domingo, 08 de diciembre de 2019Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Sociedad
Sociedad -12/08/2019 - Actualizada a las 19:51

Incendios Forestales: ¿Invertir en prevención o en extinción?

TELDEACTUALIDAD ofrece una reflexión del exconsejero insular de Medio Ambiente y Emergencias, Miguel Ángel Rodríguez, a raíz del nuevo incendio forestal en la Isla
Incendios Forestales: ¿Invertir en prevención o en extinción?
Miguel Ángel Rodríguez Sosa (Foto TA)

MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ

Otra vez tenemos que lamentar en Canarias las consecuencias de un grave y lamentable incendio, y de nuevo se vuelve a plantear un debate público sobre la conveniencia, o no, de tener un hidroavión permanentemente en Canarias, esta vez con recogida de firmas incluida.

 

Me parece sumamente importante este debate, trascendental, diría yo y por esta razón aprovecho que todavía está “caliente” la situación para plantear esta pregunta: ¿Qué pasaría si, en lugar de en extinción, invirtiéramos cada año millones de euros en prevención, sensibilización y en el desarrollo social y sostenible?

 

Los Grandes Incendios Forestales (GIF), aquellos que cada vez son más recurrentes y afectan a más de 1000 hectáreas de terreno ocasionando graves daños a la biodiversidad y a muchos bienes materiales, se inician casi en el 100% de los casos por la negligencia o intencionalidad humana pero sus efectos tan devastadores se deben a múltiples causas.

 

Estas múltiples causas requieren que abordemos los incendios de una nueva manera, dirigiendo la mirada y las actuaciones a la base del problema. Hasta ahora nos preocupábamos principalmente y casi exclusivamente por la extinción todo el tiempo, y muy poco en analizar y atender a las causas para prevenirlas. Y la realidad es que seguimos teniendo el mismo problema o incluso con mayores y más graves consecuencias.

 

Un factor muy importante es que la climatología ha cambiado mucho con respecto a la de hace unas décadas, debido principalmente a la falta de lluvias, los temporales de vientos fuertes o a las cada vez más presentes olas de calor. Pero para completar el diagnostico hay que sumar a estas cuestiones climatológicas una mayor despoblación y el envejecimiento en zonas rurales que han hecho que aumenten la cantidad de terrenos de cultivo abandonados o la poca superficie pastoreada. Todas estas cuestiones unidas pueden explicar el porque dela recurrencia de los incendios en una misma zona o que la virulencia de estos hagan que sean casi imposible su control por muchos medios que se tengan.

 

Si queremos prevenir y evitar que se sigan sucediendo estos devastadores incendios habría que apostar decididamente por un desarrollo sostenible del medio rural desde el punto de vista social, económico, ecológico y demográfico. Es una apuesta que verá sus frutos a medio plazo pero aún así debemos confiar y progresivamente cambiarla dinámica, invirtiendo cada vez más en prevención y en otro modelo para el mundo rural: fijar población, darle calidad de vida... Es decir, invertir en algo productivo, porque gastar en extinción es quemar el dinero.

 

La participación ciudadanía es fundamental para la resolución de este problema, primero que nada informando de cuál es la magnitud, cuáles son sus costes y sus consecuencias sociales: para la salud de la población, para la tierra, para el agua, para la fauna silvestre... Por eso es tan necesario continuar con campañas de concienciación y divulgación, a todos los niveles, no sólo para los niños y jóvenes, también para los adultos, o especificas para el medio rural o para el medio urbano.

 

El cómic de JMorgan sobre la Prevención de Incendios o la campaña “Come paisaje” del Cabildo de Gran Canaria son dos muy buenos ejemplos, ya que en el primer caso informa y forma sobre las buenas prácticas para evitar incendios y en el otro anima a la población a consumir productos locales, de kilómetro cero, para también ayudar a prevenir incendios forestales. De esta manera hacemos viable la actividad económica de los agricultores, pastores, queseros, etc., facilitando que puedan continuar con su actividad. Un terreno plantado de papas es el mejor cortafuegos posible o un rebaño de ovejas bien pastoreado, el mejor gestor del territorio. “Come paisaje” es también apostar por un paisaje mosaico, la mejor manera de evitar grandes incendios forestales.

