17/06/2022 - 20:41

Castellano apela en el pregón de San Juan a que "todos tenemos que remar, incluso desde  la diáspora, para relanzar Telde"

El conocido periodista teldense dio el pistoletazo de salida a las fiestas patronales de la ciudad

Castellano apela en el pregón de San Juan a que
Momentos del acto de esta noche/TA.

El periodista Nicolás Castellano dio el pistoletazo de salida esta noche a las fiestas patronales de San Juan Bautista de Telde, con la lectura del pregón anunciador en el Rincón Plácido Fleitas.

 

Nicolás Castellano, periodista de la Cadena Ser en la redacción central de Madrid y que está especializado en contenidos sobre cooperación, desarrollo y migraciones forzosas, artículó un pregón en el que alternó vivencias de su pasado teldense con reflexiones actuales para anunciar los fastos sanjuaneros, "unas fiestas de las que tanto aprendí de pequeño y que sigo añorando ahora que soy un teldense más en la diáspora, uno de los pibes de Telde, que ahora, algo plateado por las canas, sigue recorriendo el mundo", dijo.

 

Tras una presentación que corrió a cargo de su amigo y también periodista Gaumet Florido, quien alabó la trayectoria personal y profesional del pregonero, Nicolás Castellano comenzó su intervención rememorando su etapa de juventud y su paso por calles, rincones y edificios de San Juan en las que se formó como "adolescente inquieto y novelero", y en los que empezó "a soñar con escribir y con viajar, con conocer a gente diversa, que me aportaran vivencias, cultura, sabiduría y también, por qué no, alegrías".

 

La Biblioteca de San Juan, donde "buceaba con avidez por las páginas de todos los libros que me llamaban la atención", descubriendo a referentes como Hemingway o Ryszard Kapuscinsky, o lugares de ocio como El Casino, El Siglo o La Finca, "la cantera" de las pibes y los pibes de Telde que descubríamos en plena adolescencia lo que era la fiesta, la noche, las complicidades". Y también el ambulatorio de San Juan, donde acudía a la consulta del pediatra Heriberto Zerpa, "otro fiestero ilustre de esta ciudad", y de las fiestas de San Juan en sí, que representan “la parte más lúdica y necesaria en esta vida".

 

El barrio de San Juan fue también el escenario en el que Nicolás Castellano firmó sus primeros pinitos como periodista en prácticas en el Canarias7. Y en el que conoció a otros compañeros de profesión y amigos como Gaumet Florido, Carmelo Ojeda, Adolfo Santana o Pepe Naranjo.

 

Uno de los temas actuales que centró su pregón fue el fenómeno de los movimientos migratorios. Y es que precisamente la primera vez que realizó una crónica a nivel nacional en la Cadena Ser, hace hoy 23 años, fue sobre el naufragio de una patera que se dirigía hacia las Islas. "¿Hasta cuándo seguiremos permitiendo que se sigan estrellando miles de vidas contra estos muros inhumanos que hemos levantado? Que la ruta canaria sea hoy la más mortífera del planeta, con más de 4.000 vidas ahogadas solo en 2021 intentando buscar refugio o prosperidad, no sólo nos tiene que avergonzar sino que debería ser motivo para que digamos basta¡ y que exijamos un cambio de modelo en las leyes de extranjería y asilo", espetó Castellano.

 

Y recordó que la costa de Telde, en concreto la bahía de Melenara y la de Gando, "fueron en un tiempo no tan lejano lo que hoy son las de Tánger, El Aaiún, Nuadibú o Dakar, los puertos de salida de los canarios que salían a la desesperada buscando esperanza". "No traicionemos nuestra memoria", exclamó.

 

Nicolás Castellano también aprovechó el pregón para hablar de los conflictos en el Sáhara Occidental, en Mali y en Ucrania. "La Guerra es igual también en las antípodas, la muerte, las caras de miedo y horror que he visto en la mayor huída forzosa de población desde la Segunda Guerra Mundial desde Ucrania hacia multitud de países europeos es una de las peores experiencias profesionales que he vivido en estos 22 años, pero en las antípodas, en otros 30 conflictos armados que hay hoy activos en el mundo, la gente muere y sufre igualmente", aseguró.

