martes, 28 de septiembre de 2021Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Opinión
Opinión -30/03/2009 - Actualizada a las 11:29
Colaboración

La 'malilla' de Domingo Ramírez Galindo

Manuel Ramón Santana Pérez

Tras romper su silencio, tras una travesía del desierto de casi 3 años, Domingo Ramírez Galindo, en el comunicado hecho público en primicia en este portal digital y después de todas las reflexiones que supone hacer un ejercicio de empatía, la pregunta es obligada: ¿que quiso decir Domingo Ramírez Galindo con que se guarda la malilla?

Me dijo Domingo que no fue el juez el que lo mandó a detener, por lo que de arriba hacia abajo el instructor no entra en el juego, pero es obvio que Ramírez Galindo en ese grito de libertad con ira, pide responsabilidades...
Me pregunto si Ramírez Galindo guarda su malilla para exigir al menos un comunicado de disculpas a quién ordenó su detención, (la policía cumple órdenes) en un auténtico show, con helicópteros, policías con pasamontañas, coches con sirenas acústicas y luminosas, en la puerta de su casa, ante la mirada insólita de su mujer, sus hijos y sus vecinos, en un bochornoso y afrentoso espectáculo.

Aún si Domingo Ramírez hubiese sido, sin género de dudas, culpable de lo delitos que se le imputaba y que motivaron su espectacular secuestro, (yo no le puedo llamar detención) no era necesaria tanta parafernalia, ni tanto numerito para ponerlo a disposición judicial. Solo bastaba una citación, y máxime cuando se trata de un cargo público, por tanto un representante legítimo de la soberanía popular, por lo que se puede decir que el atentado sufrido por Domingo Ramírez Galindo, al ser concejal electo, lo fue también no solo al Estado de Derecho y los principios fundamentales de la presunción de inocencia, sino a la mismísima esencia de la democracia.

Es por lo que muchos se preguntas si "la malilla" de Domingo Ramírez es una denuncia al CGPJ o al Ministerio del Interior exigiendo responsabilidades, o al menos un gesto de disculpas por los trastornos causados, (a él a su familia y a su partido) que no fueron pocos.

Yo, que empeño mi palabra de honor que no se cual es "la malilla" de Domingo Ramírez vengo a proponer como señalé al principio un ejercicio de empatía, esto es, que el juez, el fiscal, los mandos que ordenaron su secuestro, y los policías que lo ejecutaron se pongan en el lugar de Domingo, de su mujer y de sus hijos, que también convienen recordar sufrieron el error policial o judicial del que ahora se ha resarcido con certificado oficial de "buena conducta" el concejal, Domingo Ramírez Galindo, (no digo ex porque cuando se produjeron los hechos era cargo electo con responsabilidades política).

Cultivar la empatía es un ejercicio saludable que nos ayuda siempre a entender mejor a la otra persona, a ser más felices...porque "hay mas felicidad en dar que la que hay en recibir..."

Y a todas estas me pregunto: ¿Cuál será la malilla que se guarda Domingo Ramírez?.

Manuel Ramón Santana Pérez ha sido fundador y director de medios de comunicación social en Gran Canaria. En la actualidad es estudiante universitario y ejerce como escolta habilitado por el Ministerio del Interior.