21/09/2018 - 14:54

El Festival Luis Natera se despide este viernes con una gala musical en el Teatro

A partir de las 19.30 horas en el Juan Ramón Jiménez

El Festival Luis Natera se despide este viernes con una gala musical en el Teatro
Imagen de la segunda jornada del Festival Luis Natera (Foto Jesús Ruiz)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Esta tarde, a partir de las 19.30 horas, tendrá lugar en el Teatro Municipal Juan Ramón Jiménez de Telde el acto de clausura de la tercera edición del festival que desde el pasado lunes se celebra en la ciudad para recordar al poeta grancanario e Hijo Adoptivo de la ciudad de Telde Luis Natera Mayor.

 

A lo largo de estas cuatro jornadas, han intervenido diferentes escritores, poetas y artistas, en su mayoría de Telde, en los actos programados dentro de este festival –Julio Pérez Tejera, José Juan Mujica Villegas, Guadalupe Santana Suárez, Antonio Arroyo Silva, Ramón Díaz Hernández, entre otros–.

 

Y este viernes, como colofón, una gran gala musical en el Teatro de Telde con las actuaciones del cantautor Luis Fajardo y los grupos Boehm Ensemble y Aprendiz de Brujo.

 

Crónica de la segunda jornada del Festival Luis Natera

por Jesús Ruiz

Hubo un tiempo cuando el Círculo Cultural de Telde tenía su sede en el antiguo inmueble de Los Llanos de San Gregorio, a no mucha distancia del actual recinto del Molino del Conde donde actualmente gestiona sus programas culturales, en los que tuvimos la oportunidad de asistir a numerosos y diversos actos, entre ellos los literarios, y es en aquel punto y tiempo, donde contamos con la suerte de tratar de cerca a la persona del homenajeado, el escritor, poeta Luis Natera Mayor, del que desde la mesa de presentación de poemarios, libros de otra índole, recitales poéticos, debates, etc, siempre tuvo la generosidad de hacerse escuchar tanto en su expresión verbal como en el recitado, con su peculiar voz profunda, pausada, medida y pronunciada, de llegar gratamente hasta la sensibilidad y alma del público asistente.

 

En la Revista Reflexiones que el Círculo Cultural de Telde publicaba semestralmente, en la edición nº 1 del primer semestre de 1999 se incluyó entro otros artículos y editoriales, el titulado con la firma de Luis Natera Mayor: La Lírica en Canarias en el siglo XX.

 

La Antología Poética del III Festival Luis Natera, obra de 271 páginas edición de abril 2018, a cargo de la compilación y edición Adolfo García García, con el contenido de los poemas de Luis Natera Mayor, y prologuistas Antonio Arroyo Silva, Ramón F. Díaz Hernández,  María del Sagrario Rollán, José Juan Mujica Villegas y Julio Pérez Tejera. Con portada en caligrama del rostro del poeta Natera, realizado por Juana María Navarro Fernández, selección de textos por los prologuistas, Gloria Sastre Mesa y Adolfo García García.

 

Con la colaboración institucional de la Concejalía de Cultura del M. I. Ayuntamiento de Telde y Gestel S.L. En la presentación la firma de doña Carmen Hernández Jorge, Alcaldesa de Telde. D. Pablo Cabrera Vega describe la biografía y obra publicada de Luis Natera. La obra se cierra con un índice del poemario.   

 

En la noche del martes 18 de septiembre, en su ausencia, pero si en presencia por su intenso trabajo literario, que centra en este segundo día del III Festival de Poesía Luis Natera de Telde 2018, enmarcado en el programa cultural del trimestre septiembre-diciembre, y promovido por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Telde que dirige la edila, Marta Hernández Santana, y la empresa municipal Gestel, en colaboración con el Círculo Cultural de Telde, que en esta noche nos hemos acercado a conocer y ampliar conocimientos sobre su biografía, bibliografía, y comentarios, reflexiones prologadas en torno a su obra en las voces de los escritores y poetas, Julio Pérez Tejera y Antonio Arroyo Silva, basados en la Antología Poética de Luis Natera.

 

Un acto que se inicia con la intervención musical del cantautor teldense Rubén Rodríguez, que llena de armonías, acordes y versos cantados, los espacios de este Molino del Conde, con la composición para voz y guitarra del tema La trapera, hermosa creación literaria de Julio Pérez Tejera y música del propio Rubén Rodríguez, este trabajo forma parte de un disco titulado Maridaje. Una bellísima creación músico vocal perfectamente interpretada por Rubén, que ya intervino en el programa del Cabildo de Gran Canaria, Patios Encantados, oferta cultural de música de cantautor en la Casa Museo León y Castillo de Telde.

 

Julio Pérez Tejera inicia su intervención saludando y agradeciendo la asistencia del público y de la Concejala de Gobierno, Cohesión Social, Cultura y Educación del Excmo. Ayuntamiento de Telde, Marta Hernández Santana. En presencia del presidente del Círculo Cultural de Telde. Máximo Riol Cimas y público asistente que llenaba el recinto.

