FLASH

TELDEACTUALIDAD RADIO: Emisión en directo.

17/10/2016 - 07:48

Naranjo: "El yihadismo es un fenómeno emergente y preocupante en países de África"

TA ofrece crónica y reportaje gráfico de la conferencia del periodista teldense en el Gabinete Literario

Naranjo:
Momento de la charla de Pepe Naranjo (Foto Jesús Ruiz Mesa)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- El periodista teldense José Naranjo ofreció días atrás una conferencia sobre Yihadismo y conflicto en África en la sede del Gabinete Literario de la capital grancanaria. TA ofrece crónica y reportaje gráfico del acto.

 

Conferencia de José Naranjo sobre el yihadismo y conflictos en África

por Jesús Ruiz Mesa

El pasado lunes 10 de octubre el periodista freelance teldense José Naranjo Noble impartió la conferencia “Yihadismo y Conflictos en África” de las tres ponencias programadas en el ciclo Periodismo en Zonas de Conflicto que han tenido lugar en el salón dorado del Gabinete Literario de Las Palmas de Gran Canaria en la que han participado periodistas especializados en las corresponsalías de guerra como Alfonso Armada, Georgina Higueras y Pepe Naranjo. Jornadas patrocinadas por el Centro Unesco de Gran Canaria, Federación Española de Centros y Clubes de la Unesco, el Club La Provincia, el Gabinete Literario y la Consejería de Solidaridad Internacional, Gran Canaria Solidaria del Cabildo de Gran Canaria.

 

Con arreglo a este ciclo la noche del pasado lunes 10 de octubre intervino el periodista teldense José Naranjo, incluido su curriculum en el díptico publicado. Nace en Telde, (Gran Canaria, 1971). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid en 1994. Entre 1998 y 2010 se especializó en el fenómeno de la inmigración africana hacia España. Para elaborar sus reportajes viajó por el sur de Marruecos, el Sahara Occidental, Argelia, Malí, Senegal, Gambia, Cabo Verde y Mauritania, donde recogió los testimonios de centenares de personas. Ha escrito los libros Cayucos (2006), con el que fue finalista del Premio Debate, y Los Invisibles de Kolda (2009).

 

Por su trabajo ha recibido el Premio Canarias de Comunicación 2016, el Premio Derechos Humanos del Consejo General de la Abogacía Española 2007 y el Premio Antonio Mompeón Motos de Periodismo 2006 concedido por El Heraldo de Aragón. Periodista freelance residente en África Occidental (Senegal y Malí) desde el año 2011, desde donde colabora habitualmente con medios como El País, la Cadena SER, la revista Mundo Negro y el diario La Provincia. Además, es coautor del blog África no es un país, del periódico El País. Entre otros temas, entre los años 2011 y 2016 ha realizado un seguimiento especial y sobre el terreno de la guerra de Malí. La epidemia de Ébola en Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia, el conflicto de Boko Haram en Chad, Níger y Nigeria, el terrorismo del Sahel y las rutas de la inmigración africana en países como Senegal, Malí, Níger y Mauritania. Durante sus estancias en España, compagina su trabajo de periodista con su participación en cursos, talleres y seminarios especializados en Periodismo y África. En la actualidad imparte un taller sobre Actualidad Africana y Periodismo en la Escuela de Periodismo de El País y es profesor sobre África en el Grado de Relaciones Internacionales de la Universidad Loyola de Andalucía.

 

Presentado por el Coordinador de este ciclo Cayetano Sánchez que glosa la personalidad y trabajos del periodista da paso a Pepe Naranjo que expone el desarrollo de las causas históricas recientes de la situación actual de la zona del Sahel y sus propias experiencias sobre el terreno como freelance del periodismo de corresponsales de guerra: “Hoy toca hablarles de las zonas de conflictos y Yihadismo, que seguramente a todos les suena, un fenómeno emergente y preocupante en esta región del mundo, hablar de África que es en definitiva donde llevo haciendo y viviendo en los últimos años; resido en Dakar desde hace cinco años y en los últimos quince me he estado moviendo por África Occidental.