 

En el tramo final, el pregonero profundizó en San Juan, en Telde y en sus gentes. "Estamos en un municipio donde hay mucho talento", mentó Castellano refiriéndose a la diseñadora Helena Rohner, e instando a, entre todos, buscar la fórmula para allanar el camino a las futuras generaciones.

 

Y agradeció a su familia el apoyo y la paciencia que le brindan cada vez que pisa como enviado especial lugares tan peligrosos como Kiev, Haití o Fukushima. "Estoy muy orgullo de mis orígenes humildes, de mi familia pescadora, agrícola y ganadera que me dejaron nacer aquel sueño de futuro periodista, que me han ayudado a que otro pibe de Telde pueda ejercer la profesión para la que se formó, con la suma de las becas públicas, sino habría sido imposible", subrayó haciendo también una defensa de los derechos básicos. "Sin educación pública de calidad seremos una sociedad más pobre en todos los sentidos", añadió Nicolás Castellano.

 

Por último, el pregonero se despidió invitando a la ciudadanía teldense a disfrutar en estas fiestas de San Juan "del encuentro, de las sonrisas, del intercambio, de la música y de lo que venga …".

 

"Señoras y señores, pibas y pibes de Telde  queridos visitantes, disfruten de la hospitalidad de San Juan y de sus gentes, gocen todo lo que puedan de sus fiestas. Como se del valor del tiempo, a los de la radio normalmente nos dan un minuto y sé que hoy he abusado un poco del reloj, no me alargo más. Queridas y queridos todos, es hora ya de disfrutar de estas fiestas de San Juan 2022. ¡Viva San Juan¡", concluyó dando por iniciadas las fiestas patronales.

 

La alcaldesa Carmen Hernández le entregó al pregonero una escultura del artista José Robaina.

 

El acto, al que asistió el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, y una nutrida representación de representantes públicos, así como de la sociedad teldense, finalizó con la interpretación de varias composiciones por parte de la cantante teldense Mariví Cabo, acompañada de su madre Balbina López,  Federico Santana y de un grupo de músicos con Manuel Peñate al frente.

 

 

 

 Presentación y Pregón de las Fiestas de San Juan Bautista de Telde 2022

Presentación a cargo de Gaumet Florido

Pues parece Nico que ya se ha convertido en una tradición que yo sea tu telonero. Más allá de la broma, sabes que es un orgullo acompañarte aquí y presentarte, aunque en verdad creo que tú, a estas alturas, no necesitas presentación.

 

En todo caso, agradezco que me hayan invitado por dos razones. Una, por lo que he dicho, porque es un orgullo darte paso, porque te admiro y por tantas cosas compartidas. Y dos, porque me complace ser testigo de primera mano de cómo esta vez sí la tierra reconoce a sus hijos. Porque aunque este no deja de ser un acto festivo, cuando un pueblo elige al pregonero de sus principales fiestas, en realidad está haciendo un reconocimiento a su figura, que es justo lo que hoy hace el pueblo de Telde con Nicolás Castellano Flores.

 

Y lo hace porque no es uno más, no eres uno más. Primero, por tu periplo vital. Porque creo sinceramente que eres un espejo en el que deberían mirarse los niños y niñas y jóvenes de nuestra ciudad. Un teldense sin padrino ni mecenas, de familia trabajadora, criado a caballoentre Hoya Aguedita, un barrio chiquito y poco conocido, y de Melenara, de orgullosas raíces marineras, de aquí al lado, en Melenara, formado además en la enseñanza pública, a base de becas, ha logrado convertirse en una referencia de la comunicación radiofónica en España. Por tanto, eres un vivo ejemplo de que cuando hay talento y tesón, se puede.

 

Y segundo, por tu brillante trayectoria profesional. Le acabamos de ver, hace nada, jugándose el tipo en esa tragedia bélica de Ucrania, donde no solo fue el corresponsal de la cadena Ser, sino que colaboró con varios medios, entre ellos, varias televisiones. Un hijo de Telde contando al mundo la guerra que hoy mantiene en vilo al mundo. Se dice pronto. Con todo, para los que le seguimos, la proyección que le ha dado cubrir este conflicto no es sino la consecuencia natural de una trayectoria intachable, propia de lo que eres, un periodista de raza, comprometido, de esos que bajan a la arena, que se implican, que dan la cara. Y eso no sale gratis, exige peajes y sacrificios personales.

