04/11/2018 - 16:28

El enemigo común, recurso fácil en Canarias

El periodista teldense Gaumet Florido reflexiona sobre el uso político de la falta de atención del Gobierno central a los problemas del Archipiélago

El enemigo común, recurso fácil en Canarias
Gaumet Florido (Foto TA)

GAUMET FLORIDO

En casa no hacemos más proselitismo que el que tiene que ver con la buena educación, los valores que defienden la libertad y la igualdad de las personas, el apego a la familia y a la comunidad, o el aprecio a la cultura compartida. Como en los hogares, imagino, de la mayoría de la gente. Tratamos de no alimentar resentimientos ni complejos.

 

Por eso, días atrás me sorprendió uno de mis hijos con una apreciación que salió, aparentemente, de su propia cosecha. Andábamos preocupados con el tiempo que iba a hacer al día siguiente, por si había o no clases, y el pequeño, tras atender las explicaciones del meteorólogo de turno en una emisora de televisión nacional, soltó, en voz alta: «Canarias como si no existiera, casi ni nos nombraron».

 

Y no le faltaba razón. Su reflexión, nacida en este caso de una simple anécdota, bebe sin embargo de una realidad constatable y empírica: la histórica desatención de las islas por parte del establishment nacional. Nos escuchan poco en los cenáculos del poder central, a todos los niveles. Estamos demasiado lejos para casi todo, hasta para que nos tomen en cuenta. No en vano, durante siglos fuimos tierra de destierro, y eso marca. Sin saberlo, ni posiblemente pretenderlo, el chiquillo se alineaba con un sentimiento muy arraigado en la sociedad canaria, tan arraigado como legítimo y, creo yo, fundado.

 

De ese caldo se han alimentado los partidos nacionalistas que, dicho sea de paso, han demostrado con ejemplos recientes que solo cuando importan allá, por sus votos, o sus opiniones, les importamos entonces los de aquí.

 

El problema, así lo entiendo yo, se produce cuando los de aquí explotan ese sentimiento para que las elites políticas y económicas que se autorreivindican como del terruño saquen rédito partidista, cuando lo disfrazan del interés común para engordar sus beneficios electorales y crematísticos.

 

Pasó en la etapa anterior de Paulino Rivero y pasó ahora con Fernando Clavijo. Decoraron artificiosamente un supuesto enfrentamiento que tenía y tiene más de estrategia electoralista que de conflicto real, y eso poco ayuda a la dignificación de la política, y dice mucho y mal, del respeto que le tienen a sus conciudadanos.

 

Gaumet Florido es licenciado en Periodismo y redactor de Canarias7 en Telde.

 

Comentarios

  • Antonio Ortega
    04/11/2018 - 18:10

    Se podrá decir más alto, pero no tan claro. Los nacionalismos nacieron, no con animo de defender su espacio geográficos, sino llegaron con ánimos y ganas de trabajar por y para los ciudadanos que dicen representar, pero como el tiempo todo lo vicia, el clientelismo político prevalece.

    1
    2

Enviar Comentario

X