 

Julio Pérez entre la totalidad de su discurso dirigido a la comprensión biográfica, poética y pensamiento sobre el sentido de la vida y el fin de la existencia que en muchos de sus poemas nos deja ver llevados como mensajes a nuestras convicciones, de Natera expresa: “Desde la antigüedad más remota, la Humanidad anda buscando la felicidad, y como forma de conseguirla busca explicaciones a su sufrimiento, desde la óptica de la moral, entendiendo el término en su acepción etimológica más pura, es decir, como regla de las costumbres, el ser humano se plantea cómo conducirse para lograr lo ideal, lo correcto, y no sólo para él, las soluciones que acaba adoptando son múltiples, desde el sometimiento más absoluto a las leyes divinas en el caso del judaísmo, o de los estoicos griegos con su aceptación del transcurrir de la vida, frente al que nada podemos, o el aprovechamiento del placer de los epicúreos y su disfrute dejando la puerta abierta al hedonismo.

 

Desde antiguo, también, se percibe que la ausencia del deseo libera de los apegos, que son al fin los causantes del sufrimiento, el Nirvana de los hindúes, nos abre un camino de reflexión para desprendernos del deseo de la posesión, del odio y de la ignorancia. El lema podría ser, no hacer ni desear nada, de modo que podamos mediante el conocimiento a todos los niveles lograr la identificación con la divinidad y poder abandonar los caminos de este mundo pasando a formar parte de esa quietud indefinible que debería ser finalmente la felicidad, idea ésta muy próxima a la de nuestros místicos occidentales.

 

Juan Ramón Jiménez nos dice <>. De tal modo que es la urgencia por satisfacer el deseo la que nos arrebata el goce de la vida, que al fin y al cabo no es otra cosa que tiempo.

 

No es fácil, porque la frondosidad de la lengua enmaraña los caminos. Saint-Exupéry nos dice que la palabra es fuente de mal entendidos, y Luis Natera sondeando la intrahistoria del ser humano en cada uno de sus libros, acoge el consejo, acoge la palabra heredada, como el crisol al oro. Pone coto al discurso frondoso de la lengua y con toda humildad espera la llegada del fuego que ha de producir la transformación.

 

Luis Natera se sabe con los demás a los que en, Memoria del dolor, nos dice: <> y en el total desprendimiento de si, añade….no me queda siquiera la última palabra. Por eso en el Naufragio, de Luis, recuerden el título de su libro, Naufrago, muerto, subyace la idea de la esperanza, del continuo levantarse sin aspavientos en la contención del deseo que atormenta, para seguir el camino al final del cual nos espera el soplo del espíritu que diluye y acoge confundiéndonos con él”.

 

En una bella metáfora que entrelaza la piedra del Molino del Conde, espacio que muestra los antiguos mecanismos de rueda y piedra para moler grano, que acoge este acto y en la idea del paso del tiempo y el deseo,  expresados por Natera, Julio Pérez expone:

“Hoy el Molino nos recibe, desgraciadamente, sin su rueda original, fíjense cómo del deseo de la piedra, surge el adverbio, desgraciadamente. O sea, lo que ennegrece las cosas es el deseo de ellas, a veces, desprendiéndonos desaparece la angustia. Hoy el Molino nos recibe, desgraciadamente, sin su rueda original, imagen del eterno retorno, para decirnos que aquella, de la primera vuelta quedó atrás, sublimada en el tibio olor del gofio, desgastada en el viaje del tiempo.

 

¿Quién sabe? tal vez Luis nos lo pueda decir, ahora que está en el secreto de las cosas, digo, ¿qué quién sabe? si naufragada también ella, la piedra, por su condición de rueda en esta inmovilidad de ahora en su deseo de seguir siendo la misma y distinta a cada vuelta, o por el contrario, piedra antes que nada se siente libre al fin y conforme en su quietud con esa sencilla conformidad de las cosas que tal vez sea la única manera de ser uno con el Universo”. 

 

Uno de los momentos más esperados en este encuentro homenaje literario es el determinado por la proyección del video, documento gráfico musical en el que se muestra con un tratamiento de imagen, fotografía, voz y música, excelente trabajo audio visual elaborado por Ildefonso Rodríguez Ramírez, colaborador gráfico, y voz de Julio Pérez Tejera, poniendo escenario a la biografía, personalidad, obra y ausencia del hombre poeta, escritor, pensador como lo fue Luis Natera Mayor. Un resumen sin mayores pretensiones de la vida de Luis Natera como poeta, con un acercamiento a su perfil humano, del artista de la escritura, escultor de la palabra, creador del verso y del poema.

 

Proyectado el audiovisual que generó en el público asistente la mejor aceptación y ovación unánime por la calidad documental, gráfica, musical  y textos en torno a la figura de Natera, a continuación el presidente del Círculo Cultural de Telde, Máximo Riol Cimas recita el poema “Naufragio”. Lucana Falcón León, expresidenta del Círculo Cultural y vocal de la Junta directiva del Círculo recita los versos del poema “En la escuela del aire”.