 

Pero es que, además, todo eso lo hace poniendo voz a las causas justas, a las luchas olvidadas, como las de los pueblos saharaui y palestino, a tanto dolor silenciado, y a las vidas varadas en las fronteras, cuando no, ahogadas en el mar. Siempre en su afán de remover conciencias, de sensibilizar.

 

Reportero, como le gusta llamarse, se vinculó a la Ser nada más licenciarse, por la Complutense, en Madrid, en el 2000. Y ahí sigue, 22 años después, contando historias por medio mundo, desde el terremoto de Haití de 2010 al accidente nuclear de Fukushima, en Japón. La lista, créanme, sería interminable. Reportajes en México, India, Jordania, Italia, Colombia, Guatemala, Honduras… Pero sobre todo nos ha acercado al mundo africano, ese al que tanto damos la espalda y del que solo nos acordamos para ponerle barreras.

 

Ha sido autor o coautor de cuatro libros, guionista del documental El Naufragio, 30 años de memoria sumergida, sobre el fenómeno migratorio, Premio Andalucía sobre Migraciones, y ha sido merecedor de inmurables reconocimientos, como el premio Codespa de Periodismo, que le entregó el rey, el Premio Desalambre, de Eldiario.es, la Medalla de Oro de Cruz Roja Española o el Premio Derechos Humanos del Consejo General de la Abogacía.

 

Sin embargo hoy, Nico, cosas de la vida, el premio nos lo das tú a nosotros, con tu presencia y con tu pregón. Enhorabuena. Sin más. Nicolás Castellano.

 

Pregón de Nicolás Castellano

Qué tal, buenas tardes , o buenas noches , alcaldesa , autoridades , queridas y queridos sanjuaneras y sanjuaneros , amigos y familia. Muchas gracias por acogerme hoy aquí y por este regalo de permitirme dirigirme a ustedes para pregonar una de las fiestas más importantes no sólo del municipio sino sin duda de Canarias , y que voy a decir yo, hasta del planeta ¡ Unas fiestas de las que tanto aprendí de pequeño y que sigo añorando ahora que soy un teldense más en la diáspora, uno de los pibes de Telde, que ahora algo plateado por las canas, sigue recorriendo el mundo.


Estoy aquí por ser periodista , me dedico a contar lo que le pasa a la gente , pero déjenme que les diga( esto seguro que no lo sabía la alcaldesa cuando me invitó a pronunciar este pregón ) que también creo que estoy aquí por "bailongo y por fiestero", que si esas paredes del Casino hablaran quizás habría que añadir otras líneas a mi currículum sobre mis habilidades en el baile o con el “Happy Hour” que se hacía aquí los viernes, madre mía¡ Mejor no se lo imaginen :)


En cualquier caso , de la mano del periodismo y de mi aprendizaje de los conceptos básicos de la fiesta en este barrio, les propongo un viaje en los siguientes minutos, en el que vamos a alternar el flashback con algunas reflexiones sobre el momento actual , pero tranquilas y tranquilos , será breve y terminará de la mejor manera , dando el pistoletazo de salida o el chispazo que desembocará en nuestras mágicas hogueras de San Juan .

Sí , aquí en estas calles me formé como adolescente inquieto y novelero , esto último me ha venido muy bien para la profesión , pero también en estos rincones y en algunos de sus edificios empecé a soñar con escribir y con viajar, con conocer a gente diversa , que me aportaran vivencias, cultura, sabiduría y también por qué no alegrías . Aquí , y a esa edad, empecé a fantasear con ser uno de los contadores de historias que yo escuchaba metidos en la radio del coche de mi padre o en los transistores de las cocinas de mis abuelas, Agustina y Finita. Algo que se fue alimentando y creciendo cuando buceaba con avidez por las páginas de todos los libros que me llamaban la atención, por ejemplo, en la Biblioteca Montiano Pláceres, que está aquí al lado.

 

Les confieso que me llevaba los apuntes del Instituto , o si tenía que buscar documentación para hacer algún trabajo me paseaba por muchas de las estanterías , pero al final siempre acababa haciendo lo mismo , preguntando al personal de la biblioteca por los libros que me abrían la mirada desde San Juan, desde Telde, a otros rincones del planeta, buscaba con ansia las páginas que me hicieran curiosear en otras latitudes y experimentar otras vidas. Así descubrí por ejemplo a un tal Hemingway , recuerdo leer con 17 años “ El viejo y el mar”, la fabulosa ficción de ese pescador octogenario que en muchas cosas me recordaba las vivencias de la gente de la mar de Melenara , que me contaba mi eterno gran pescador favorito , mi abuelo, Chele.

