18/03/2020 - 12:54

Pasemos a la historia

TA ofrece una reflexión del periodista teldense Ronald Ramírez sobre el actual momento de crisis sanitaria

Pasemos a la historia
Ronald Ramírez (Foto TA)

RONALD RAMÍREZ

Por higiene mental venía con la intención de no nombrar al maldito coronavirus. Hacer como si no existiera, como si sus garras -cepas en este caso- no hubiesen profanado cada rincón de nuestra sociedad. Brindarles un oasis de descanso, compartir otro objetivo en el que centrar la atención y encontrar una evasión ante un tema que nos está consumiendo. Pero no puedo.

 

No puedo porque sería un engaño tanto para los lectores como para mi mismo. Sonaría muy banal hablar de, por ejemplo, los 100 milloncetes que le cayeron de casualidad al rey emérito. Y mira que me apetece profundizar en el asunto. Sin embargo, el Covid-19 hace que hasta un apaño de la mismísima familia real ocupe páginas secundarias en España. Y Felipe VI, que no ha dicho esta boca es mía en la mayor crisis que ha sufrido el país desde la Guerra Civil, creyó que este era el mejor momento para anunciar que le cortaba el grifo al campechano de su padre. Como si no tuviésemos suficiente.

 

«Si cumplimos con nuestra parte, en los libros de historia nos recordarán como los que hicimos posible que la humanidad superase una crisis sin precedentes»

 

En fin, dejémoslo. Como me veo obligado casi moralmente a hablar del virus, lo haré con un tono optimista. Sí, han leído bien, optimista. Y no es que me haya vuelto loco por la cuarentena. A fin de cuentas llevamos tan solo un par de días de encierro forzoso.

 

Pero ahora, además de informar, los periodistas debemos tranquilizar y entretener. Y dar esperanza. Basta de mensajes apocalípticos y de interminables recuentos de infectados y fallecidos. Hay que darle la vuelta al asunto. Hacer ver que llegan semanas en casa para disfrutar de la familia, videollamar a ese amigo que tenemos abandonado, mimar a nuestras mascotas, valorar cosas que nunca habíamos tenido en cuenta y dejar respirar a la ciudad. Menos coches y basuras en las calles, adiós al exceso de ruidos y a la contaminación. Y descanso al estrés y al agobio. Tómenselo con calma, dedíquense tiempo, mediten, ríanse con los memes sin viralizar bulos. Aprovechen, en definitiva, una oportunidad que probablemente no se les volverá a presentar en la vida. Abúrranse.

 

Porque si se aburren por no salir de casa significará que están haciendo lo que deben y que dentro de varias décadas, cuando recuerden este estado de alarma, sus nietos lo estudien en las páginas de historia y Cuéntame lo refleje en alguno de sus capítulos, se podrán sentir orgullosos de no solo haber vivido un acontecimiento histórico, sino de haber contribuido a superar la crisis.

 

Esto es evidente que no es extrapolable al personal sanitario. A ellos, mucho ánimo. Médicos, enfermeros y el resto de trabajadores de hospitales ya han visto con los aplausos programados que tienen nuestro apoyo. Viva ustedes, héroes, y viva, por supuesto, la sanidad pública.

 

Ronald Ramírez Alemán es periodista y redactor de Canarias7 en Telde.

 

Comentarios

  • Ray Moreno
    18/03/2020 - 17:29

    Desde la prensa también es necesario hacer algo de autocrítica. Hemos visto que durante semanas han sido partícipes en la negación de la evidencia, ignorando las verdaderas fuentes fiables de lo que estaba pasando y pasaría (científica) limitándose a ejercer de voceros del gobierno sin mostrar lo que debería ser la prensa, exigiendo la verdad cuestionando lo "oficial" si fuera necesario.

    5
    2

Enviar Comentario

X