14/03/2018 - 13:17

Por respeto a las víctimas

El periodista teldense Gaumet Florido reflexiona sobre la cobertura en los medios del asesinato del pequeño Gabriel

Por respeto a las víctimas
Gaumet Florido (Foto TA)

GAUMET FLORIDO

No hay manera, no aprendemos. Los medios de comunicación olemos sangre y vamos a sacar tajada. Lo hicimos con las niñas de Alcácer, con Mari Luz o con Marta del Castillo, lo repetimos con Diana Quer, y lo hemos vuelto a hacer con Gabriel, el pequeño asesinado en Almería.

 

Deberíamos hacer un ejercicio de conciencia. Todo tiene un límite, y la explotación mediática del dolor de una víctima, de su familia y hasta de un pueblo entero debería ser una de esas líneas rojas. Les dejo como muestra un titular que este lunes me impactó. Los cuatro minutos de estrangulamiento de Gabriel: una muerte con sufrimiento. Siento repetirlo, pero creo que era necesario traerlo a colación como ejemplo de lo que digo. Lo publicó El Español. ¿Aporta algo? ¿De verdad era pertinente? ¿Es este el primer caso de estrangulamiento en España como para que fuera preciso detallar cómo sufre la víctima?

 

Pero esta mala praxis no es achacable solo a los medios de comunicación. Los políticos se han convertido, de un tiempo a esta parte, en alumnos aventajados. Han perdido también los escrúpulos y recurren al dolor de las víctimas para sostener sus postulados. Lo digo a cuenta de la actitud del PP y su defensa de la prisión permanente revisable. Cada partido es libre de proponer las medidas en las que crea, pero no comparto que para hacerlo saque rédito político de los que lo pasan mal. No veo bien que Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso, sacara a colación este debate justo después de salir de la capilla ardiente del chiquillo.

 

A unos y a otros nos deberían marcar el camino las palabras de Patricia, la madre del niño. Pese a su dolor, nos dio un ejemplo a todos. Pidió que cesara la rabia sobre la supuesta asesina y que lo que quedase de este caso fuesen las buenas acciones de estos días. Ah, y pidió también que respetemos su intimidad. Hagámosle caso.

 

Gaumet Florido es periodista y redactor del Canarias7 en Telde.

 

Comentarios

  • Antonio O.
    15/03/2018 - 11:59

    Bienvenido al Club de los "asombrados". Ya se ha hablado, en más de una ocasión, de la ética profesional en todo los campos de este siglo XXI que nos ha tocado vivir. El morbo, lo escabroso, lo horroroso, la sangre y la muerte que impera en ese Mediterráneo, son "productos" que generan fácil trabajo, y, mucha audiencia y prensa convertida en amarilla.. Asombra más aún, cuándo las Fuerzas de Seguridad del Estado se convierten en "actores", como sí de un guión de celuloide se tratara. Cada día, los que aún nos quedan algo de la ética y el decoro informativo, no sólo nos ruborizamos ante tanto esnobismo, sino de la crueldad de quienes hacen de la miseria humana, su medio de sostenimiento económico. El morbo y la crueldad, tienen sus seguidores, y, sin saberlo o no quererlo, están "formando" a futuros delincuentes. Reflexionemos, y, parémonos a analizar los puntos coincidentes de dos asesinatos que han tenido repercusión mediática, Galicia/Almería y sus consecuencias. Enseñemos a no delinquir y no dar, sin querer, pautas a descerebrados, ególatras y egocentricos, afanados en ocupar páginas de prensa, revistas y medios audiovisuales ¿Estamos reeditando un nuevo Sodoma y Gomorra?.-

    0
    0
  • Melián.
    15/03/2018 - 10:05

    D. Gaumet Florido, usted sabe que el ''espectáculo'' que dan las cadenas televisivas con los casos de sucesos se debe a la guerra por la audiencia que tienen los grandes grupos de comunicación. Y el interés morboso de gran parte de la sociedad por este tipo de ''espectáculo'' es cada día más demandado, cada día hay más audiencia, y eso para los grupos de medios de comunicación significa tener más ingresos por publicidad.

    0
    0
  • Teldense
    14/03/2018 - 15:28

    Totalmente de acuerdo . ¿Porqué se prohibe publicar las formas de suicidios y no el horror de esas palabras ?. Duele los oidos ,el corazón y el alma leerlas.

    2
    0

Enviar Comentario

X