Luego descubrí a otro señor con un nombre muy raro, la primera vez que lo escuché, Ryszard Kapuscinsky, pensé , uyh ¡ yo a ese no lo voy a leer porque no me voy a enterar de nada , pero al saber que era periodista , que recorría el mundo, sobre todo África para explicar conflictos o paradojas de este planeta, pues claro , fue caer en mis manos “ Un día más con vida “ y querer agarrar el macuto y arrancar corriendo para Angola a ver cómo era ese país tan complejo que describía el gran maestro polaco, que ya me terminó de enamorar de la profesión al publicar “Ébano” estando yo ya en la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense , en Madrid . Allí por cierto crecí académicamente y personalmente porque aprendí mucho también de un gran compañero de viaje en esta vida como es mi amigo Gaumet Florido, uno de los mejores periodistas que conozco .

Pero tranquilos que no voy a estar tirando solo de Bibliografía de la Biblioteca de San Juan como la llamábamos los compañeros. Porque sí , aquí crecí también como fiestero , fíjense , el barrio me incitaba a ese aprendizaje. En frente de la biblioteca había un Pub mítico que me sirvió también de escuela de baile y de conversaciones ilusionantes , en esa época se llama El Siglo, que juntos al Casino y La Finca se convirtieron en “la cantera” de las pibes y los pibes de Telde que descubríamos en plena adolescencia lo que era la fiesta , la noche, las complicidades , pero el culmen de ese curso de crecimiento en la vida de “Dioniso y Baco” eran cada mes de junio estas fiestas de San Juan. Aquí arrancaba nuestro tour de verano con mi grupo de amigos,  que acababa en mi querida Melenara , coincidiendo con el final de las vacaciones escolares,  cuando nos "descoyuntándonos" en las verbenas del solajero o en "la amanecida" sobre esa arena negra.

Les confieso que he “rumbeado” mucho por esos mundos , he disfrutado de otras muchas celebraciones populares en muchos rincones del planeta , incluidas fiestas de San Juan en Alicante, en Barcelona , en Baleares o en San Juan de Puerto Rico , pero al final, todos los motores de los recuerdos, los afectos y el aprendizaje de lo que supone una ciudad en fiestas lo aprendía ahí , mirando de frente al escenario que se sigue instalando en esta Plaza de San Juan . Así que a este barrio está claro que me vinculan al menos 3 cosas claras : Lo primero ( sobre todo por quedar bien , que está aquí Carmen, mi madre,  delante :)) la biblioteca, donde comencé a soñar con ser un reportero que se recorriera el mundo para contárselo a los demás. Lo segundo , el centro de salud , si , “ el seguro “ como le decían en casa, a donde venía a la consulta del pediatra Don Heriberto Zerpa , que por cierto es otro gran fiestero ilustre de esta ciudad . Y lo tercero que me vincula a San Juan , es la fiesta, la parte más lúdica y necesaria en esta vida .

En ese curso progresivo de pibe teldense disfrutón hay una época de la que guardo especial cariño. Las primeras salidas , cuando a eso de los 15-16 años nuestros padres nos permitían "salir" por primera vez, y mi primer destino fue el Casino de San Juan . No había sala de fiestas más mítica, más bonita , más grande , con mejor iluminación discotequera que esa. Para mis amigos, Gonzalo , Oliver El Chino, Los Gemelos , Felo , René , David, Los Kikes, Floro etc … citarnos los viernes en El Casino era como quedar en el mejor club exclusivo del planeta , vamos ¡¡¡ Que el Casino era mejor ante nuestros ojos que cualquier club hoy de Ibiza o Mykonos.. Aquí dentro tengo que confesarles que amplié mi vocabulario: descubrí lo que era una tarima , nos subíamos a las escalera o a las mesas para bailar aquellas canciones de los 90, unos temazos como “Ritmo de la noche” o el “Please Dont Go” , ojo, lo hacíamos siguiendo la coreografía como si fuéramos profesionales . Siempre El Casino era el punto de arranque de la noche , que fue variando a medida que crecíamos y se convertía por ejemplo en el lugar donde disfrutaba muchísimo con mis compañeros de los juveniles del Unión Marina . Aquí también claro fue el lugar donde por primera vez descubrí lo que era el verbo “ligar”, pero de esta parte mejor corramos un tupido velo , aunque los pibes de hoy no saben lo divertido que era aquello, porque ahora ellas y ellos se “pillan” o se enamoran en la mayoría de los casos mirándose antes por una pantalla que mirando cara a cara a unos ojos de ensueño .Tranquilos que no me voy a poner romántico ¡

