FLASH

TELDEACTUALIDAD RADIO: Emisión en directo.

10/01/2020 - 18:41

José Naranjo: "Hemos convertido el Atlántico y el Mediterráneo en fosas comunes"

El periodista teldense reflexiona sobre la realidad africana y el fenómeno de las migraciones

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Periodista afincado en África y Premio Canarias de la Comunicación en el año 2016, José Naranjo se ha convertido, de alguna manera, en el cronista de la realidad del continente vecino. A través de sus múltiples trabajos literarios, ha tratado de mostrar la África menos conocida, y ello es lo que intenta mostrar en su última obra, El río que desafía el desierto y otras crónicas africanas. Una muestra de las sombras, pero también de las luces que siembran el día a día de un territorio al que no se ha sabido mirar y al que se ha obligado a migrar aunque impidiéndoles la entrada de forma legal, por lo que "hemos convertido el Atlántico y el Mediterráneo en fosas comunes".

 

El río que desafía el desierto y otras crónicas africanas trae consigo cincuenta historias que reflejan la realidad de un continente plagado de sombras, guerras y hambre, pero también que posee numerosas luces, relata el periodista Adrián Jerez en un reportaje-entrevista del digital Tiempo de Canarias. "El libro pretende equilibrar la imagen que se tiene de África", asegura su autor, el periodista José Naranjo. Un recorrido en el que el autor ha encontrado "mucha gente que se levanta por la mañana y no sabe si va a poder dar de comer a sus hijos", pero en el que también recoge a jóvenes emprendedores, gente que está en las nuevas tecnologías, mujeres cada vez más empoderadas en un continente que comienza a despertar y a reclamar su propia libertad.

 

No obstante, Naranjo entiende que desde los países desarrollados, se debe "dejar de pensar que en África necesitan de nuestra ayuda" porque, entiende, "pensar eso es un error de partida". Además, recuerda que "son países pobres porque nosotros nos hemos dedicado a extraer recursos naturales, a ese expolio que sigue hoy día". Por ello, entiende que el mundo occidental "debería empezar a retirarse" para permitir su desarrollo y crecimiento propio, "acompañándolos si fuera preciso". Y es que los ciudadanos africanos "tienen las capacidades plenas para salir adelante por ellos mismos".

 

Pero es imposible, desafortunadamente, pensar en África sin recurrir a la inmigración. Una situación que también ha sido devenida por la ruptura del pacto social en muchos países. "Se ha producido una traición por parte de los Gobiernos con sus ciudadanos", algo que ahora tratan de restablecer los nuevos mandatarios. No obstante, Naranjo recuerda que fue Europa, en los años 80, quien "convirtió la migración en una tragedia" impidiendo, por ley, "que los africanos vengan en avión o en barco al cerrar los consulados para la concesión de visados, cuando los movimientos migratorios "han sido algo natural en las sociedades".

 

Y con ese impedimento, y la violencia que Europa ha ejercido "con las vallas de Ceuta y Melilla, o las patrulleras en las costas", los africanos se han visto obligados a recurrir a la patera y el cayuco. Así, "hemos convertido el Atlántico y el Mediterráneo en fosas comunes". Además, Naranjo denuncia la socorrida mención a las mafias cuando se habla de la inmigración, cuando "la primera mafia que ha impedido la migración es Europa". Una situación, a la que se suman también la de los refugiados, en la que "Naciones Unidas es cómplice". Y es ahí donde, en materia de refugiados, donde Europa "no ha sido capaz de cumplir sus leyes y asumir su discurso" al incumplir con los cupos establecidos por los propios países miembro.

 

Pero Canarias, territorio al que llegan muchas de las embarcaciones que salen de África, tampoco ha sido un buen ejemplo. "En el año 2000 se vivieron manifestaciones racistas en las calles de las Islas y en 2006 se lanzaron piedras contra una guagua de menores en Tenerife". Situaciones que sacaron a la luz la peor cara del Archipiélago. No obstante, Naranjo también recuerda escenas como las vividas en muchas playas de las islas, en las que la población se lanzó a ayudar a quienes llegaban en las embarcaciones, "seguro que son la mayoría". A pesar de ello, "me resulta preocupante ver cómo políticos de Cabildos y Ayuntamientos tildan de crisis no poder acoger a 170 niños" en un territorio donde viven dos millones de personas y recibe 15 millones de pasajeros, y recuerda que "la crisis trae en patera a niños que también son nuestros y tenemos que proteger".

 

Fuente: Texto de Adrián Jérez (Tiempo de Canarias).

 

Comentarios

  • Juan Martínez
    11/01/2020 - 18:53

    África tiene países más ricos que los europeos que ponen sus nombres en camisetas futbol equipos "ricos" además practicantes de la misma religión , ¿No pueden emigrar allí ?Ah no que tenemos que dejarles hacer lo que leemos en noticias día sí y día también y darles acogida .

    0
    0

Enviar Comentario

X