22/07/2022 - 21:26

El médico Burgazzoli hace una encendida defensa de la sanidad pública en el pregón de Lomo Magullo (Telde)

Los fastos arrancan esta noche con la lectura del pregón y una actuación de Araguaney

El médico Burgazzoli  hace una encendida defensa de la sanidad pública en el pregón de  Lomo Magullo (Telde)
Imágenes del pregón/TA y Francisco Javier Santana.

El pago teldense de Lomo Magullo ya respira ambiente festivo en este primer fin de semana de sus fastos en honor a la Virgen de Las Nieves, que este viernes abrió el médico Juan Luis Burgazzoli Samper con la lectura del pregón a partir de las 21.00 horas.

 

El acto que se celebró en la plaza de Las Nieves congregó a autoridades y a numerosos vecinos, a los que el pregonero recordó momentos de su llegada hace cuatro años  al pueblo como facultativo con destino en el Consultorio Médico de Lomo Magullo. Se refirió también a las personas fallecidas desde que tomó posesión, especialmente a aquellas que murieron durante los momentos más duros de la actual pandemia de coronavirus, y realizó una encendida defensa del servicio de la sanidad pública. "Precisamos una sanidad pública potente y fuerte, una sanidad que tenemos que cuidar entre todos", aseveró el pregonero.

 

Durante su discurso agradeció a los residentes por haberle dado el privilegio de estar en el escenario dando la bienvenida a un evento tan importante para el enclave después de dos años muy duros.

 

Con las palabras se abrió al público contando cómo se forjó el sueño de ser médico de familia. Desde que con 11 años le prometió a su abuela que le iba a curar la artrosis que le impedía caminar y moverse como quería, hasta su graduación tras mucho esfuerzo en 1998. Incluso desveló ante todos que su deseo en principio no era acabar trabajando en un centro de salud periférico como el de Lomo Magullo, pero resultó ser que al final trabajar aquí «es como estar en casa» y reveló que desde que llegó siente una «conexión especial» entre el barrio y él.

 

Para terminar recitó un poema de Almudena Grandes, ‘La ausencia es una forma de invierno’, demostrando su cariño y empatía hacia los vecinos de Lomo Magullo. De esta manera, con unas palabras que parecieron salidas del corazón, dio la bienvenida a la Fiesta de Las Nieves 2022 y deseó la salud y prosperidad a todos los asistentes que no se quisieron perder la ceremonia.

 

Pregón de las fiestas de Las Nieves 2022-Lomo Magullo

Buenísimas noches a todos, autoridades, vecinos y vecinas de Lomo Magullo, compañeros del centro, amigos, amigas y familia. Desde el 24 de abril de 2018, tengo el placer de ser el médico de familia del pueblo, algo que ustedes no han podido elegir, sino que soy el que les ha tocado, eso sí, han podido elegir al pregonero de las Fiestas de las Nieves de Lomo Magullo de 2022, y me han elegido a mí, ustedes sabrán lo que han hecho.

 

Gracias a quien me ha introducido esta noche ante todos ustedes, a la pregonera que más tiempo ha ostentado ese honor, nada más y nada menos que desde 2019 (3 años), a mi compañera, a nuestra enfermera Montserrat Aranguren (Montse para todos nosotros), gracias por tus palabras y sobre todo gracias por el tiempo compartido, por tu generosidad, profesionalidad, entrega y compromiso permanente, gracias por ser tan buena enfermera. Yo médico, sin ti enfermera no soy nada.

 

Gracias, gracias y gracias por este privilegio de ser nombrado pregonero de unas fiestas singulares y conocidas en cualquier rincón de Gran Canaria. Creo que este es uno de los mayores honores que te puede ofrecer un pueblo. Estas fiestas muestran la forma de ser y la forma de entender la vida de este lugar. Es hora de reemprender y aprender tras estos tres años de paréntesis, dos años de parón forzado, un período difícil, en el que hemos tenido que ir cuesta arriba (aquí en Lomo Magullo a eso de la cuesta arriba, estamos acostumbrados), dos años de alarma, temor, incertidumbre, desasosiego, que aún permanece, si bien lo vamos sobrellevando como vamos pudiendo, pues aún queda camino por recorrer, con una subida importante de casos por coronavirus, con emergencia por retomar la vacunación, con una situación económica muy delicada, con un conflicto bélico tan brutal como incomprensible.