Déjenme que les comparta también que mis primeros pinitos como periodista los hice en este barrio , en este ayuntamiento y en este municipio escribí mis primeras historias como periodista en prácticas en el Canarias 7 y lo hice sentado al lado de otro maestro del oficio, que también es de Telde , el incansable Carmelo Ojeda, en la antigua sede del periódico que estaba aquí arriba. Y, sí, otra al aprendizaje de la fiesta , aquella oficina tenía vistas por cierto a La Finca, ese otro pub donde disfruté tanto de la edad de la alegría y de la falta de preocupaciones como fue la adolescencia . Era la época de Telde como centro de atracción del ocio nocturno , venían centenares de jóvenes de muchos puntos de la isla a hacer cola para entrar a La Finca, al Siglo. Etc ;)


En aquellas habitaciones con suelo de madera gruñona que hacían de redacción del periódico en Telde fue donde le puse cara a uno de aquellos tipos que yo leía en el mismo diario y al que soñaba parecerme , un tal Pepe Naranjo , que entró ahí una mañana con su barba, digamos “finamente” que poco arreglada , sus gafas redondas y sus vestimentas informales y me dije , en serio me quiero parecer a este ? ;) Pero sí , en serio , ha sido uno de los mejores encuentros de mi vida, seguir la estela de Pepe, haber construido una amistad como la nuestra y seguir aprendiendo de cada charla con él ha sido uno de los mejores regalos que me ha dado esta profesión . No sólo es unos de los mejores periodistas en castellano en el mundo , es un amigo mejor aún que las letras que enhebra como nadie.

De Pepe quería seguir su camino de reportero , recuerdo que esa época cubrió unas inundaciones mortales en Venezuela y poco después , cuando ya estaba en mis primeras prácticas en la Cadena SER en Las Palmas, contó el primer naufragio de una patera en la ruta canaria , 26 de julio de 1999, playa de la Señora , Fuerteventura , 9 marroquíes murieron ahogados a sólo unos metros de la orilla . Pepe no se conformó con contar las muertes con números , decidió junto a Juan Medina , el gran fotoperiodista de las migraciones de la agencia Reuters , empezar a viajar a la otra orilla para conocer los porqués de estos viajes desesperados y de estas muertes . Cuando publicó sus primeros reportajes del Sáhara o cuando fue a visitar a las familias de los primeros jóvenes de Mali que arribaban a nuestras costas yo supe que quería hacer exactamente eso , ir a buscar respuestas a las preguntas sobre las migraciones forzosas a donde empiezan los sueños, donde arrancan los caminos , a sus países de origen y tránsito . Más tarde compartimos viajes por el Sáhara Occidental , Mauritania , Senegal , Mali y espero que nos queden muchos más.

Estoy seguro de que si estoy aquí es porque quieren escuchar también sobre mi profesión y quien es hoy aquel pibe de Telde que disfrutaba de las fiestas de San Juan. La primera vez que hice una crónica a nivel nacional en la SER fue hace 23 años, me tocó dar la noticia del primer naufragio de la ruta de las barquillas o pateras a Canarias , y hoy, 28 años después de la llegada de la primera patera documentada a estas islas , seguimos fracasando como sociedad al permitir un sistema migratorio sin sentido , que causa más muertes que nunca y que tampoco logra su supuesto objetivo , que no vengan o que vengan menos . Permítanme que lance una pregunta como periodista , ¿hasta cuándo seguiremos permitiendo que se sigan estrellando miles de vidas contra estos muros inhumanos que hemos levantado ? Que la ruta canaria sea hoy la más mortífera del planeta , con más de 4000 vidas ahogadas solo en 2021 intentando buscar refugio o prosperidad , no sólo nos tiene que avergonzar sino que debería ser motivo para que digamos basta¡ y que exijamos un cambio de modelo en las leyes de extranjería y asilo . Y no, ese cambio a un modelo de movilidad más justa no se tiene que articular desde el punto de vista utilitarista porque hay hoy muchos sectores que necesitan mano de obra y por eso les tenemos que permitir ahora la entrada, no¡ Todos tenemos derecho a movernos como dicen claramente los artículos 13 y 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos . Las y los migrantes no son brazos son personas y tienen exactamente los mismos derechos. Y otra cosa, no levantemos más muros mentales o burocráticos a los que ya forman parte de nuestra sociedad , especialmente a los hijos de los que llegaron hace años , basta de “otrorizar” a nuestros vecinos porque tengan un nombre o un apellido distinto al habitual, basta de colocar ladrillos de prejuicios a los descendientes de los que abrieron el camino hacia sus nuevas vidas .

