07/03/2018 - 19:53

8 de marzo, el día en que ellas harán parar el mundo

TA ofrece una reflexión de Jonay López, secretario de Organización y Comunicación de CC de Telde, sobre el Día Internacional de la Mujer

8 de marzo, el día en que ellas harán parar el mundo
Jonay López (Foto TA)

JONAY LÓPEZ

Estamos en vísperas de una cita anual tan importante como el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, donde muchos son los colectivos, organismos, entidades, gente particular y de forma individual que cumplen con participar en los diferentes actos programados para tal efeméride, organizar charlas, debates o encuentros para visibilizar el papel de la mujer.

 

La unión impostada a la lucha descamisada de quien siente este día como propio actúa con un mensaje de felicitación o simplemente porta un lazo violeta que a las 23.59 horas de este día se guardará para otra cita anual me lleva a encaminar una guerra entre el sueño de medianoche y este artículo de opinión que solo me permite atreverme, como hombre feminista que soy, defensor y conocedor del trabajo de muchas mujeres de esta ciudad de Telde y a las cuales guardo un inquebrantable reconocimiento, a elevar un pensamiento hecho frase al aire: “¿Estamos normalizando el día 8 de marzo como un cumplido con la sociedad y las mujeres?”.

 

Soy hijo, nieto, yerno, sobrino, amigo, compañero, vecino... de un sinfín de mujeres que no tienen nombres reconocidos. Mujeres que sufren la realidad de los desequilibrios salariales, de las presiones sociales y familiares, de las aún existentes estructuras parentales, de la crudeza del rol femenino en un entorno rural, de la viudedad temprana y del silencio cómplice con el miedo.

 

Soy feminista porque he roto las cadenas que me unen a ser “supuestamente más que ellas”, viviendo entre los privilegios de ser hombre y más sobre una infancia rural donde la mujer sigue siendo “mi esposa”, “la que te recibe en casa porque ella no sale de allí”, “la que me prepara la comida”, “la que cuida los niños y recoge las notas” o en el peor de los casos “aquella que tú ves ahí”. Me he criado entre mujeres luchadoras y sufridas que conocieron este maravilloso 8 de marzo porque oyeron su significado un día no muy lejano en la televisión, o participaron en un encuentro de “no sé qué...” que hacía el Ayuntamiento de Telde cuando ya ellas, de una forma u otra, luchaban por hacerse visibles en una injusta estructura social de las medianías y cumbres de esta ciudad.

 

Pero sabiendo comprender esta cruda realidad gracias al día a día que me ha permitido estar junto a muchas más mujeres luchadoras de este municipio como representantes municipales, trabajadoras incansables de nuestra institución en diferentes concejalías pero en especial las técnicas del área de Políticas de Igualdad, la continua relación con mujeres y colectivos feministas y la participación en múltiples eventos donde la lucha se hacía sangre unánime, pude comprender que, como bien decía José Saramago, “solo si nos detenemos a pensar en las pequeñas cosas llegaremos a comprender las grandes”.

 

Sí. Pequeñas cosas y gestos ínfimos, detalles y discretos cambios, esos son los que permitirán realizar el tan deseado cambio que aún, por mucho que no lo veamos, no se ha suscitado. Y es que me viene a la mente el trabajo y la implicación de muchas personas y agentes sociales de una ciudad pionera en defensa de la mujer como lo es Telde.

 

Recuerdo el trabajo que realizaron las indiscutibles profesionales de la concejalía de Políticas de Igualdad lideradas por mi compañera la concejala Gloria Cabrera, fiel defensora feminista que rescató un área de trabajo relegada y normalizada con el paso de los años y con pequeños gestos, detalles y discretas acciones, se volvió a convertir en el epicentro del trabajo comunitario entre colectivos de mujeres del municipio, la historia de la ciudad de Telde en esta materia a nivel estatal, siendo en los años ochenta la primera en contar con un Centro Experimental de la Mujer, así como la apuesta decidida por desarrollar el IV Plan de Igualdad entre Mujeres y Hombres de la ciudad de Telde 2015-2020.

 

Estamos a horas de una nueva cita con este deseado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, donde cabe pensar en si lo estamos haciendo bien o estamos normalizando el papel de la lucha por visibilizar a la mujer con acciones estandarizadas y sin causa-efecto. Debemos salir a la calle, abrirnos a la lucha real y secundar la conocida huelga feminista del 8M convocada en 41 países del mundo, entre ellos el Estado español, donde muchos colectivos, partidos políticos, representantes de toda índole y movimientos sociales están llamando a la concentración y el paro de todas las mujeres con la colaboración de nosotros los hombres, porque esta huelga no es solo una lucha de ellas.

 

La organización política en la que milito, Coalición Canaria, anima a este llamamiento en el que, bajo el eslogan “Nosotras paramos, nosotros colaboramos”, comprendemos la necesidad de que el mundo entienda que este pequeño gesto o acción va a significar que la sociedad choque con el valor de la posición de la mujer en la familia, en el trabajo, en la vida comunitaria o en la compañía. Y ahí tenemos que estar los hombres colaborando para que ellas puedan aportar su derecho a la huelga. No una huelga a medias: es un parón real y en el que el sistema debe comprender que son el pilar de la vida, el motor y sustento que merece de una equidad justa y el trato igualitario sin jerarquías, los mismos derechos y deberes que los hombres sin diferencias salariales, rangos o estructuras.

 

Y es que esta huelga feminista permitirá más que nunca que no normalicemos esta lucha incansable por la igualdad entre mujeres y hombres.

 

Que comprendamos los pasos que damos como pequeños granitos de arena en esta batalla y analicemos la realidad de esta cita en el Día Internacional de la Mujer. Por ello y más que nunca, no hay mejor frase célebre conocida dentro de nuestra ciudad y su movimiento feminista que refleje los resultados que podrá tener esta huelga feminista del 8M si verdaderamente la secundamos desde la participación activa que las palabras de la militante feminista Lucía Sánchez Saornil: “Que el pasado se hunda en la nada. ¿Qué nos importa el ayer? Queremos escribir de nuevo la palabra Mujer”.

 

Jonay López Montesdeoca es secretario de Organización y Comunicación de Coalición Canaria de Telde y fue asesor de la Concejalía de Políticas de Igualdad del Ayuntamiento de Telde.

 

Comentarios

  • Felicidades
    07/03/2018 - 20:30

    Tiene usted toda la razón. Se está convirtiendo en un cumplido y no puede perderse la llama de este día. Felicidades como mujer

    5
    4

Enviar Comentario

X