martes, 25 de enero de 2022Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Política
Política -10/03/2017 - Actualizada a las 15:21

Última Hora: La Justicia echa abajo la reclamación de más de 40 millones que Gómez del Castillo pedía por La Mareta

El empresario pedía daños y perjuicios, más intereses acumulados, por no dejarle el Ayuntamiento de Telde desarrollar las obras previstas en las parcelas P-1 y P-2
Última Hora: La Justicia echa abajo la reclamación de más de 40 millones que Gómez del Castillo pedía por La Mareta
El empresario Julián Gómez del Castillo, en una imagen de archivo (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Nuevo varapalo judicial para el promotor Julián Gómez del Castillo, adjudicatario del derecho de superficie de las polémicas parcelas P-1 y P-2 de La Mareta. El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Las Palmas ha desestimado la reclamación patrimonial que planteó al Ayuntamiento de Telde requiriendo el pago de más de 40 millones de euros por los daños causados al no habérsele dejado desarrollar las obras previstas en ambos solares desde que ganó el concurso, en 2003. TA avanza el contenido íntegro de la sentencia.

 

La sentencia, dictada por la magistrada Esperanza Ramírez Eugenio el pasado lunes 9 de marzo y a la que ha tenido acceso TELDEACTUALIDAD, echa abajo todas las pretensiones económicas del empresario, al que se le impone además el pago de las costas procesales.

 

En el fallo judicial, que no es firme y contra el que cabe interponer recurso de apelación en un plazo de 15 días que sería resuelto por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TJSC), se desestima la reclamación dineraria exigida por el representante de Parque Comercial y de Ocio La Mareta S.L. en concepto de daños y perjuicios más los intereses acumulados que el empresario entendía que le había causado el Ayuntamiento de Telde en el periodo 2003-2011, que es el que comprende desde la adjudicación hasta el año en que se dictó la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que le devolvió los derechos de los solares.

 

El adjudicatario siempre habló de que el importe total que reclamaba al Consistorio ascendía a 90 millones, puesto que a este contencioso se suma otro, aún no resuelto, que se dirime en el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de la capital grancanaria.

 

En otro litigio la reclamación ronda los 45 millones y corresponde al periodo que va desde 2011 hasta la actualidad porque el Ayuntamiento no cumplió la sentencia que le dio la razón ese año (le devolvió el derecho de superficie), circunstancia que le ha impedido retomar el proyecto, que, haya o no indemnización, quiere iniciar cuanto antes, sostiene el promotor.

 

Mientras que en este, el importe asciende concretamente a 40.331.605 euros. Cantidad de la cual reclama 15.600.000 euros más unos intereses legales de 5.295.879 como indemnización por los contratos firmados con Ikea;  51.689 euros por los gastos del aval a los que habría que sumar unos intereses de 6.857 euros y 19.377.180 euros por el lucro cesante al no haber podido llevar a cabo el proyecto y explotar el equipamiento recreativo, de ocio, comercial y hotelero previsto en las citadas parcelas. 

 

El lucre cesante se basa en hipótesis y expectativas
En los fundamentos de derecho de la citada sentencia,  la magistrada Esperanza Ramírez aunta que, tras ganar al Ayuntamiento de Telde el litigio por la anulación del derecho de superficie, y volviéndose a adjudicar el mismo, “tal derecho a día de hoy no se ha hecho efectivo al no consignar la parte actora las cantidades debidas”.

 

Y en cuanto a la reclamación por el lucro cesante, expone que las expectativas de ganancia que defiende la parte demandante, la mercantil Parque Comercial y Ocio La Mareta S.L., “no tienen la entidad y concreción suficiente para ser considerados como daño resarcible” ya que, interpreta, “se basan en supuestos compromisos realizados por grandes firmas comerciales”.

 

La magistrada sostiene en la sentencia que el empresario no puede reclamar "hipotéticos beneficios o imaginarios sueños de fortunas"

Amparándose en sentencias del Tribunal Supremo, la titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Las Palmas afirma que "el lucro cesante, como daño emergente, deber ser probado; la dificultad que presenta el primero es que solo cabe incluir en este concepto los beneficios ciertos, concretos y acreditados que el perjudicado debía haber percibido, no incluyéndose los hipotéticos beneficios o imaginarios sueños de fortuna", Añade la magistrada que las ganancias que pueden reclamarse son aquellas en las que concurren  verosimilitud de entidad suficiente para poder consideradas como probables".

 

La reclamación por los gastos bancarios, prescrita
De igual modo rechaza la reclamación que la firma de Gómez del Castillo plantea por los gastos bancarios. Aunque considera responsable al Ayuntamiento del daño ocasionado, la magistrada recuerda que la cancelación  del aval tuvo lugar el 7 de marzo de 2011 y, sin embargo, la demanda efectuada al respecto por parte de la parte demandante tiene entrada en el Ayuntamiento de Telde el 6 de septiembre de 2012. Es decir, cuando ya había transcurrido más de un año, por lo que debe considerarse prescrita.