Sobre esto, uno de los comportamientos que más me llama la atención en Europa y particularmente en los países mediterráneos es la desmemoria. Sí , el olvido , yo diría que intencionado, de quienes hemos sido un pueblo en constante movimiento, todas y todos tenemos algún eslabón familiar que ha tomado el camino de salida hacia otros lares en busca de una oportunidad . Si hay un lugar donde entienden bien esto es aquí , en Telde .

Yo lo entendí mucho mejor gracias, de nuevo, al periodismo , leyendo y escuchando precisamente a otro gran periodista de Telde, Adolfo Santana , amigo de mi padre y amigo de media isla . Se me quedó grabado en la memoria un reportaje que publicó en Canarias 7 donde reconstruye la tragedia del “Valbanera”, un barco en el que viajaban muchos emigrantes canarios cargados de sueños y que se hundió en el Caribe , camino de La Habana en septiembre de 1919. Lo leí antes de que se cumpliera un siglo de aquella tragedia y saben lo que me llamó la atención del titular ? Que aquel naufragio llenó de dolor a muchas familias de Telde , porque en ese vapor de la esperanza murieron ahogados muchos de nuestros paisanos que simplemente buscaban su derecho a la prosperidad , salir de una tierra empobrecida como era la nuestra en aquella época y que acabaron encontrando la muerte en el fondo del mar . Leer teldenses y tragedia me activó todos los mecanismos de empatía, más cuando descubrí en aquel reportaje de 2011 que uno de los muertos , a los que sí se les ponía nombre , no como ahora con los náufragos de las pateras , era Juan Florido Herrera, de 19 años cuando se subió al barco junto a más de 1200 emigrantes , era el tío de José Florido, del Valle de Los Nueve, padre de mi amigo Gaumet. . No era una cifra, era un nombre propio y una familia rota por el dolor, aquí en Telde , en mi tierra. Y aquí lanzo otra pregunta : ¿ Por qué no empatizamos tanto como sociedad cuando los muertos no son exactamente de nuestro pueblo? ¿ Cómo es posible que miles de familias estén rotas de dolor en África porque han perdido ahora a sus seres queridos en la ruta a Canarias y ni siquiera nos molestamos en identificarlos y enterrarlos con sus nombres? Son incontables las tumbas de “ Los Nadie “ como los bautizó Galeano, los náufragos de nuestro tiempo que pueblan los cementerios canarios . Un ejercicio de fijarnos en el espejo de la memoria es necesario para reparar también esto . La muerte y el duelo no son diferentes si suceden en Telde, en nuestras aguas o en las antípodas . La familia Florido tardó mucho tiempo en saber que su ser querido había muerto en aquel sueño frustrado por la mar , lo mismo que les pasa hoy a miles de familias en la orilla africana.


No olvidemos , y se lo recordaba estos días el cronista de Telde a Gaumet, que las costas de Telde, en concreto la bahía de Melenara y la de Gando fueron en un tiempo no tan lejano lo que hoy son las de Tánger , El Aaiún , Nuadibú o Dakar, los puertos de salida de los canarios que salían a la desesperada buscando esperanza.
No traicionemos nuestra memoria.

