04/10/2018 - 21:01

Telde inmortaliza en su callejero a la saga de luchadores Los Pollos del Callejón

Este viernes se descubre la placa en una vía de El Contrapeso

Telde inmortaliza en su callejero a la saga de luchadores Los Pollos del Callejón
El Pollo del Callejón 1 (con gafas), en el pregón de las fiestas de La Viña en 2016 (Foto Antonio Alí)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Telde descubrirá este viernes una calle en el sector de El Contrapeso que inmortalizará a la saga de luchadores Los Pollos del Callejón que inició Antonio Hernández, natural de la Vega de San Mateo y conocido como el Pollo del Callejón I.

 

De 86 años, Antonio Hernández, que ha vivido gran parte de su vida en este municipio, se ligó a la lucha canaria desde muy joven. Comenzó su andadura en San Mateo, donde fue uno de los fundadores del Club de Lucha Tinamar.

 

Pronto se trasladó al barrio teldense de La Viña, donde es conocido por fomentar durante muchos años la práctica del deporte autóctono. Fue uno de los fundadores del que fuera Club de Lucha La Viña, así como del Acaymo.

 

En las fiestas de 2016 de La Viña en honor de la Virgen de la Paloma, Hernández ofició de pregonero.

 

Sus hijos y uno de sus nietos continuarían sus pasos practicando y fomentando la lucha canaria desde diferentes posiciones, creándose así la conocida como saga de Los Callejones.

 

El acto de nominación de la calle, que estará ubicada en el barrio de El Contrapeso, será este viernes día 5, a las 13.00 horas, y parte de unas gestiones realizadas por la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Telde, dirigida por el edil Diego Ojeda, para cumplimentar un acuerdo plenario tomado el 28 de diciembre de 2007.

 

La vía que perpetuará a esta importante saga de luchadores se inicia en la calle de Obispo Verdugo y finaliza en la de Victoriano Iglesias Bódalo (deportista), después de recorrer unos 280 metros.

 

Un poco de historia

Los Pollos del Callejón es el sobrenombre adoptado por la saga de deportistas de la lucha canaria, que se inicia con Antonio Hernández Santana (Callejón I) y sus cuatro hijos: Julio (Callejón II), Ambrosio (Callejón III), Antonio Ignacio (Callejón IV) y Marcos Hernández Ortiz (Callejón V).

 

Antonio Hernández Santana (Callejón I) nació en San Mateo el 13/01/1932 y vivió en el deporte vernáculo muchas jornadas de gloria junto a otros tantos luchadores célebres, hasta el año 1966 en el que se retira a la edad de 34 años.

 

Julio Hernández Ortiz (Callejón II), nació en La Laguna (Tenerife) el 27 de mayo de 1958, aunque desde muy corta edad se viene a vivir a Telde con toda la familia, encontrando desde los 13 años en los terreros de lucha su gran afición. Militó en muchos equipos de Gran Canaria, La Palma y Fuerteventura, en los que dejó un buen sabor de boca por su poderío, constancia y estilismo luchístico, consiguiendo numerosos galardones a nivel regional.

 

Ambrosio Hernández Ortiz (Callejón III) nace en Telde el 14 de marzo de 1969 y, al igual que su hermano Julio, desde los 13 años inicia su militancia en los diferentes clubs de lucha por los que pasó tanto en la isla de Gran Canaria como en la de Fuerteventura, con un amplio bagaje de éxitos a nivel insular y regional.

 

Antonio Ignacio Hernández Ortiz nace en Telde el 31 de julio de 1967. Aunque inicialmente se dedica al deporte del baloncesto, es a los 22 años y en Tenerife donde inicia su periplo por la lucha canaria en diferentes equipos de Tenerife, Fuerteventura, La Palma y Gran Canaria, cosechando grandes éxitos.

 

Marcos Hernández Ortiz nace en Telde el día 7 de marzo de 1972 y se inicia en los equipos juveniles de lucha a los 12 años, pasando posteriormente por los equipos de La Viña, Acaimo, Tazacorte, Tijarafe, Las Manchas, Tegoste, Arrecife y Tao Tinajo. Finalizó su carrera deportiva, tras cosechar grandes éxitos, a los 33 años de edad.

 

La gloria que han vivido los seis Pollos del Callejón tuvo continuidad en Cristo Manuel Hernández, nieto de Antonio (Callejón I) e hijo de Antonio Ignacio (Callejón IV), que destaca en la práctica del deporte vernáculo de la cultura tradicional canaria, dando vida y forma al calificativo de la saga de los Callejones", que aún se mantiene en pie en el terrero, alimentada por la nobleza y el amor a nuestro deporte autóctono.

 

Todos ellos tenían algunas mañas peculiares que les caracterizaban, si bien el patriarca Antonio Hernández Santana siempre comenta que el más estilista duw Antonio Ignacio y el más elegante Julio. No obstante, todos fueron efectivos, nobles y entregados en la brega.

 

Enviar Comentario

X