07/03/2018 - 06:32

Un vecino de Clavellinas llevaba año y medio muerto en su casa

La Policía Nacional sólo encontró restos óseos en el cuarto de baño Era hijo único y no tenía descencendia

Un vecino de Clavellinas llevaba año y medio muerto en su casa
magen del día en que la Policía Nacional registró la casa y halló el cuerpo (Foto C7)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Un año y medio muerto y en su casa, sin que nadie supiera de él. Así estuvo José Miguel D. M., vecino de Clavellinas-Salinetas. Lo hallaron el 15 de diciembre de 2017, en el cuarto de baño. Solo quedaban restos óseos. La principal hipótesis es que murió por causas naturales. Era hijo único y no tenía descendencia.

 

Entre los que lo echaron en falta están los dueños de una cafetería en Los Llanos que el fallecido frecuentaba para desayunar. Sabían que sufría un cáncer de pulmón (ahora se sabe que en estado 4) y que su salud era delicada, por lo que en cuanto notaron que dejó de venir, a partir del verano de 2016, empezaron a preocuparse. «Lo llamábamos, pero no cogía el teléfono, fuimos incluso hasta la casa y tocamos, y nada, nadie sabía de él, se lo había tragado la tierra»., según publica Canarias7.

 

Fue pasando el tiempo y no aparecía, por lo que la dueña de la cafetería comenzó a tener una corazonada. «De repente supe que estaba dentro, que nunca se había movido de su casa». Hizo gestiones incluso con la Policía Nacional. Esta empezó a investigar y tras solicitar una autorización judicial, accedieron a la casa, en la calle Clavellinas, el 15 de diciembre, y los agentes encontraron restos óseos de una persona adulta en el cuarto de baño y sin aparentes signos de violencia.

 

Todo apunta a que se trata de José Miguel, un jubilado que vivía solo y estaba enfermo, de ahí que con toda probabilidad la autopsia ha confirmado su fallecimiento por causas naturales.

 

Pero ni ese resultado ha llegado aún a sede judicial ni el cuerpo ha podido ser aún inhumado o incinerado porque la magistrada Virginia Peña, titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Telde, que es el que lleva el caso, está esperando por unos resultados de una prueba de ADN de la víctima que encargó para determinar de manera inequívoca que el cuerpo se corresponde con el dueño de la vivienda.

 

Con ese fin se han tomado muestras de ADN a dos familiares directos. El trabajo está en manos del laboratorio de genética forense del Instituto de Medicina Legal de Las Palmas, dirigido por José Luis Pestano, que es el que habrá de certificar que los indicios son reales. Si se confirma y sus parientes reclaman el cuerpo, podrá ser inhumado o incinerado.

 

La Policía Nacional sospechó de la muerte de José Miguel porque hacía más de un año que no movía su coche y porque su oncólogo del Hospital Insular les confirmó que tenía cáncer y que no había ido a su última cita.

 

El coche y el cáncer

Además de la insistencia de los dueños de la cafetería de Los Llanos, hubo dos pistas que hicieron sospechar a la policía de que lo que le había pasado a José Miguel es que estaba muerto y que seguía en su casa. Una, el aviso vecinal de que había un coche en la calle que llevaba más de un año sin moverse. La policía averigua que su dueño no había salido de la isla y que no había dado señales de vida en ese tiempo.

 

Comprueban que seguía cobrando su pensión, pero el recibo de la luz, el único no domiciliado, no lo pagaba, por lo que le habían cortado el suministro.

 

La otra pista, sus problemas médicos. Al confirmarles su oncólogo que no fue a su última cita, pasaron a la acción.

 

Comentarios

  • Fer
    07/03/2018 - 22:49

    Un año y medio después... joder con un mes sin verlo yo ya sospecharía .. pobre hombre,morir sólo y de esta forma

    2
    0
  • Elnath
    07/03/2018 - 18:46

    A la acción año y medio después. Que sociedad tan insensible hemos creado!

    4
    1
  • Antigua
    07/03/2018 - 18:40

    Estas cosa me entristecen Dios lo tenga en su gloria bendita Descansando en paz. 😞

    0
    0
  • Celina Mendoza
    07/03/2018 - 15:20

    😢😢

    0
    0

Enviar Comentario

X