“ En las antípodas todo es idéntico” canta Javier Krahe y me recordaba estos días otro querido amigo periodista , Magec Montesdeoca . Sin embargo , en otra experiencia profesional reciente , la cobertura de la nueva invasión rusa de Ucrania , donde he estado 35 días como enviado especial, he vuelto a asistir a esta especie de juego de empatía selectiva , donde parece que al ser una guerra “ más cercana “ somos capaces de entender o solidarizarnos más con las víctimas de este conflicto armado que con respecto a otros que realmente si tenemos cerca , fíjense en el caso del Sáhara Occidental o de Mali , que tenemos a tiro de piedra , sin embargo nadie ofrece su casa para acoger a una familia maliense como ha pasado de manera maravillosa, por cierto, con el movimiento de solidaridad que sí se ha dado hacia los ucranianos .

La Guerra es igual también en las antípodas , la muerte , las caras de miedo y horror que he visto en la mayor huída forzosa de población desde la Segunda Guerra Mundial desde Ucrania hacia multitud de países europeos es una de las peores experiencias profesionales que he vivido en estos 22 años , pero en las antípodas, en otros 30 conflictos armados que hay hoy activos en el mundo , la gente muere y sufre igualmente . Ese miedo y ese terror lo he visto en las caras de los sirios , los congoleños, los rohingyas , los sursudaneses o los somalíes por citar alguna de las poblaciones con las que he trabajado cubriendo sus éxodos. Ojalá recibamos a los pocos refugiados que llegan realmente a nuestras costas o a nuestras fronteras con la misma empatía que lo estamos haciendo con los ucranianos y , sobre todo, apliquemos la ley de asilo de la misma manera con todos los que llegan , no al son de los intereses geoestratégicos del momento . La convención de Ginebra sobre El Estatuto de Refugiados de 1951 , hecha para proteger a los refugiados europeos de la Segunda Guerra Mundial , es igual para todos los refugiados , igual que nuestra ley de asilo , sin embargo a un ucraniano se les da los papeles en 11 horas tras llegar a España y a un maliense puede tardar dos o tres años solo en recibir la respuesta . Casi 4 meses después del inicio de la segunda invasión rusa de Ucrania, al menos en este siglo. Nadie discute el derecho de los ucranianos a encontrar refugio para sus hijos, no tendríamos que discutir ese derecho a nadie. Que nuestro ejercicio de empatía con Ucrania se contagie a los otros necesitados de protección , porque la necesitan y porque no dárselas vuelve a traicionar nuestra memoria reciente como refugiados que tuvimos que huir de una guerra Civil y de las cadenas de una dictadura.

Y sí, en la diáspora , en el éxodo , en las antípodas, todo el mundo quiere ser feliz y quiere celebrar sus fiestas. Hoy que vamos saliendo de lo peor de la pandemia de la COVID 19 lo hemos hecho con más ganas de disfrutar que nunca , vamos dando pasos para vencer el miedo que nos inoculó este frenazo a nuestro estilo de vida. La pandemia activó la centrifugadora de todos nuestros miedos: Miedo a morir, miedo a fracasar, miedo a no conseguir trabajo, miedo a que nos dejaran de querer o a no volver a sentirnos queridos…. Todo esto desencadenó en un porcentaje nunca visto de problemas de salud mental, la Organización Mundial de la Salud lo bautizó como una nueva pandemia derivada de los confinamientos … Sin embargo todos tenemos a familiares medicados contra el dolor de la vida…. ¿Qué nos está pasando como grupo? Yo no tengo la respuesta pero sí reivindico que entre todos venzamos el miedo , incluido el que los nuevos iluminados de los discursos de odio tratan de introducir en nuestras sociedades con mensajes racistas , contra la igualdad , o contra las diferentes formas de amarse . La ciudadanía está harta de este exceso de declaraciones conflictivas y amenazantes en nuestras instituciones y en el debate público. Estemos atentos para que no nos pisen los pies y minen la sociedad que queremos. Sacudámonos el miedo pero no dejemos pensar en quienes lo sufren en las antípodas , una lágrima en la arena es la misma en Melenara que en Odessa o Mogadiscio.

