martes, 09 de agosto de 2022Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Educación
Educación -13/01/2016 - Actualizada a las 10:50

Los alumnos del IES Jinámar se forman en el uso de las nuevas tecnologías con la ayuda de Yrichen y Punto Omega

El proyecto 'Alumnos Ayudantes TIC' suscita gran interés en el centro de enseñanza
Los alumnos del IES Jinámar se forman en el uso de las nuevas tecnologías con la ayuda de Yrichen y Punto Omega
Un momento del proyecto desarrollado en Jinámar (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD
Telde.- Durante el mes de noviembre y diciembre, los alumnos de 4º de la ESO  del IES Jinámar han tenido la ocasión de participar en un proyecto relacionado con los usos seguros y responsables de diferentes herramientas de comunicación online, dentro de una metodología de “Aprendizaje-Servicio”. 

 

El proyecto se denomina Alumnos Ayudantes TIC y parte de la experiencia que se realiza en Madrid desde hace varios años promovida por el profesor universitario Jose Antonio Luengo.  Consiste en la formación del propio alumnado de secundaria sobre diferentes riesgos de uso de redes sociales virtuales y otras herramientas de comunicación online, para que éstos a su vez, realicen una exposición sobre el tema con alumnado del último ciclo de Educación Primaria. 


Se trata de promover el buen uso de las redes y disfrutar de ellas tomando las precauciones necesarias, a partir de la difusión de mensajes “entre iguales”, adolescentes y niños. La activación y seguimiento del proyecto corre a cargo de de  la Asociación Punto Omega (Madrid) y la Fundación Canaria Yrichen. Ambas organizaciones se encargaron de realizar la formación inicial durante tres horas con alumnos de  4º de la ESO del IES Jinámar. Al tratarse de un tema tan actual para el alumnado, las sesiones fueron dinámicas y los alumnos mostraron gran interés y participaron activamente. Además, dichas organizaciones facilitaron material para que el alumnado pudiera preparar su propia ponencia en centros educativos de primaria (vídeos, presentaciones y páginas web).


Para la segunda fase, se formaron grupos de cuatro o cinco alumnos, resultando 5 grupos en total. Cada uno elaboró una presentación en la que incluyó texto, fotos y vídeos, claramente estructurados, así como la presentación oral que finalmente expusieron en sus antiguos colegios (CEP Europa y CEP José Tejera).


Éxito total
“La experiencia fue un gran éxito”, apuntan desde el IES Jinámar, “ya que por una parte la temática despertó un gran interés tanto en los alumnos ayudantes (secundaria) como en los alumnos que recibían la charla (5º y 6º de Educación Primaria). Además, el trabajo en grupo fue una experiencia muy cercana a la de la vida real, ya que los alumnos tuvieron que superar sus diferencias para trabajar en grupo y sacar adelante la exposición para un público real.  También la toma de contacto y vínculo con los colegios adscritos fue algo positivo, ya que los alumnos a los que iba dirigido la exposición oral probablemente vengan al IES Jinámar en uno o dos años y de esta manera se crea un puente entre los colegios de primaria y los institutos de secundaria. El recibimiento, colaboración y disponibilidad por parte de la directiva y equipo de docentes de los colegios adscritos fue excelente y a los alumnos de 4º de la ESO les encantó tener la oportunidad de volver a sus antiguos colegios en calidad de ponentes y ver sus antiguos maestros”.


Finalmente, la Fundación Canaria Yrichen favoreció el cierre de la experiencia acudiendo al instituto para una sesión de retroalimentación, en la que se visionó fragmentos de las presentaciones de cada grupo (filmadas) y posteriormente cada grupo tuvo que  responder a una autoevaluación de su propio trabajo. “El objetivo es que los alumnos sean capaces de hacer una crítica constructiva y productiva y saquen sus propias conclusiones de qué cosas quedaron por mejorar y cómo piensan abordarlas para una próxima vez, que sin dudad la habrá”, recalca la docente Miren Oiana Ynchausti, que es la jefa del departamento de Francés.


“Sin embargo, como profesora, lo que mayor satisfacción me dio fue ver la evolución de los alumnos a lo largo de todo el proceso. Al principio, muchos de ellos no querían participar y tras haberlo hecho, absolutamente todos estaban contentísimos de haberlo hecho y fueron muchos los que me pidieron repetir la experiencia. No hay nada como la motivación y el entusiasmo de los alumnos para que saquen lo mejor de ellos”.