 

Respiro hondo, muy hondo, cierro los ojos por un momento e intento sacar todo lo que llevo dentro, todo lo que en estos cuatro años me han llenado aquí en este pueblo como profesional y como persona. Vengo agradecido y emocionado con el deseo de compartir las excelentes vibraciones de estas fiestas.

 

El haber sido nombrado pregonero desde hace meses y tener que preparar las palabras de esta noche, me ha ayudado a parar, bajar del trajín del día a día que a veces no nos permite ni pensar y mirar atrás, reflexionar, ir al pasado, volver al presente, soñar el futuro.

 

Desde mi infancia quise ser médico, me preocupaba el dolor, el sufrimiento y la incapacidad que este genera, mi primera paciente potencial fue mi abuela quien intervino de manera importante en mi crianza, que con su artrosis avanzada se veía incapaz de caminar y moverse como le hubiera gustado, y yo le prometía en ese entonces, con 11-12 años que iba a ser médico para poder curarla. Llegué tarde, pues falleció y siempre he creído que de forma prematura, sin tiempo para despedirnos.

 

En mi familia no había ningún médico, pero siempre tuve ese deseo e inquietud, y cuando iba a la consulta del pediatra que era con mucha frecuencia pues solía estar enfermo de garganta o de oídos, me encantaba ponerme a su lado y ver como escribía la receta con una letra imposible o a veces la extendía con máquina de escribir, sentir el fonendo sobre mi pecho o pasar por la pantalla para ver si el catarro había bajado al pecho. Mi madre cada vez que me llevaba tenía que pagar mil pesetas por la consulta, por motivos que ahora no vienen a cuento y como les decía iba con tanta frecuencia y sabía el esfuerzo que eso se suponía, que en una de las tantas consultas le dije al médico que si otra vez nos iba a cobrar 1000 pesetas, desde ahí creo que me convertí en un defensor completamente convencido de la Sanidad Pública, y ese día la consulta salió gratis.

 

Como les digo el objetivo lo tenía claro quería ser médico, y para eso había que sacar buenas notas, así que había que estudiar, dedicarles horas y hacer todo lo que estaba en mis manos. Además sabía que sólo podría estudiar en la Universidad de Las Palmas, pues la economía no daba para más, estudiaba con becas en el Instituto Público de Schamann y con la ayuda que siempre agradeceré de mi madre que había días que trabajaba de sol a sol en la limpieza. Gracias a Dios saqué la nota necesaria para estudiar Medicina en Las Palmas, no saben la alegría que me generó. Y otra vez lo público y el esfuerzo familiar me permitieron culminar mi sueño en el año 1998, por lo que también entenderán que soy un defensor de la Educación Pública, en donde por supuesto estudian mi hija y mi hijo.

 

Una vez finalizada la carrera en 1998, tenía que decidir la especialidad a elegir, y con la misma certeza que tenía cuando era niño que quería ser médico, sabía que quería ser médico de familia, y nos pusimos manos a la obra para preparar el examen MIR y una vez obtenida la plaza otra vez el Sistema Público me permitió formarme entre el Centro de Salud de Vecindario y el Hospital Insular.

 

Desde entonces he trabajado en diferentes Centros de Salud y he estado algunos períodos de tiempo fuera de la asistencia trabajando en gestión, hasta que hace seis años regresé a la tarea asistencial, a atender pacientes, trabajaba en Cruce de Arinaga, hasta que finalmente se resolvió la oposición a la que me había presentado unos años atrás, salió el listado de plazas a las que podíamos optar, he de confesar que en esos momentos fue algo decepcionante, mi idea era trabajar en Las Palmas, pues vivo allí y había poquísimas opciones y la gran mayoría de plazas se ofertaban en otros municipios.

 

Habían plazas en Jinámar y en Telde - San Gregorio, los centros más cercanos a casa, decidí Telde por ser un centro docente, que trabaja con médicos y medicas en formación y si les soy sincero me había asegurado que por la puntuación que tenía no me tocaría de ninguna manera los consultorios periféricos de San José de las Longueras ni Lomo Magullo; trabajar en San Gregorio con un grupo mayor de profesionales me parecía a priori que me podía aportar mucho más. Las primeras semanas hasta que elegimos de entre las vacantes existentes, probé a trabajar en diferentes consultas, hasta que llegué a modo prueba durante una semana a Lomo Magullo ( he de decir que nunca antes había venido hasta aquí, y lo que me había perdido), creo que desde el segundo o tercer día , la misma certeza que tuve para ser médico y la que tuve para posteriormente ser médico de familia fue la certeza que me hizo decidir que por la población y la enfermera que sería mi compañera, en Lomo Magullo iba a estar mi futuro profesional inmediato, y ahora que no me oye nadie, he de decir que no me he equivocado. Permítanme decirles que me siento como en casa.

