sábado, 21 de julio de 2018Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Sociedad
Sociedad -09/07/2012 - Actualizada a las 16:51

La Asociación de Agricultores hace saber a la alcaldesa que no piensa devolver el caldero de las fiestas

Sostiene que se lo regaló en 2006 un concejal del PP
La Asociación de Agricultores hace saber a la alcaldesa que no piensa devolver el caldero de las fiestas
Esteban Betancor, presidente de los agricultores, con el polémico caldero, en las fiestas de San Gregorio 2009 (Foto TA)
TELDEACTUALIDAD
Telde.- Hay pleitos que sólo se explican en Telde. La última gresca conocida tiene como protagonista surrealista a un gigantesco caldero de aluminio. Pero no uno cualquiera, sino el de los potajes para las fiestas, el que ha servido desde hace años para repartir litros y litros de condumio patrio y con berros a los fiesteros de San Gregorio y del Día de Canarias.
  
El Ayuntamiento ha requerido hasta por tres veces a la Asociación de Agricultores de Telde para que lo devuelva, pero desde el colectivo sostienen que aquel caldero fue regalado en 2006 por un concejal del PP en atención a los servicios prestados. La pelea ha dado lugar a insultos en las radios, cruces de declaraciones y hasta un remitido de los agricultores a la alcaldesa. Mari Carmen Castellano, dando explicaciones.
 
El conflicto viene gestándose desde hace unos meses y deviene de la falta de entendimiento que ha lastrado las relaciones entre los nuevos responsables de la Concejalía de Cultura y Festejos. en manos de CC, y la asociación que preside Esteban Betancor.
 
Hace ya muchos años que los agricultores venían colaborando desinteresadamente con las fiestas. Se encargaban de cocer el potaje, convertido ya en una tradición, Eso fue hasta 2011. No lo hubo para San Gregario de ese año y casi se cae del programa del último Dia de Canarias, en Jinámar.
 
En los dos casos, la asociación no quedó conforme con el trato que se les estaba dispensando y optó a última hora por no poner el caldero al fuego. Tanto en una como en otra ocasión, los gestores municipales acusaron a los agricultores de dejarlos plantados, sin potaje y sin aviso previo. En la última fiesta canaria se olían algo y lo salvaron in extremis con un catering.
 
Lo cierto es que, puestos a pelear Cultura ha mandado hasta por tres veces a un trabajador municipal en busca del caldero. Pero no vendrá de vuelta. Los agricultores lo sienten suyo y así se lo han comunicado a la alcaldesa.