 

El desarrollo sostenible es calidad de vida y permite que los habitantes del mundo rural sientan que se les está apoyando para conservar su territorio. Necesitamos esa presencia humana y las formas de aprovechamiento tradicional, para poder conservar nuestra biodiversidad. Expulsar o limitar en exceso la actividad humana responsable y sostenible es sinónimo de destrucción, toda una paradoja.

 

Toca ahora continuar también con la organización de actividades para que el voluntariado pueda colaborar en las tareas de reforestación. Muchas personas queremos participar, sentirnos útiles, cuidar y restaurar la zona quemada. Nada más amoroso y que dice mucho y bien de las canarias y canarios.

 

En cuanto a la polémica del hidroavión, primero que nada quiero destacar la frase repetida por los expertos con los que he tenido el gusto de trabajar y aprender: "Los medios aéreos nunca apagan un incendio. Pueden hacerlo disminuir, pero quienes lo apagan son los que están en tierra".

 

Los pros y contras de esta decisión deben valorarse en función de la eficacia y también del coste. Dicen los profesionales que saben mucho de esto que la descarga de agua desde un avión es eficaz para sofocar incendios en un terreno llano o en cotas próximas a las cumbres ya que la distancia del aparato sobre la base de las llamas no puede ser superior a 200 metros verticales, si no el agua lanzada se dispersa demasiado antes de alcanzar el suelo y pierde casi toda su efectividad. Otro inconveniente en Canarias es que el agua que descargan es salada, cuyo exceso puede afectar negativamente terrenos ya damnificados por el incendio.

 

En cambio los helicópteros poseen una mejor maniobrabilidad, lo que les permiten acceder a cualquier lugar, y aunque su capacidad es menor, unos 1.500 litros cada vez, la secuencia de carga y descarga es mucho más ágil y tan precisa que puede triplicar la eficacia del hidroavión. Además pueden repostar agua en las balsas que están estratégicamente distribuidas por las islas, en los estanques o piscinas próximas al foco del incendio y establecer un circuito continuo.

 

Otro factor a favor que tienen los helicópteros es su polivalencia. Los aparatos del GES (Emergencias y Salvamento) se utilizan, además, en búsquedas y rescates, traslados de heridos o enfermos, así como de personal y materiales a la zona afectada por el siniestro.

 

En Canarias ocurre una cosa muy curiosa y positiva cuando sucede un incendio, como tendría que ser siempre pero desgraciadamente no se da en todos los temas, y es que las administraciones se ayudan mutuamente, de una forma ejemplar y solidaria, por lo que podemos decir que entre todos contamos con una muy buena flota de helicópteros de diferentes tipos y capacidades. Si a esto le añadimos el alto coste de los hidroaviones y su mantenimiento, entiendo que es más eficaz invertir ese dinero en dotar de medios y personal adecuado y suficiente, tanto a los bomberos forestales como a los de los Consorcios, dada su polivalencia.

 

Además, es muy importante seguir invirtiendo en Verde, es decir en la gestión forestal, en compensar a los pastores por su trabajo en las zonas más complicadas (fondos de barrancos)y en las tareas de limpieza de los terrenos públicos durante todo el año. Facilitarlos acuerdos de Custodia del Territorio con las diferentes entidades sería otra excelente y eficaz medida, además de convencer u obligara los propietarios a mantener limpios sus terrenos particulares

 

En definitiva, que sólo si invirtiéramos más en la prevención y apostáramos decididamente por el desarrollo sostenible podríamos cambiar esta situación para no tener que seguir “jugando con fuego”.

 

Miguel Ángel Rodríguez Sosa fue consejero de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo de Gran Canaria durante el mandato 2015-2019.