 

No soy el mismo médico de 1998, ni soy el mismo médico de 2018, fecha en la que he comenzado a compartir entre ustedes, las vivencias, los acontecimientos, los errores y los aciertos, la complejidad de los dos últimos años me han ido transformado hasta ser el médico que soy ahora, ni mejor ni peor, pero si con una visión diferente y evolucionada de la medicina y del encuentro clínico con cada paciente. Doy gracias a mi mujer, enfermera, en ayudarme también en mi transformación como médico, al aportarme su visión en los cuidados y en ayudarme a gestionar los sentimientos difíciles de entender tras consultas o días complejos, en donde el dolor es el principal protagonista. Y por supuesto ser padre, tener a mis maravillosos hijos también me han ayudado a ser el médico que soy ahora, la vida se ve y se vive diferente y por lo tanto la práctica de la medicina también.

 

Los dos primeros años de servicio entre ustedes, pues siempre he tenido claro que como todo trabajador público estamos para dar servicio, nos propusimos hacer equipo con nuestra enfermera ( antes sólo trabajábamos dos en el Consultorio), conocerles, ganar su confianza, fomentar la participación con la comunidad con usuarios y colegios e institutos de la zona y abrir las puertas del centro a ustedes a los verdaderos protagonistas, ganar en igualdad y en equidad respecto a otros usuarios de otros centros, como gestionar en el Consultorio todos los trámites posibles, tener punto de toma de muestras y realizar las analíticas sin necesidad de desplazamiento, ajustar los servicios a las necesidades y peculiaridades de cada situación, de cada paciente.

 

Y llegó marzo del 2020, se declara a nivel mundial una pandemia, concepto que estudié en muchas ocasiones pero al que les soy sincero nunca me imaginé tener que enfrentarme a ella. Nos cogió a todos desprevenidos. Nunca imaginé una población confinada. Nunca imaginé trabajar con tanta incertidumbre, sin protocolos claros, nunca imaginé trabajar sin equipos de protección adecuados inicialmente, nunca imaginé sentir miedo cuando venía a trabajar, ni experimentar una incertidumbre insoportable, nos enfrentábamos a un virus desconocido, que generaba una mortalidad elevadísima y para el que no teníamos armas para combatirlo cuando este conseguía infectarnos; sí sabíamos que el distanciamiento, la higiene de manos y la mascarilla reducía de manera drástica el contagio, y cómo ha cambiado esto nuestras relaciones, nuestra forma de atender en el Consultorio, cómo ha cambiado nuestro día a día, cómo ha cambiado nuestras vidas ,nunca imaginé tener miedo al llegar del trabajo a casa y contagiar a mi familia.

 

Decidimos desde el principio tal como exigían las recomendaciones dar una atención en lo posible de manera telefónica, y hacer en la puerta las preguntas pertinentes para saber por dónde dirigirlos, si venían o no con síntomas sugestivos de enfermedad por COVID, usar gel hidroalcohólico y hasta tomar la temperatura con un termómetro en la distancia que habitualmente daba un valor bastante poco preciso, todo con la idea de minimizar contagios y atenderlos de la mejor manera posible, si bien siempre tuvimos el Consultorio abierto a las consultas que tanto ustedes como nosotros consideramos que requerían presencialidad, no dejamos de hacer controles a los pacientes crónicos, no adaptamos una y otra vez a los continuos protocolos cambiantes, fuimos proactivos llamando a los pacientes más vulnerables e incrementamos los pacientes en Atención Domiciliaria para evitar que acudieran al centro y así no generar riesgos innecesarios, incluso quitamos los límites que nos sugerían de sólo permitir un número tope de consultas presenciales y fue el usuario como sigue siendo ahora el que consideraba si debía ser la consulta telefónica o presencial, entendimos que además del COVID , existían innumerables motivos por los que consultar, y debíamos facilitar al máximo el contacto, trabajamos todo lo que estuvo en nuestras manos el acercar al máximo la posibilidad de vacunarse en domicilios y en el Consultorio.

