel oil 0,3%.

 

Nuevo combustible
Esa solicitud no fue resuelta por la Dirección General de Política Energética del Ministerio para la Transición Ecológica hasta noviembre de 2020, después de que Unelco hubiera solicitado el desmantelamiento.

 

Para hacerla efectiva, expone el titular de la central, resultarían necesarios «como mínimo cuatro meses para proceder al aprovisionamiento del nuevo combustible y adaptar el sistema de suministro y de medida de emisiones». Además, el próximo mes de agosto entrará en vigor una nueva normativa europea que limitaría el funcionamiento a una operación de emergencia máxima de 500 horas al año, cuando las características técnicas de los grupos (tiempo de arranque desde parada en frío de 19 horas) «imposibilitan su funcionamiento como grupos de emergencia porque son incapaces de dar una respuesta rápida ante requerimientos extraordinarios».

 

Fuente: Canarias7 / Texto: Jesús Quesada.

 

Enviar Comentario

X