30/11/2018 - 10:50

Las viejas glorias del Instituto Laboral de Telde

El colectivo que agrupa a los antiguos alumnos del centro celebra su fiesta anual

Las viejas glorias del Instituto Laboral de Telde
Asistentes al encuentro (Foto Jesús Ruiz Mesa)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- La Asociación de Antiguos Alumnos y Alumnas del Instituto Laboral de Telde celebró días atrás su encuentro anual en el restaurante La Culata II de Valsequillo. TA ofrece crónica y reportaje gráfico.

 

Crónica del acto

Jesús Ruiz Mesa

El sábado 24 de noviembre la Asociación de Antiguos Alumnos y Alumnas del Instituto Laboral de Telde celebramos los 53 asistentes, el encuentro y comida anual en el restaurante La Culata II de Las Vegas de Valsequillo de Gran Canaria, como cada año el último sábado de noviembre, conmemorativa de la voluntad de continuar el recuerdo de nuestro paso por la añorada institución docente hoy I.E.S. José Arencibia Gil, situado en la calle Pérez Galdós, antigua Los Baluartes, y femenino de San Juan, cuyos edificios guardan las esencias de los que ocupamos sus aulas como estudiantes de la época.

 

Por casualidades en las fechas y coincidencias de mi agenda de colaboraciones y difusión cultural desde entidades, instituciones, colectivos, intervenciones individuales, se imparten y afortunadamente están tomando una dinámica muy atractiva, tanto en nuestro municipio de Telde como en el resto de Gran Canaria, señal inequívoca de la participación ciudadana tan necesaria para activar, mostrar y descubrir las inquietudes que la ciudadanía desea manifestar, la noche del viernes 23 de noviembre asistí a un concierto de música argentina interpretadas por el Cantor, Julián David, en el Círculo Cultural de Telde, y una de las bellísimas composiciones de su repertorio fue la del siempre recordado argentino maestro en estas lides, Alberto Cortez, que con su nostálgico y sentimental tema Distancia, nos convocó en aquellos años a sentir con la mirada puesta en nuestros años, ya en los recuerdos, la vivencia cantada de nuestro primer encuentro, juegos y primer amor.

 

Como símbolo quizás sentimental, poético y personal traigo este mensaje en la grata sensación al escuchar este tema, como otros de su producción, y que evidencia el carácter de la sensibilidad de su autor transmitida a los que en ciertos momentos de nuestras vidas ya, en el rincón más íntimo del bagaje personal adquirido a lo largo de los años vamos recordando, repasando, y al celebrar encuentros con los compañeros, amigos, la Distancia parece acortarse trayendo al presente la buena suerte de contar con nuestra presencia, y desde la actividad laboral o desde la jubilación, la esperanza de seguir brindando por aquellos años, que desde el primer contacto de nuestros estudios en el Instituto Laboral de Telde, comenzamos a caminar en la búsqueda de una preparación y formación para ser y hacer por la sociedad, hombres y mujeres de provecho como se reconocía entonces. Allí, en el maravilloso paisaje que luce verde y frondoso, al pie de las cumbres que dejan atrás las medianías bien regadas y campos de fértiles huertas por las aguas caídas, entre conversaciones, noticieros, sonrisas, impresiones, y el buen rato compartido que se reflejó en las imágenes del reportero se brindó en el aplauso general por los buenos tiempos, los que fueron y los que han de venir en el deseo de que el futuro sea lo más gratificante para todos, presentes y ausentes.

 

Las primeras impresiones ante las expectativas de experiencias compartidas entre los 53 asistentes, siempre generan un arranque de emotividades, sentimientos y expresiones de júbilo, ante la convocatoria anual que se aparta de la cotidianeidad, cambio de ambiente, paisaje y, por supuesto, el abrazo, el saludo y la comida que compartimos, aunque durante unas pocas horas de tiempo para tener la oportunidad de asistir a esta cita con los compañeros y compañeras, que en mayor o menor número de asistentes, algunos por circunstancias personales no pueden asistir.

 

Como memorial a los ausentes se guardó un minuto de silencio y el aplauso unánime puesto en la memoria de los fallecidos, ausentes, y en la línea del respeto a las personas y docentes que formaron parte de estos claustros y que han quedado como parte de nuestras impresiones traídos a la luz del presente en nuestras conversaciones y recuerdos. Finalizada la comida se pasó al sorteo de la cesta de Navidad que con el número 44 recayó en el compañero Juan Robaina Santana, que con un gesto de generosidad donó a Cáritas, recogiendo el premio para su entrega el sacerdote, buen amigo de estos encuentros y excelente tertuliano Eugenio Peñate.

 

Para amenizar la velada el tenor Juan Manuel López González escogió de su variado repertorio dos composiciones que interpretó a capela siendo del agrado de todos por lo que recibió un amplio aplauso y calurosa ovación por este detalle de la que Juan Manuel es un excelente artista y en numerosas ocasiones de concierto ha demostrado. La enhorabuena al escritor y amigo, Luis López Sosa, compañero de difusión cultural por la magnífica obra de su autoría “Toponimias y Antroponimias de Telde, Distrito I San Juan y San Francisco”, que recientemente acaba de publicar y presentar en la Biblioteca Municipal Saulo Torón del Parque Arnao de Telde, y que durante este encuentro dimos a conocer.

 

Aquel centro docente que tanto costó lograr desde su origen en el primer establecimiento del Parque de León y Joven, hoy Parque de Franchy Roca, a las puertas de la antigua carretera del Sur hacia la Barranquera, cuando se empezó a gestar en 1951. Organizado con un primer claustro en 1954, pasando al Colegio León y Castillo en 1956. Su traslado real a la calle Pérez Galdós entre 1958-1959, inaugurándose su definitiva ubicación el 12 de octubre de 1961. Allí se establecieron las primeras clases, profesorado, y muchos de los alumnos que pasaron al nuevo edificio del entorno de la calle Pérez Galdós, procedían de aquella primera ubicación, y que en la actualidad celebramos los que en años posteriores pasamos por sus aulas.

 

Mi agradecimiento a la presidenta de la Asociación de Antiguos Alumnos y Alumnas del Instituto Laboral de Telde, Pepa Betancort, Carmen Moreno Huertas y Ángel Torres, colaboradores y colaboradoras, que han hecho posible este acto de confraternización, con el saludo afectuoso en el mejor de los recuerdos por los presentes, ausentes, y por las generaciones que se forman, entre otros, en todos los centros docentes y como el nuestro lo fue, el sempiterno y siempre querido Instituto Laboral de Telde. Un abrazo y hasta el próximo año.

 

“Allá arriba quedaron los campos y laderas cubiertos de un precioso manto verde, con la espera de ofrecernos el blanco florecido del almendro en flor, y aquí permanece nuestro Instituto Laboral, erguido, orgulloso, dejando el pabellón de su legado a las nuevas generaciones con ilusión y las mejores esperanzas puestas en el futuro de una mejor ciudadanía, por Telde, Gran Canaria y Canarias".

 

Muchas gracias.

 

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD.

 

Enviar Comentario

X