 

Asumimos que pese a todos los intentos realizados, esta organización generada por este terrible virus, ha generado dificultades, retrasos de pruebas y de diagnósticos, errores, en definitiva una merma en la calidad ofertada. Durante este periodo, agradecemos de corazón y con emoción, como en prácticamente todas las consultas, cada persona que atendíamos nos instaba a cuidarnos e incluso hubo pacientes que solicitaron cita telefónica o presencial para únicamente interesarse por nuestro estado y entregarnos algún presente, de verdad, eternamente agradecidos. El último regalo es este momento que me han brindado ser pregonero de sus fiestas, como muestra de agradecimiento al trabajo realizado entre ustedes.

 

Les puedo asegurar que cada día que abrimos las puertas del Consultorio lo hacemos con la intención real de centrar nuestra atención en sus necesidades, dar la mejor asistencia científico técnica y que salgan con la satisfacción de haber sido atendidos de la manera adecuada, … lo sé en muchas ocasiones no lo conseguimos, pero les aseguro que seguimos trabajando y lo seguimos intentando para poder llegar a esa meta propuesta.

 

Y ahora seguimos en un nuevo escenario, mucho mejor del que teníamos y otra vez gracias a la intervención de lo público con sus aciertos y sus errores, con normalización progresiva de la situación sanitaria sin dejar de llamar a la prudencia, con una subida de casos, ya en una clara séptima ola, pendientes de la decisión de cuándo y a qué tramo de edad poner una nueva dosis de vacuna.

 

En estos cuatro años como profesional y con ustedes y tras las puertas del consultorio hemos reído, hemos llorado, en ocasiones hemos discrepado, hemos hablado de la vida, nos han homenajeado con música en las puertas del centro, nos cuidan los jardines que lo rodean, cada Carnaval que se ha podido nos ha venido a alegrar el día una mascarita fea como el diablo, hemos tomado Café, hemos intentado comer la fruta para acompañarlo pero siempre se le van más los ojos al dulce, nos han visitado los niños del cole, han engalanado por Navidad el Consultorio de todos, nos adornan por las fiestas como podrán comprobar estos días,…en estos cuatro años me han dado la oportunidad de ser su médico, he aprendido a ser un médico de familia rural un médico de pueblo, en este pueblo se puede trabajar cerca de los pacientes, en la consulta, por teléfono, en el colegio, en un Café con Salud entre Amigos, en la calle solicitando algún consejo o recomendación, en los domicilios finalizándolo con un café, una galleta y llevándome unas papas, unos aguacates, unas naranjas o unas chucherías para mis niños ( así me dicen, papá nunca te vayas de Lomo Magullo) y este pueblo permite que el Consultorio se haya podido integrar en la Comunidad que forman, una muestra es que la pregonera anterior y un servidor en estos momentos somos su enfermera y su médico. La relación y el contacto directo con ustedes es una de las ventajas de la medicina y la enfermería en un entorno rural y esto ha trascendido y se conoce en nuestra isla, fuera de ella y hasta se ha hecho mención del trabajo que realizamos en algún medio escrito de tirada local y nacional y esto no se consigue sin la relación existente entre el Consultorio y la Comunidad. Esto nos ha permitido que nos hayan elegido dos médicos y dos enfermeras residentes para formarse con nosotros, que haya médicos y enfermeras que solicitan pasar un período de tiempo en el Centro y que todas la auxiliares de enfermería que han trabajado o trabajan en Lomo Magullo, que nos han permitido dar un gran salto cualitativo en los servicios prestados, ya formen parte de la Gran Familia del Consultorio de Lomo Magullo.

 

Hemos llorado despidiendo a personas de este pueblo, quizás a demasiadas en estos últimos tres años, algunas vecinas y vecinos de esta plaza, en algunos caso hemos tenido el inmenso privilegio de asistirlos hasta su despedida, en su casa, con los suyos aportando compañía, confort y amor como en ningún otro lugar es posible, cada partida nos generan una sensación de frío que no se puede arropar, el corazón helado que se te queda cuando alguno de nuestros vecinos se va, podría seguir intentado expresar lo que se siente ante la ausencia, ante las ausencias, pero mucho mejor que yo lo escribió el poeta contemporáneo Luis García Montero, director del Instituto Cervantes y viudo de Almudena Grandes fallecida en 2021.

