17/09/2021 - 07:42

Nada nuevo bajo el sol

TA ofrece una reflexión del periodista teldense Gaumet Florido

Nada nuevo bajo el sol

España vive en constante lucha, viendo cada día más lejana la era de paz y de ventura que tan ardientemente anhelo. Si fueran extranjeros los enemigos de su dicha, entonces, al frente de estos soldados, tan valientes como sufridos, sería el primero en combatirlos, pero todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra agravan y perpetúan los males de la nación, son españoles, todos invocan el dulce nombre de la patria, todos pelean y se agitan por su bien…'

 

Si no fuera por el estilo, manifiestamente caduco y un tanto pomposo, y por el léxico, ambos propios de otra época, pocos acertarían a descubrir que este texto no es de ahora, sino de finales del siglo XIX. Lo pronunció María Victoria dal Pozzo, reina consorte de España y esposa del titular de la corona por entonces, el italiano Amadeo de Saboya, y forma parte del discurso de renuncia de aquel monarca español ante las Cortes. Ella, que sí hablaba bien el castellano, fue la encargada de leerlo. Fue un 11 de febrero de 1873.

 

Han pasado 148 años y sobrecoge pensar que siga siendo tan actual. Máxime ahora, en el contexto de bloqueo en el que nos encontramos para la renovación de instituciones clave como el Consejo General del Poder Judicial o la figura del Defensor del Pueblo. Es una pena que la supuesta madurez de la democracia española (por los 40 años que ya acumula de historia) no se corresponda con la madurez de los que nos representan, instalados en el cortoplacismo y la polarización.

 

Al propio Amadeo le tocó vivir uno de esos periodos convulsos y surrealistas de una España que no sabe de consensos, que intercambiaba coronas y repúblicas como si fueran cromos. Ya lo decía Amadeo, como lo han dicho otros tantos, antes y después, los mayores enemigos de los españoles son los propios españoles. Nada nuevo bajo el sol.

 

Gaumet Florido es periodista y redactor de Canarias7.

 

Enviar Comentario

X