sábado, 17 de noviembre de 2018Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636
teldeactualidad
PORTADA > Sociedad
Sociedad -13/06/2018 - Actualizada a las 06:58

Acusados de abandono familiar

La Fiscalía pide 18 meses de prisión para cada uno de los miembros de la pareja de Jinámar que mantenía a sus tres niñas sin inscribir, sin tarjeta sanitaria y sin escolarizar

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Los padres de las niñas de Jinámar,acusados de abandono de familia. Las menores vivieron varios años sin estar inscritas, sin tarjeta sanitaria y sin escolarizar, por lo que el Ministerio Fiscal ha pedido 18 meses de prisión para cada uno de los miembros de la pareja

 

El fiscal César Casorrán considera que los padres de las tres niñas de Jinámar que oficialmente no existían, son autores de tres delitos de abandono de familia. Las pequeñas no fueron inscritas en el Registro Civil, carecían de tarjeta sanitaria y no estaban escolarizadas, según se avanza en una información de Blanca E. Oliver y F.J. Fajardo que publica Canarias7 en su edición de este miércoles.

 

En la calificación penal de los hechos que desarrolla en su escrito de acusación provisional, el representante del Ministerio Fiscal solicita seis meses de cárcel por cada uno de los tres delitos, lo que supondría una pena global de 18 meses para cada uno de los progenitores. Con esta petición de penas, ninguno de los dos ingresaría en prisión.

 

Además, Casorrán pide la retirada de la patria potestad de las tres menores durante un periodo de cinco años.

 

En su escrito, el Ministerio Público señala que los acusados responden en concepto de coautores y que no concurren en ellos circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.

 

En estos momentos, el caso se está tramitando en el Juzgado de Instrucción Nº 1 de Telde y está pendiente de ser asignado a un juzgado de lo Penal de Las Palmas  de Gran Canaria.

 

En familia. En la actualidad, las tres niñas se encuentran en situación de desamparo y se hallan bajo la tutela del Gobierno de Canarias. Sin embargo, las cinco pequeñas de la pareja conviven con sus padres, en la vivienda familiar, desde el pasado mes de noviembre, después de que les devolvieran la custodia provisional de sus hijas.

 

Las hermanas llevan una vida absolutamente normalizada, puesto que están registradas, ya disponen de su tarjeta sanitaria y acuden a diario a sus respectivos centros escolares.

 

El miedo a perder a sus hijas les llevó a cometer todos sus errores

El miedo que sintieron a que les quitaran a sus hijas fue precisamente la causa de que se quedaran sin ellas. Según relataron Toni y Judith a este periódico en su día, cuando nació su primera hija, se demoraron varios días en inscribirla en el Registro Civil y les advirtieron de que si volvía a darse esa situación, podrían quedarse sin las pequeñas. Por eso, cuando nació la segunda y se produjo un nuevo retraso, decidieron no arriesgarse y no realizar el trámite, y así sucedió con las otras dos niñas.

 

Las tres pequeñas vivieron con sus padres hasta que, el 15 de diciembre de 2016, la policía se las llevó a un centro de acogida, por orden de la Fiscalía de Menores, porque no estaban registradas ni escolarizadas.

 

Pocos días después, les retiraron provisionalmente la custodia del resto de sus hijas: la mayor y la bebé, que sí estaban registradas.

Ocho meses más tarde, la pareja recuperó la custodia provisional de las cinco niñas. Él tenía trabajo, ella había retomado los estudios y todos vivían en una casa que se reformó gracias a la solidaridad de empresarios y de vecinos.


Fuente: Texto de Blanca E. Oliver y F.J. Fajardo/Canarias7.