 

“La ausencia es una forma de invierno”

Como el cuerpo de un hombre derrotado en la nieve,
con ese mismo invierno que hiela las canciones
cuando la tarde cae en la radio de un coche,
como los telegramas, como la voz herida
que cruza los teléfonos nocturnos,
igual que un faro cruza
por la melancolía de las barcas en tierra,
como las dudas y las certidumbres,
como mi silueta en la ventana,
así duele una noche,
con ese mismo invierno de cuando tú me faltas,
con esa misma nieve que me ha dejado en blanco, pues todo se me olvida
si tengo que aprender a recordarte.

 

Desde aquí identifico muchísimas caras, a muchísimas familias, y tengo el privilegio y la responsabilidad de conocer sus realidades, su sufrimiento, su dolor y es que en mi pueblo hay mucha patología, muchas personas mayores, muchas personas con enfermedades graves, crónicas y mentales, hay bastante soledad. Hay mucho por hacer. Y tengo claro que una parte nos toca al sistema sanitario y otra a la comunidad, familias y personas. Juntos tenemos un reto por delante. Como médico de Lomo Magullo no se si entre ustedes me quedan semanas de trabajo o estaré muchos años, o terminaré aquí mi carrera profesional, sea como sea toca gestionar una pequeña parcela sanitaria que nos obligará a salir de la consulta, para animar a mis vecinos a ser protagonistas en el cuidado y mantenimiento de su salud. No todas las soluciones a nuestros problemas de salud se encuentran entre las paredes del Consultorio, no podemos medicalizar los problemas de la vida, juntos tendremos que identificar los problemas y buscar dónde y cómo encontrar soluciones. Lógicamente poco podremos hacer solo, pero ahí está el reto, trabajar para que todo este proceso no dependa del equipo sanitario que esté, sino de la Comunidad.

 

La medicina es mucho más que curar. La sanidad son personas y en las personas está la vida. La sanidad pública es uno de los pilares de una sociedad moderna. Necesitamos trabajar la medicina siempre en consonancia con la ciudadanía, la comunidad, y para ello precisamos una sanidad pública potente y fuerte, una sanidad que tenemos que cuidar entre todos.

 

La normalización progresiva de la situación sanitaria ha permitido que en nuestra tierra se vuelvan a recuperar las fiestas y desde hace meses El Patronato El Naciente ha trabajado con mucha ilusión y esfuerzo en un programa de las Fiesta que hoy comienzan, que es muy atractivo y animado, atendiendo a la tradición y en el que se ha pensado en todas las edades, por lo que les invitamos a participar de todas las actividades programadas. Serán las fiestas del reencuentro, unas fiestas muy esperadas tras tres años de parón forzoso.

 

Llegan las fiestas de Lomo Magullo, las fiestas de un pueblo que esconde entre las letras que conforman su nombre:

La L de LEAL a las personas que lo conforman y a sus tradiciones.

La O de OPTIMISTA pese a las dificultades y la adversidad.

La M de MODÉLICO en el cuidado de sus mayores.

La A de ACOGEDOR para los que venimos de fuera.

La G de GENEROSO compartiendo lo mucho o poco que puedan tener.

Y la U de ÚNICO no hay otro como este pueblo ni como sus habitantes.

 

Es el momento de disfrutar con la familia, con los vecinos, de abrazar a quien hace tiempo que no ves, de extrañar a quien no puede venir y de llorar a quien ya no está. Compartamos esperanza y compartamos vida.

 

Vecinos y vecinas de Lomo Magullo, muchísimas gracias, que comience la fiesta con moderación y prudencia, que siga la vida, y les deseo que pasen unas buenísimas fiestas en honor a la Virgen de las Nieves, Celestial Alcaldesa Mayor y Perpetua de la Ciudad de Telde.

 

Muy buenas noches a todos y otra vez de corazón gracias.

 

 

Concierto de Araguaney

Dos horas antes, desde las 19.00, la Banda de Agaete recorrió el barrio en un pasacalles. Y a continuación tuvo lugar la inauguración de la escultura en homenaje al cincuenta aniversario de la Traída del Agua. Y para cerrar la noche, tras el pregón, la actuación del grupo teldense Araguaney.

 

Y en la jornada de este sábado, Lomo Magullo disfrutará de una exhibición de perros de las razas presa canario y podenco (10.00 horas),  una partida simultánea de ajedrez (18.00 horas), una eucaristía. (18.30 horas), el izado de la bandera y encendido de la cruz anunciadora de la Montaña de Los Barros (19.15 horas) y una verbena con Estrella Latina y el grupo N-Klave (23.00 horas).

