lunes, 09 de diciembre de 2019Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Sociedad
Sociedad -08/09/2019 - Actualizada a las 09:14

Un estudio reivindica el papel de las "poligoneras" en la lucha social y política del Valle de Jinámar

La joven Iris Rodríguez presentó el pasado 25 de julio su trabajo de fin de grado en la Facultad de Historia de la ULPGC sobre las mujeres en el movimiento social de la zona
Un estudio reivindica el papel de las
Iris Rodríguez, en el centro de la imagen tras la exposición de su trabajo en la Facultad de Historia (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Polígoneras: Mujeres en el Movimiento Vecinal del Valle de Jinámar es el trabajo de fin de grado que la joven estudiante teldense Iris Rodríguez Barrameda, de 24 años y vecina del Valle de Jinámar, presentó el pasado 25 de julio en la Facultad de Historia de la ULPGC y que obtuvo la calificación de Matrícula de Honor.

 

El 25 de julio no fue un día cualquiera para esta joven inquieta y luchadora del Valle de Jinámar. A las 16.00 horas, en el Aula 18 de la Facultad de Historia de la Universidad de Gran Canaria presentaba un trabajo que profundizaba en el estudio del papel de las mujeres en el movimiento vecinal de este amplio sector poblacional de viviendas sociales, repartido entre Telde y Las Palmas de Gran Canaria,  durante el periodo d que va de 1980 a 1987.

 

En la presentación de este Trabajo Fin de Grado (TFG), dirigido por los profesores de la ULPGC, Juan Manuel Santana Pérez y Federico E. González Ramírez, periodista y autor de una tesis doctoral sobre el Valle de Jinámar que giró sobre la producción de espacios sociourbanos y habitus educativos de exclusión (1967-1987), Iris Rodríguez estuvo arropada por vecinos y el sociólogo Xavier Aparici, coordinador del equipo comunitario del Plan Integral de Jinámar, así como por el concejal teldense Servando González, responsable del Distrito de Jinámar.

 

En el estudio, Rodríguez pone en valor el papel protagonista que desempeñaron las mujeres en el movimiento social y político de Jinámar para conseguir importantes mejoras para este barrio de viviendas sociales que surgió con grandes carencias en servicios básicos.

 

"Fue un movimiento con unas bases comunitarias, de ayuda mutua y autogestionado por las propias vecinas y vecinos,

además, con el componente de clase y de carácter democrático, pues realizaban asambleas llegando a consensos y requiriendo la opinión de la vecindad, e incluyendo a todos y todas por igual en dicha lucha", sostiene la autora en declaraciones a La Provincia-DLP.

 

Rodríguez redefine en su estudio el concepto de la palabra poligonera, tan denostado hasta ahora, y le concede un significado en clave positiva, el de "mujeres combativas, comprometidas y politizadas", señala.