domingo, 28 de noviembre de 2021Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Medioambiente
Medioambiente -06/09/2021 - Actualizada a las 08:12

Urbanismo ordena parar la obra que afecta a una colonia de lagartos en Marpequeña

La construcción en el barranco de un muro de hormigón, un almacén y el adecentamiento del terreno con maquinaria podría comprometer el hábitat de estos reptiles
Urbanismo ordena parar la obra que afecta a una colonia de lagartos en Marpequeña
Imagen de las obras en el margen izquierdo del Barranco de El Calero a su paso por Marpequeña/TA.

La Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Telde ha ordenado la suspensión y el precinto de las obras de construcción de un muro de grandes dimensiones en el Barranco de El Calero, a su paso por Marpequeña, que los vecinos han denunciando que podría afectar a una colonia de lagartos endémicos que vive en el lugar, tal y como avanzó TELDEACTUALIDAD.

 

Fuentes municipales han desvelado que el área que dirige el edil Héctor Suárez, vicealcalde de la ciudad, recibió el pasado 16 de abril la denuncia de un tercero por la construcción, de carácter privado, del mentado muro de grandes dimensiones en el barranco de Marpequeña.

 

Ese mismo día, según publica Canarias7, el área realizó un informe técnico sobre la situación, iniciando así un expediente de Disciplina Urbanística con el que se solicitaba la interrupción de las obras.

 

Sin embargo, meses después, el 19 de julio, el departamento tuvo que realizar otro informe técnico porque los trabajos no se habían detenido. Por lo que finalmente, el pasado 10 de agosto, el concejal del área y vicealcalde, Héctor Suárez, firmó un decreto ordenando la suspensión y el precinto de las obras.

 

En ese lugar vive un grupo de lagartos endémicos o únicos de Gran Canaria que ya en 2008, cuando se dio a conocer su existencia, conformaban por aquel entonces una colonia de más 100 ejemplares . Un acontecimiento que fue recibido con entusiasmo por los vecinos, en especial por Pepe Alemán, testigo directo de esta evolución y encargado, a iniciativa propia, de su alimentación como si fueran suyos. Pero no fue el único, Julián González, presidente entonces y ahora de la asociación de vecinos del barrio, incluso propuso la creación de un lagartario para cuidar y controlar a estos reptiles.

 

Sin embargo, ahora, 13 años después, habitantes próximos a la colonia temen que el hábitat de sus queridos lagartos esté comprometida. Alertan de que la construcción de un gran muro de hormigón por toda la ladera norte del barranco, unido a la edificación de un gran almacén y el allanamiento del terreno con un tractor, pueda poner en peligro la colonia de reptiles singulares que conviven en este paraje.

 

“Es una zona donde hay muchos lagartos gigantes, incluso una vez salieron en la televisión autonómica. Parece que van a llegar a la autopista o muy cerca de la misma con los muros. De ser así, no sabemos qué van a hacer con los lagartos, ni siquiera si es legal esa obra y las naves que se están construyendo. Nos surgen muchas dudas”, advirtieron los vecinos a TELDEACTUALIDAD.

 

Y es que, después de tantos años de cuidado, la población del lugar no quiere que las obras pongan en riesgo la existencia de esta especie única en Gran Canaria, que además posee gran importancia científica. No en vano, estos lagartos gigantes se encuentran protegidos tanto por la legislación canaria como por la española y la europea, así que su conservación resulta más que necesaria. Una supervivencia que hasta ahora no se había puesto en duda ya que dentro del ecosistema insular el lagarto gigante no tiene prácticamente enemigos, con la excepción del aguililla y últimamente también de la serpiente real de California.

 

Hasta ahora han habitado apaciblemente en este barranco porque, tal y como explica Luis Felipe López, profesor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, la comida y el sol son dos factores esenciales para que estos reptiles permanezcan en el mismo lugar. Por eso, los restos de comida que Pepe Alemán ha destinado durante años y a diario para alimentar a sus queridos lagartos han servido para mantener una especie que aunque resulta imposible censar para conocer su número total o aproximado, ha ido creciendo en número este paraje teldense.

 

De hasta medio metro

Los vecinos aseveran que han avistado lagartos de hasta medio metro, y Luis Felipe López corrobora esta versión. “La especie endémica, que solamente vive en Gran Canaria, de hecho puede alcanzar unos 30 o 40 centímetros de longitud corporal, y con la cola pueden sumar otros 30 centímetros», detalla. Además, este profesor de veterinaria amplía que en ejemplares muy viejos se registran 40 centímetros de longitud y casi un metro de largo en total. Su coloración es parda entre claro y oscuro, a veces con una fila de pequeñas manchas de color naranja en los dos costados.