 

Mientras que el domingo se celebrará el Día del Vecino, con la degustación de una paella u la actuación de Pepe Benavente (12.00 horas y la representación de la obra de teatro infantil El Pollo del Arlequino (20.00 horas).

 

Comentarios

  • Juan F Hernández
    24/07/2022 - 10:06

    Pregonero de lujo para Lomo Magullo. Felicidades Don Juan Luis. Lo otro totalmente de acuerdo con los comentarios, el señor ese que se cree presidente de una dictadura sobra con comentarios fuera de lugar, dejando muy mal al pueblo, sentí vergüenza ajena oír esos rebuznos por el micrófono de un presidente que trata a los miembros del patronato como si fueran sus criados

    23
    0
  • María Sarmiento
    24/07/2022 - 07:54

    Malas caras, prepotencia, hicieron las cosas mal en su tiempo, condenados y aún le deja el pueblo del Lomo Magullo hacer fiestas… increíble y un señor que no es del pueblo. Somos ignorantes. Donde están las fiestas fe antes del Lomo Magullo? Queremos fiestas como las de antes no estás con días de relleno y presidentes con aires de Jefe de la tribu. Por favor lomo Magullo!!!

    13
    1
  • juan cáceres
    24/07/2022 - 00:40

    Enhorabuena para el Pregonero, Don Juan Luís Burgazzoli. Un médico de familia que se ha ganado el cariño de todos sus pacientes y del pueblo de Lomo Magullo.

    4
    0
  • Beatriz Santana
    23/07/2022 - 18:52

    A José Pérez. Lo fácil es hacer fiestas con dinero como en Lomo Magullo, lo difícil es hacerlas con muy poco dinero que es lo usual actualmente. ¿Por qué? Porque hay que pagar las deudas de la legislatura pasada.

    183
    50
  • Pepe Sánchez
    23/07/2022 - 16:36

    Pregón emotivo y lleno de una persona buena y gran profesional. Juan Luis. Aunque me hubiese gustado que estuviera sólo en él escenario. Al presidente del Patronato que se deje de ser el protagonista, que el protagonista es el pregonero y las fiestas. No sabe estar

    11
    0
  • Carmen Santana
    23/07/2022 - 15:16

    José Pérez D.Servando estaba en el pregón de la Majadilla por suerte tenemos un solo cuerpo y no podemos estar en dos lugares a la vez . Los concejales se comparten cuando coinciden actos a la misma hora . Por cierto D.Servando es un gran concejal ,aunque a usted no le guste .

    61
    10
  • antonio RODRIGUEZ
    23/07/2022 - 14:27

    Mario, dos voladores más, y no te luces mejor, vive la fiesta y si no puedes con tus complejos, no seas perretoso, Salvador, presidente , muchas gracias y le reconocemos su gran trabajo, no se marche de la presidencia hasta que vengan "los Marios" que saben hablar mejor que usted. Viva la Virgen !!

    1
    6
  • Elvira
    23/07/2022 - 13:58

    Enhorabuena por ese emotivo pregón. No tengo calificativos para elogiar a su maravillosa intervención. Gran profesional y maravillosa persona Juan Luis . Gracias

    12
    0
  • Mario Suárez
    23/07/2022 - 11:55

    Chapooo al pregonero y lamentable la Intervención del presidente del patronato. Una mujer es bonita con ropa y sin ropa. El concejal de igualdad Jonay López no reacciona antes esos comentarios despectivos hacia una mujer “hoy estás bonita”. Vaya panda . Viva los burros en la carrera

    106
    3
  • Lucía medina
    23/07/2022 - 09:22

    Y la defensa por los burros?????

    26
    32
  • José Pérez
    23/07/2022 - 09:02

    Una pena que el concejal de festejos Servando Gónzalez no se acercará anoche, podría aprender cómo se hacen unas fiestas. El pregón con más público que San Juan y que San Gregorio junto. Aprenda

    122
    102
  • Víctor Sosa
    23/07/2022 - 08:59

    Enhorabuena Juan Luis por emocionarnos con este sentido pregón, lleno de sentimientos y hecho con el corazón.

    6
    0
  • Manuel Lozano
    23/07/2022 - 08:33

    Me quito el sombrero ante el pregón de Juan Luis, un pregón de nivel para Lomo Magullo. La única tristeza es las palabras que estaban fuera de lugar del señor que estaba a su lado, creo que es el presidente de las fiestas.

    36
    24

Enviar Comentario

X