13/01/2020 - 11:36

Virtuosismo musical para estrenar el 2020 en San Francisco

El quinteto de viento Aulos ofreció este pasado sábado el tradicional concierto de Año Nuevo del Círculo Cultural

Virtuosismo musical para estrenar el 2020 en San Francisco
El quinteto Aulos, protagonista del concierto de Año Nuevo del Círculo Cultural de Telde (Foto Jesús Ruiz Mesa)

TELDEACTUALIDAD
Telde.- El quinteto de viento Aulos, una formación integrada por profesores del Conservatorio de Las Palmas de Gran Canaria, ofreció la noche de este pasado sábado el tradicional concierto de Año Nuevo del Círculo Cultural de Telde. Una velada musical que se desarrolló en la iglesia conventual de San Francisco.

 

Crónica del concierto
por Jesús Ruiz

Como primer acto cultural de la programación para el año nuevo en curso 2020, y dentro del tradicional evento musical que el Círculo Cultural de Telde organiza para celebrar la nueva andadura de su agenda como oferta a la ciudadanía en general, socios, socias, amigos y simpatizantes, el sábado 11 de enero de 2020, a las 20:00 hs, ofreció un concierto a cargo del Quinteto de viento Aulos, en la Iglesia Conventual de San Francisco de Telde. 


Con la asistencia del alcalde de Telde don Héctor Suárez, abre el concierto el escultor y artista, presidente del Círculo Cultural de Telde, Máximo Riol Cimas, presenta y da la bienvenida a los artistas, al público asistente, que llenó la nave central del emblemático templo de San Francisco, así como a las empresas y empresarios colaboradores del Círculo Cultural, expone:


“Buenas noches, bienvenidos al concierto de Año Nuevo del Círculo Cultural de Telde. Era el 15 de abril de 1874 cuando en el nº 35 del Boulevard des Capucines de París y el estudio fotográfico Nadar, se inauguró una exposición que cambiaría el rumbo de la pintura. Había nacido el Impresionismo y los responsables de este movimiento artístico eran Cézanne, Degas, Monet, Morisot, Pissarro y Renoir entre otros hasta llegar a la treintena. Como era de esperar la exposición fue un fracaso, ya que los mercaderes del arte veían pocas expectativas económicas de esta nueva iniciativa, no olvidemos que siempre ha ocurrido lo mismo en este mundo.


Un tal Leroy, crítico de arte, despreciando la exposición la llamó “impresionista” haciendo referencia a un cuadro de Monet titulado “Impresión, sol naciente”. No imaginaba este individuo en el error que había caído. Emile Zola era un gran defensor de este movimiento y los definió como los que abandonaban el estudio y el taller y se echaban a la calle y al campo a conocer a sus gentes, a observar los diferentes matices de luz y la realidad del paisaje.


En la música ocurriría lo mismo, la expresión de Debussy, “enfin souls”, al fin solos, marca el punto de partida. Hasta este movimiento impresionista toda la música estaba unida a la música wagneriana, pero las diferentes personalidades de otras regiones europeas     quisieron ir rompiendo con estos cordones umbilicales que les ataban a Wagner.


El movimiento del nacionalismo ruso de Mussorgsky, de Rimsky Kórsakov y de Chaikovsky, así como el nacionalismo bohemio de Smetana y de Dvorák, los nórdicos Gade y Grieg o nuestro Isaac Albéniz. También en Francia con Gounod o Massenet. 


Surgía el problema de todo creador que es romper en parte con el pasado y crear un lenguaje propio, así han ido apareciendo tendencias y estilos en el mundo del arte hasta consolidarlos y acaparar claros intervalos en las calendas. En esta nueva música reconocemos a la naturaleza y sus impresiones de color, luz y olores abandonando cánones, métricas y dogmas. 


Hoy el Quinteto de Viento Aulos, compuesto por profesores del Conservatorio de Las Palmas de Gran Canaria, nos muestra en este concierto las sonoridades del impresionismo francés, de la mano de algunos de los más importantes compositores de la historia de la música en el período comprendido entre finales del siglo XIX y principios del XX.
Los compositores que aparecen en el programa tuvieron cierta relación artística e incluso de amistad con los pintores más destacados del impresionismo francés. La formación del Quinteto de Viento Aulos compuesto por flauta, oboe, clarinete, trompa y fagot, ofrece a estos compositores una “paleta de colores” muy variada debido a la diversidad de sus hermosos timbres.


El programa concierto distribuido para su seguimiento comprende las siguientes obras: Petite Suite Nº 1, de Claude Debussy (París, 1862-1918) en sus tres movimientos- Ministriles, La niña con los cabellos de Lino y Golliwogg´s Cake walk. Tres piezas breves, de Jacques Ibert (París, 1890-1962) Allegro, Andante, Allegro Scherzando. Marcha fúnebre para una marioneta, de Charles Gounod (Paris 1818-1893). Jeux d`enfants, Berceuse, de Georges Bizet (París, 1838-1875). 
Le Cheminee du roi René, de Darius Milhaud (Marsella, Francia, 1892- Ginebra, Suiza, 1974), en sus movimientos: Cortejo, Serenata de la mañana, Juglares, La Maosinglade, Justa con arco, Madrigal nocturno, Caza en Valabre. Finaliza el concierto con la interpretación de El pequeño negrito, de Claude Debussy.

