07/12/2018 - 12:54

José Sánchez, 84 años y con belenes por hacer

El artesano lleva 51 años dando vida al nacimiento de la plaza de San Gregorio

José Sánchez, 84 años y con belenes por hacer
Pepe Sánchez, con su inseparable Pepa, donde conserva parte de su material (Foto Canarias7)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Camina ayudado por un bastón, pero le sobra tino y anda tieso como una vela. Es más, cuando uno le pregunta a Pepe Sánchez por la edad, 84 años y medio, acto seguido se para y suelta, como si quisiera despejar posibles dudas: «Pero aún no he terminado los belenes que quiero terminar».

 

Más claro, el agua. Su sentencia es toda una declaración de intenciones. Su salud no es la misma de antes, es verdad, pero mientras pueda, dice que seguirá armando nacimientos, aunque solo sea de forma teledirigida. Eso fue justo lo que hizo en esta edición de su belén canario de la plaza de San Gregorio, en cuyo diseño y montaje ha sido crucial su sobrino José Miguel Velázquez, al que Pepe le estuvo enseñando durante años.

 

Tal y como recoge en su edición de este viernes el diario Canarias7, en una información del periodista Gaumet Florido, a este artesano teldense le avala una trayectoria de compromiso con una tradición a la que lleva dedicado prácticamente toda su vida. Acumula 60 años de nacimientos expuestos cara al público, no solo en Telde, sino en otros municipios, pero su ojito derecho, la joya de la corona, es este belén de la plaza de San Gregorio, que este año suma ya nada menos que 51 navidades.

 

A Pepe Sánchez le gusta inspirarse en paisajes grancanarios o de otra isla para hacer su tradicional nacimiento canario de Telde, pero este año ha optado por utilizarlo para hacer un merecido reconocimiento público a otro belenista, amigo suyo, Manuel Sánchez, que falleció este pasado verano. Una foto suya, una pequeña biografía que le escribió una hija y una invitación a ver su belén en Casas Nuevas. Así es como Pepe homenajea a otro histórico.

 

Está en su casa, sentado en la habitación donde guarda parte del material con el que hace sus nacimientos. Le rodean decenas de viviendas a pequeña escala, hechas a pulso, por obra y arte de sus propias manos y de su ingenio. Las conoce todas, y hasta se acuerda del barrio o isla canaria donde está la original en la que se inspiró. Tiene como 300, aunque la mayoría no están en esta estancia con aires de cueva del tesoro, por la apariencia y por lo que contiene. Las almacena en un garaje cercano a su casa de Los Llanos.

 

«Abre esa puerta», ordena sonriente. Y tras el hueco se apelotonan cilindros de gran tamaño. «Esos son los murales, tengo como 13». Con ellos ilustra cada año el fondo del belén. Se los hacía el insigne Elías Marrero. Estas navidades han decidido utilizar el del Roque Aguayro. Las figuras duermen en otra habitación. No sabe la fortuna que se ha gastado en ellas. Su hogar es un museo que algún día espera compartir. El Ayuntamiento lleva años diciéndole que está en ello.

 

Con un caidero y una zona verde

José Miguel, sobrino de Pepe, tardó una semana en montar el belén de la plaza de San Gregorio, que se inauguró este miércoles. Su tío se pasó por allí todas las mañanas. No cargaba piedras ni casas, pero le daba instrucciones. El de esta edición tiene el portal dentro de una casa, situada en la parte más próxima al templo de San Gregorio. José Miguel está muy satisfecho de cómo le quedó una zona verde con caidero y acequia que acaba en un estanque. Y un pueblito en lo alto de una montaña. Lo que no pudo encajar este año es el tradicional barranco. Pero sí están la aparición de la Virgen del Pino, el salto del pastor... Más de 500 figuras.

 

Fuente: Canarias7 / Texto: Gaumet Florido.

 

Enviar Comentario

X