 

El tema no es sencillo, están participando periodistas de gran nivel como los invitados, muy experimentados en esta profesión, dura, complicada, pero tan necesaria. Quiero aprovechar esta oportunidad para darles a conocer cómo es el trabajo de periodistas en este contexto de guerra o de conflictos. Es necesario contextualizar mirando África, el continente al que pertenecemos geográficamente, al lado; son 55 países que tradicionalmente han estado asociados a la idea de guerras y conflictos. Cuando pensamos en África lo asociamos con estos tipos de conceptos, guerras, golpes de estado, pobreza, inestabilidad, enfermedades, etc. Esto en realidad no hace demasiada justicia al continente, porque mi experiencia personal de vivir allí me lleva a decir que estas cosas existen, pero ni mucho menos es la realidad de todo el continente, lugares donde hay paz, y donde la población civil avanza, pero es cierto que en África hay lugares donde hay una especial conflictividad.

 

Guerras en África a todos nos sonaran, genocidio de Ruanda en los años 90, la guerra del República Democrática del Congo, las guerras de liberación  de las ex colonias portuguesas de Mozambique, Guinea-Bissau, Cabo Verde, Angola, muchos conflictos en las últimas décadas. Pero es verdad que en los años 90 ciertos analistas empezaron a hablar del fin de un época en que se estaba alcanzando la paz en determinados lugares, y cierto, como Liberia, Sierra Leona, parecía que se pasaba una página y la era de los conflictos heredados de la descolonización o por los recursos naturales.

 

Hoy en día, de hecho, el norte de África se ha convertido en una cantera inagotable para grupos de franquicia de terrorismo internacional como Al-Qaeda, o el Estado Islámico y, además, se ha apoyado en el África Subsahariana en estos grupos radicales que han ido haciendo cantera durante décadas y en la existencia de gobiernos débiles, inestables, donde hay mala gobernanza, corrupción,  ausencia del estado e incluso de la ley en amplias zonas de estos países, como Malí, Nigeria, etc. Los cuatro grupos más importantes donde hoy preocupa nacional e  internacionalmente este asunto”.

 

El periodista con el apoyo de imágenes que proyecta para la mejor comprensión de la situación geográfica, textos informativos del desarrollo de los acontecimientos políticos, sociales, religiosos, culturales e historiográficos de estos países, que él por su experiencia sobre estos terrenos ha plasmado con toda clase de detalles y ampliamente expuestos, con el relato de anécdotas que llevan a entender el papel de los corresponsales de guerra en medio de la especial intensidad e inestabilidad provocada por el propio conflicto y el fenómeno del yihadismo emergente en Libia, Malí, Somalia y Nigeria, con los fronterizos y sus componentes político-geográficos.

 

“Libia que estuvo gobernada durante muchos años por Muamar El Gadafi hasta el 2011 en que se lo llevan por delante las revueltas internas frutos del contagio de la Primavera Árabe, pero, sobre todo, los bombardeos de la OTAN que se implica en el conflicto interno libio hasta el punto de dar muerto a Gadafi, linchado en unas imágenes que han dado la vuelta al mundo. En Libia no había preparado un plan para la época pos Gadafi, un país con recursos naturales, petróleo y gas,  muy dividido internamente, a falta de una reconstrucción de la unidad nacional, en donde el Yihadismo ya había penetrado de repente se queda en desgobierno. En este momento solo las milicias armadas son las que realmente ejercen algún tipo de control.

 

Hay tres  gobiernos, uno con sede en Trípoli, otro en Tobruk, y un gobierno apoyado por la comunidad internacional nombrado desde el exterior que no acaba de hacerse con el poder, dos parlamentos en un país muy dividido, con más de 1700 grupos armados que compiten entre sí por el control de los recursos y sus parcelas de poder, por lo cual es una situación desastrosa a lo que se añade la presencia de los yihadistas en el sur, y, además, Libia hoy es la gran puerta de entrada de la emigración hacia Europa, como fue Canarias en su momento, desde allí salen a Italia fundamentalmente, fruto de este caos y de las mafias de la emigración. Ese es uno de los focos del yihadismo.