 

Muchas gracias a todos por su presencia, les deseamos que disfruten del concierto y tengan un feliz y próspero año 2020”.


Partituras brillantemente interpretadas bajo el secular marco arquitectónico y conventual de la nave principal del templo de San Francisco, logrando gracias a la natural disposición arquitectónica y de elementos aplicados en su construcción un excelente nivel de audición y amplificación sonora muy equilibrada, y de la extraordinaria interpretación del Quinteto Aulos, que desarrollaron y demostraron las diversas obras del programa seleccionado para esta ocasión, testimoniando su calidad, maestría y dominio, como instrumentistas en cada una de las composiciones musicales, que fueron ovacionadas por el público a lo largo de las dos naves y el trascoro. 


Magníficos, los artistas del Quinteto Aulos, perfectas ejecuciones de las complejas estructuras musicales, apreciando, identificando y llevándonos por los paisajes, escenificaciones y composiciones artísticas a la reflexión del mensaje impresionista, así como instrumentistas solistas en quinteto, acercarnos en esta audición a la gran creación sinfónica orquestal y su interpretación en la que participan estos instrumentos de viento y metal como la flauta, oboe, clarinete, trompa y fagot. Destacando el recuerdo de la composición en su perfecta, rítmica, cadenciosa y asociada a la presentación de la obra cinematográfica del gran cineasta británico Alfred Hitchcock, en la Marcha Fúnebre para una marioneta, de Charles Gounod. 


Avalados por un interesante currículo profesional que tanto en sus especialidades instrumentales, y otras que derivan en la aplicación de sus extensos conocimientos musicales dedicados a la docencia, actualmente después de una larga experiencia y participación en recitales, conciertos didácticos, han conseguido el reconocimiento de entidades e instituciones como fruto a su dedicación, trabajo y preparación musical, iniciados en el seno del Conservatorio de Música de Las Palmas de Gran Canaria.  


Máximo Riol expresa en nombre del Círculo Cultural de Telde el agradecimiento al Obispado que ha hecho posible el poder realizar el concierto en este singular y magnífico lugar como es la iglesia conventual de San Francisco, a don José María Cabrera párroco de la Iglesia de San Juan Bautista de Telde y personal adscrito. Al Ayuntamiento de Telde, a Teldeactualidad por la difusión que hace de los eventos culturales en agenda del Círculo. A las empresas colaboradoras, Imprenta Tegrarte, Restaurante Buona Pizza, Muebles Romelpe, Centro Óptico Telde, y a don Sebastián Sánchez Grisaleña, quienes sin la colaboración de ellos y de los socios sería imposible el mantenimiento de las actividades del Círculo Cultural, y al público por su presencia, deseando a todos un Feliz Año 2020. 


Finalizado el concierto se hizo entrega del Bloc-Agenda 2020 que el Círculo Cultural concede a los asistentes a este acto, editada y diseñada por la entidad, con portada este año dedicada a una composición fotográfica original de Pías Poccia, miembro del Grupo de Fotografía Enfoques, taller y estudio de fotografía, que el Círculo Cultural convoca con exposiciones colectivas en su sede, como la última titulada, celebrada el pasado mes de noviembre 2019, participando de la muestra al aire libre durante las pasadas fiestas de San Gregorio de Los Llanos de Telde. Agenda que patrocinan las empresas, Tegrarte Imprenta, Restaurante-Pizzería Buona Pizza, Romelpe, Centro Óptico Telde. El Círculo Cultural de Telde ofrece este block agenda, con el mejor de los deseos desde su primera página de salud y venturoso año 2020.


Enhorabuena a los artistas invitados para este memorable concierto, a los organizadores y patrocinadores del Círculo Cultural de Telde, que, cumpliendo el programa cultural, inicia desde su sede en el Molino del Conde de la calle El Roque 119, la andadura por el nuevo año 2020, con nuevos proyectos en agenda que debidamente serán informados para conocimiento del público en general. Este concierto de Año Nuevo ha sido realizado con la voluntad e interés de traer a Telde, una vez más, con la colaboración altruista de sus organizadores, un recital musical de alto nivel, consiguiendo un éxito de asistencia y de aceptación por la extraordinaria calidad interpretativa, maestría y profesionalidad de los artistas invitados. 


El Quinteto Aulos, José María Manrique de Lara, José Luis Fernando Calatayud, Leonardo Pérez Alonso, Joan José Zerpa Arencibia y Alfons Bonafont Estellés, nos dejaron el recuerdo de una memorable actuación en el marco escénico de una de las joyas arquitectónicas sacras enmarcadas en el núcleo Histórico Artístico del importante Patrimonio teldense, el Barrio de San Francisco y su iglesia conventual. Que continúen estos actos culturales ejemplo de la dinámica y participación ciudadana tan necesaria en nuestra sociedad actual. Enhorabuena por la realización de estos conciertos y el agradecimiento al público teldense y visitantes por su asistencia. Feliz Año Nuevo 2020. Muchas gracias.

 

Enviar Comentario

X