01/08/2020 - 22:44

Los aborígenes de Telde aprovechaban las mareas altas del verano para intensificar la explotación de los recursos marinos

Así lo destacó el inspector de Patrimonio del Cabildo, Javier Velasco, en un recorrido virtual por la costa de Gran Canaria con visita a los yacimientos teldenses de Tufia, La Restinga,entre otros

Los aborígenes de Telde aprovechaban las mareas altas del verano para intensificar la explotación de los recursos marinos
Tufia, yacimiento arqueológico/TA.

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Los aborígenes de Gran Canaria aprovechaban las mareas altas del verano para intensificar la explotación de los recursos marinos como el pescado y los mariscos, además los arqueólogos tienen la certeza de que la ocupación de los antiguos canarios en la Isla se llevó a cabo desde la costa hasta la cumbre.

 

Así lo destacó el inspector de Patrimonio del Cabildo, Javier Velasco, en un recorrido virtual por la costa de Gran Canaria a través de los yacimientos de Tufia, La Restinga, El Llanillo y la Guancha y lo hizo junto al técnico de  la empresa Tibicena, Octavio Rodríguez y la intérprete de signos de Gran Canaria Accesible Nuria Melián. 

 

La primera parada fue en Telde, en los yacimientos de Tufia y La Restinga, que cuentan con amplios espacios comunes. Los intérpretes remarcaron tres grandes hipótesis de su posible funcionalidad, la primera es que fue un goro o corral para guardar ganado, la segunda que era un lugar de reunión o Tagoror de los personajes de élite y la tercera que podrían desarrollarse actividades festivas, entre otras funciones que continúan investigando. 

 

Los intérpretes también identificaron un patrón en las construcciones y señalaron una de las coincidencias de los cuatro yacimientos, las estructuras domésticas construidas en piedra con cementerios contiguos, de las que algunas eran semisubterráneas con planta  interna de cruz griega y anchos muros, otra coincidencia es la existencia de espacios amplios multifuncionales.

 

La siguiente parada tuvo lugar en  el yacimiento de La Guancha, que guarda similitud con La Restinga y Tufia en el espesor de los muros que permite el equilibrio de las temperaturas en su interior, característica que coincide con las cuevas en donde su temperatura se mantiene constante.

 

El oído del surfero y los aprovechamientos de la costa

La Restinga es una zona de interés científico por su alta sensibilidad ecológica, donde destaca la vegetación como la piña de mar y la hierba muda que es especie endémica de Gran Canaria. Además, en este yacimiento se han realizado investigaciones antropológicas sobre la fauna marina.

 

Al recorrer La Restinga, Velasco se refirió a la presencia de restos humanos con ‘exotosis auricular’ y que el también conocido como el ‘oído del surfero’ es un crecimiento irregular en el hueso del oído que en los casos más graves puede provocar problemas de audición, una dolencia que surge del contacto constante del canal auditivo con el agua fría. 

 

En el caso de los antiguos canarios, los intérpretes relacionaron el ‘oído del surfero’ con los sistemas de pesca empleados, en particular con el uso de redes que eran echadas a nado para capturar mariscos, sardinas o vieja.

 

El estudio arqueológico de los enclaves costeros en Gran Canaria ha permitido establecer la temporalidad en las actividades económicas de los antiguos canarios, por ello, los arqueólogos estudian la idea de que en los meses de verano, cuando ya se ha recogido la cosecha y el ganado proporciona un menor rendimiento lechero, se aprovecharían con mayor intensidad los recursos marinos. 

 

Las construcciones para vivir y morir

Los intérpretes destacaron que la proximidad de las viviendas a los espacios funerarios a lo largo del litoral indica que los asentamientos costeros eran permanentes y ofrece un indicativo de la importancia que tenían los difuntos para los antiguos canarios. 

 

El yacimiento de la Guancha, en Gáldar, es un complejo con tres espacios arqueológicos, Bocabarranco, Agujero y La Guancha. Se trata de un poblado y una necrópolis. Los arqueólogos estudian la hipótesis de que la organización del espacio de los cementerios intentaba reproducir desigualdades sociales de la época, ya que las tumbas más grandes, pudieron ser destinadas a personas con mayor influencia social y económica.  

 

La visita concluyó en El Llanillo, en San Bartolomé de Tirajana, que también tiene viviendas muy próximas a los cementerios, al igual que Tufia y La Guancha. La coincidencia a lo largo de la isla es que los restos humanos estaban enfardados y envueltos en diferentes tejidos vegetales o en piel de oveja, de cerdo o de cabra.

 

Los yacimientos han sufrido alteraciones desde la llegada de los castellanos a Gran Canaria y son asentamientos dinámicos que siempre han respondido a las condiciones de vida de cada momento en la Isla.

 

El patrimonio, Es Todo Tuyo

La difusión de los valores del patrimonio histórico de Gran Canaria tiene como objetivo que el conocimiento conduzca a la sensibilización de la ciudadanía con respecto a la necesidad de cuidar y conservar su legado.  Para más información en: http://www.grancanariapatrimonio.com.

El programa de visitas virtuales #PatrimonioEnCasa de la Institución insular es la alternativa para dar a conocer la riqueza cultural, histórica y arqueológica de Gran Canaria adaptada a la nueva normalidad, las siguientes se llevarán a cabo en septiembre, octubre y noviembre, toda la información estará en https://visitas.grancanariapatrimonio.com/ y en las redes sociales ‘Es Todo Tuyo’.

 

Enviar Comentario

X