 

Una  actuación musical a cargo de Rubén Rodríguez con el tema “Desde Tinduf”, referentes de campamentos, emigración, dejar tierras y gentes atrás, con letra de la poeta teldense Guadalupe Santana Suárez y música del propio cantautor Rubén Rodríguez.

Toma la palabra el escritor y poeta, Antonio Arroyo Silva partícipe prologuista de Antología Poética de Luis Natera que expone:

“Centrándome en este prólogo de la obra Agrimensores de la Bruma, este libro me gustó y me sorprendió  muchísimo, con el título de mi prólogo, Al Agrimensor Mayor Luis Natera. El autor de esta nota decía hace tiempo que la poesía es una suerte de química del error, digo error porque en este mundo ya tan carente de valores la poesía es considerada como una forma errática, apartada del pensamiento uniforme que evita todo contacto con el pensamiento crítico y creativo.

 

En ese sentido la poesía es un error, una enfermedad que sale  de las casillas de aquello que es considerado normal en el sistema en donde yacemos. Entonces, viene la química, esa manera de religar con el lector atrapado en su cotidianeidad alienante. Lo mismo que una sinfonía se compone  a partir de piezas imperfectas cuyo resultado es la perfección musical, la vida y la poesía están construidas a partir de encuentros y desencuentros en instantes sincopados que más tarde la memoria va recomponiendo en un cuerpo nuevo de carne poética. La poesía y la vida son lo imperfecto y lo perfecto de la creación. No tiene cuatro movimientos como la sinfonía música pero el resultado es el mismo. Música y latido, palabra y pensamiento.

 

Esta reflexión viene a colación por ese mimo que Luis Natera da a la expresión poética que apreciamos  mutuamente desde el principio de esa breve amistad cercenada por el rayo. La sintaxis, dicen los críticos, es la semántica del verso, no hay sintaxis que no contenga un corazón palpitando o todo un mundo en ebullición. Luis Natera, por tanto, es un poeta, un agrimensor de la bruma que sabe utilizar esa química del error que es la poesía. La poesía es religión, no lo digo por las creencias religiosas del autor, que también pudiera tener, sino por la etimología de la palabra misma, religare, unir, y relegare, leer, o sea, unión con los demás por medio de la palabra históricamente escrita con la palabra en la memoria en una especie de comunión”.

 

Arroyo centra su reflexión poética sobra el poemario de Natera, Conversaciones con mi hijo: “Conversaciones entre el padre y el hijo, un largo viaje con la esperanza de que Ítaca nos espera- a padre, hijo, poeta y lector-al final del camino de la lectura del libro. Obra en la que intervienen tres voces claramente diferenciadas por el tono y por la visión de cada sujeto unidas por el ritmo poemático. Poema coral, lírico de un posicionamiento ante la pérdida de valores y su visión de la realidad reflejada en un espejo quebrado. Luis Natera utiliza hábilmente el fragmentarismo como reflejo del estado interior de su espíritu que se desdobla, a su vez, en los tres personajes o voces mencionadas que entran en un diálogo ininterrumpido.

 

Una segunda parte articulada en siete partes que intercalan las voces del padre y el hijo. Fundamentalmente destacar las partes o cantos, como establece José Antonio Luján, de  <> y la presencia de cada ente en ellas: Primeros años. Herederos del caos. El árbol de la verdad. El reino de Dionisos. Recetario para un náufrago. Y sin embargo Stalingrado. Profecía de un poema inacabado.

 

Luis Natera aspira a lo más alto, especialmente Agrimensores de la Bruma. No me cabe decir nada más al respecto. Solo que estén atentos a las palabras de este padre. Seamos ahora ese hijo que se queda en silencio escuchando. <>"

 

Finalizada la intervención del escritor Antonio Arroyo se recita el poema Verás lo nunca visto, en la voz de Pablo Natera Sastre, y “Aunque te hayan robado” recitado por Pablo Alemán Falcón. Se cierra el acto con la intervención musical de Rubén Rodríguez que interpreta el tema Girar pomos, música y letra de su autoría.

 

Una interesante velada en la que, la música, el verso, la imagen y la reflexión literaria, como bien se expresa en el programa informativo entregado al público, se han hecho patentes como principios para entender la obra y pensamiento de Luis Natera Mayor, el poeta, en su ausencia, y en la memoria y sensibilidades del público asistente, se hizo presente, en esta segunda jornada del III Festival Luis Natera de Poesía Telde 2018. Enhorabuena por la colaboración y realización de este programa que desde el Círculo Cultural de Telde, se ha hecho posible acercar el perfil humano y la obra de Natera a la ciudadanía. Muchas gracias.

 

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD.

 

Comentarios

  • Inma Flores
    23/09/2018 - 00:39

    Fue estupendo el ratito que pasamos escuchando a Antonio Arroyo y a Julio Pérez sobre la poesía y la persona de Luís Natera. Al final se proyectó un precioso vídeo que invita a desear verlo de nuevo ¿Sería posible compartirlo?

    1
    0
  • Adolfo García Garcia
    21/09/2018 - 15:53

    Gracias a Jesús Ruiz y a TeldeActualidad por hacerse eco de estas noticias culturales.

    0
    0

Enviar Comentario

X