 

El segundo lugar es Malí, a mí me toco personalmente hacer la cobertura de lo que allí ocurre. Malí es un inmenso país que está ahí al lado, frontera con Argelia, Níger,  Burkina, Guinea, Senegal, Mauritania, y en el año 2012 vive el comienzo de la rebelión tuareg, un pequeño grupo armado del norte, decide, fruto del caos libio, alzarse en armas desde el norte contra el poder central que está en Bamako, en el sur. El problema de esta rebelión que tiene tintes de reivindicación independentista territorial, los tuaregs son un grupo étnico que no tienen un estado propio y quedaron entre Argelia, Níger, Malí, reclaman la creación de un estado, en esta ocasión se alían con tres grupos yihadistas terroristas que ya estaban operando en el norte de Malí, Al-Qaeda, en el Magreb Islámico, (AQMI), Muyao, y Ansar Dine.

 

Se forma una coalición de grupos conocida allí como rebelión, la realidad es una mezcla de intereses de estos grupos yihadistas que permanecen en el norte de Malí, porque se benefician de la ausencia del estado en ese gran norte desértico para llevar a cabo todo tipo tráficos ilícitos, tráfico de armas, drogas, personas, combustible, tabaco. Uno de los líderes  de Al-Qaeda en la época y de Almorabitun, otro grupo terrorista es Moctar el Moctar, al que la gente llama Mr. Marlboro. Esto da una idea de los vínculos estrechos entre los grupos terroristas en el Sahel, los tráficos ilícitos y el crimen organizado, que poco tiene que ver con la religión como se puede ver. 

 

Esta rebelión de tuaregs y grupos yihadistas consigue ocupar todo el norte del país, en una amplísima extensión de terreno, durante nueve meses, sobre todo, los yihadistas que se pelean con los tuaregs y los expulsan y es cuando aplican la Sharia, cortando las manos de los ladrones, lapidan a parejas por tener hijos sin estar casados, obligan a las mujeres a cubrirse, medidas que responden a esa visión radical del Islam. Hay un enorme éxodo de población que huye a Mauritania, Burkina Faso y Níger, fundamentalmente. En 2013 se produce una intervención militar francesa, porque los países africanos tratan de dar una respuesta a este problema que se había creado en una especie de Afganistán en medio de África, tratan de dar una respuesta militar adecuada,  pero un nuevo fracaso en la historia de la seguridad africana.

 

Al final intervienen los franceses ya que es necesario lograr una cierta estabilidad por estar cerca de Níger productora de uranio, combustible necesario para sus reactores nucleares, y Francia, geopolítica y geo estratégicamente no le interesaba que hubiera una inestabilidad como la que existía en el norte de Malí, con posible extensión a otros países para la política exterior francesa, como es el caso de Argelia, Níger o Burkina. 

 

Esa operación militar acaba con la reconquista o recuperación de Gao y Tombuctú, que son las dos grandes regiones del norte. En Kidal quedan los tuaregs. En este momento la situación está lejos de estar controlada; los yihadistas encajaron el golpe, se camuflaron entre la población, contando con la complicidad local y hoy protagonizan ataques, colocan minas, artefactos explosivos, atentados, lo que lleva a que la misión internacional MINUSU que está en el norte de Malí, sea una de las que más víctimas mortales ha tenido a lo largo de toda la historia de las Naciones Unidas.

 

Se habla poco de Malí, pero recordar que este conflicto sigue ahí y que el problema intercomunitario, de aspiración independentista de los tuaregs, sigue activo. Se están enfrentando los tuaregs pro Bamako y los tuaregs independentistas entre sí,  árabes pro Bamako y árabes independentistas entre sí, con lo cual en este momento son los señores de la guerra, tráfico de armas, etc, con el añadido que se está extendiendo hacia el sur llegando a las regiones del centro de Malí, atentados en Bamako, como el conocido del bar La Terraza, o el hotel Rawson Blue, y recientes atentados en Burkina Faso y Costa de Marfil, que son dos países limítrofes, también con terroristas o personas procedentes de Malí. Por lo cual Malí es hoy por hoy, digamos, la gran manzana podrida del tema del Yihadismo en el Sahel.