Sobre San Juan y sobre Telde me voy a permitir la licencia de lanzarles un par de ideas más. Estamos en un municipio donde hay mucho talento , de aquí han salido figuras del diseño mundial como Helena Rohner , una gran amiga , a la que me une este terruño. ¿Saben de lo primero que hablamos cuando quedamos en Madrid ? De Telde ¡¡ Estoy seguro que si buscamos la fórmula entre todos para fomentar el talento que hay en nuestro municipio seremos capaces de allanar el camino a las futuras “Helenas” Rohner o “Pepes” Naranjo. Aquí mucha gente que se esfuerza cada día para sacar adelante a sus familias , por transformar sus barrios y a los suyos. Entre todas y todos busquemos los mecanismos que fomenten más el talento, que Telde sea aún más un lugar de creación, de intercambio, no seguir siendo conocidos como ciudad dormitorio y desterrar el viejo modelo caduco de los “guiris” plantados en las playas como nuestros únicos frutos. También venzamos la nostalgia, la autocomplacencia , desenterremos esos tópicos de “como aquí no se vive en ningún lado”, porque son todas caras de la misma moneda, es decir , formas de tapar cierto conformismo que acaba cronificando nuestros problemas y nuestros retos. Las altas tasas de desempleo juvenil o de pobreza no tienen una solución mágica, lo sé , yo solo soy un contador de historias , de la de los otros , pero todo tenemos que remar, incluso desde  la diáspora,  para colaborar en relanzar nuestro municipio . Estamos a tiempo de mejorar la sociedad en la que vivimos y Telde por historia , por cultura y por responsabilidad, tiene que contribuir mucho más aún al empuje que haga mejorar nuestra tierra.

Aprovecho este pregón para agradecer públicamente el apoyo y la paciencia de mi familia, de mis amigos y de mis compañeras de camino . Sé lo que hago sufrir a mi madre o a mis hermanos( Paloma, Jose e Ismael) cuando voy a Kiev , Haití o Fukushima pero estoy ahí gracias a ellos. Estoy muy orgullo de mis orígenes humildes, de mi familia pescadora, agrícola y ganadera que me dejaron nacer aquel sueño de futuro periodista , que me han ayudado a que otro pibe de Telde pueda ejercer la profesión para la que se formó, con la suma de las becas públicas, sino habría sido imposible. No permitamos la merma de los derechos básicos que tantos años nos ha costado ganar. Sin educación pública de calidad seremos una sociedad más pobre en todos los sentidos.

Después de recorrer más de 90 países, tengo la suerte de haber vuelto de muchos abismos , el último, el ucraniano , y tengo la fortuna de estar hoy delante de ustedes para mirarme en el espejo de sus caras y decirme quién soy casi 30 años después de descubrir el vocabulario y las sensaciones de la fiesta en este barrio. De subirme a los “cochitos” en el solar donde están hoy los juzgados “nuevos”, de afilar mis paletas con las manzanas caramelizadas, de poner a prueba toda mi dentadura con los “calamares secos” o de jugarme el peluche a “ balinazos” en las tómbolas he pasado a estirar mis neuronas como obrero de las palabras , hasta que las botas, la mochila y el entusiasmo aguanten. Todo esto soy hoy gracias a Telde y en parte también a estas fiestas .

Hagan el favor de disfrutar desde hoy del encuentro , de las sonrisas , del intercambio , de la música y de lo que venga … Señoras y señores , pibas y pibes de Telde , queridos visitantes , disfruten de la hospitalidad de San Juan y de sus gentes , gocen todo lo que puedan de sus fiestas. Como se del valor del tiempo , a los de la radio normalmente nos dan un minuto y se que hoy he abusado un poco del reloj, no me alargo más . Queridas y queridos todos , es hora ya de disfrutar de estas fiestas de San Juan 2022 , !!Viva San Juan¡¡ Muchas gracias ¡¡¡

 

Comentarios

  • Cruz González
    18/06/2022 - 14:14

    ! Qué diferencia con los pregones habituales! Nada de sermón ni de exaltación de santos, nada de academicismos históricos . Nico Castellano ha ejercido de lo que es: un gran periodista que habla ,con amor y gratitud, de su gente y de su tierra. Un ejemplo de coherencia social y de sanísimo orgullo por nuestros valores morales. Más que merecido tiene el título de Hijo Predilecto de Telde.

    23
    26
  • JOSE A SUAREZ A.
    18/06/2022 - 12:23

    Tendrá q explicar a los políticos lo que es la "diaspora"..

    18
    1
  • Juan Santana
    18/06/2022 - 11:36

    Jejeje… los del pp con el pregonero q luego les ponen verdes en la SER, y no fueron al pregón del virula…

    47
    10
  • Matias Zurita
    18/06/2022 - 10:05

    Que gran pregón

    45
    89

Enviar Comentario

X