 

Somalia en este relato que les estoy haciendo sobre los conflictos de esta parte de África, es otro de los lugares donde el yihadismo está pegando fuerte, es un país débil. Una vez más vemos como se repite el mismo patrón. Libia un país que ha quedado muy debilitado, muy inestable tras la intervención militar de la OTAN, el yihadismo aprovecha esto y emerge. Malí, igual, un país en el que se estaba produciendo una rebelión aprovechada por los yihadistas y Somalia también es un país débil, estuvo gobernada por Siad Barré hasta el año 1991 en el que  es derrocado. Luego, surge la Unión de Tribunales Islámicos, del gobierno como autoridad allí, pero no reconocido por la Comunidad Internacional que apoya la creación de un gobierno alternativo en la vecina Kenia, que finalmente en el 2006 entra en Somalia, pero el brazo armado de esta Unión de Tribunales Islámicos que forma el gobierno durante unos años allí  es Al-Shabab, que es un grupo terrorista somalí conocido que tiene en jaque a las autoridades de Somalia, pero también a las de Kenia país vecino donde han llevado a cabo numerosos atentados.

 

Somalia situada en el cuerno de África, dividido, en Somaliland y Puntland, dos territorios que se escindieron de Somalia en los años 90 y la parte de abajo que es malamente controlada por el gobierno y hay una enorme presencia de este grupo terrorista Al-Shabab que lleva a cabo atentados con bastante frecuencia. Es verdad que Al-Shabab ha ido retrocediendo en cierta capacidad pero no está muerto. De hecho recuerden el atentado del 2 de abril del año pasado 2015, que entraron en una Universidad en Kenia, en Garissa, y mataron  al menos a 150 estudiantes, luego hubo varias decenas que estaban desaparecidos , probablemente más de 150 muertos y llevan a cabo atentados en Nairobi y en Mogadiscio con cierta frecuencia. Es un grupo terrorista con clara influencia wahabita.    

 

Cerramos con el tema de Nigeria que me ha tocado cubrir como periodista; he estado en el norte de Nigeria en la región de Bamawa, en Chad en el lago Chad y en la región de Diffa, en Níger, que son países afectados por este conflicto de Boko Haram. Para darles un  poco de contexto, Nigeria es un país del Golfo de Guinea, uno de los más ricos de África, después de Sudáfrica, al menos en el producto interior bruto, pero también es uno de los países más desiguales de África. Es curioso porque Nigeria es un país que tiene enormes reservas de petróleo y cuando se llega a Abuya la capital de Nigeria,  acostumbrado a las capitales, mis capitales del Sahel, Dakar, Bamako, Uagadugú, de repente llego a Abuya, y me digo, esto es Nueva York, autopistas de tres carriles, edificios con las sedes de todos los bancos del mundo, es una ciudad donde se nota rápidamente que el dinero se mueve y hay pasta.

 

A mí me tocó ir al norte a Kano, a cubrir el problema de la poliomielitis, en la lucha contra la polio y fui por carretera, una vez más como freelance, no pude ir en avión, bastante distancia por carretera, y fui viendo a medida que iba por el norte como van cambiando el paisaje humano de Nigeria, y llegas a Kano la segunda ciudad en población del país, después de Lagos, una ciudad llena de mendigos con una pobreza enorme, se ven un poco esas dos Nigerias, la del sur o al menos la de Abuya, la Nigeria rica donde hay empresas, dinero, viven sobre todo del petróleo, y la Nigeria del norte que yo me atrevería a decir que en algunos lugares es más pobre que el país más pobre del mundo que es Níger, ahí al lado, el más pobre del mundo. 

 

De hecho la gente del norte de Nigeria cuando enferma van a Níger para que les atiendan, por lo cual ya nos hacemos idea de las enormes desigualdades en este país. El actual presidente, Muhammadu Buhari, un general golpista que ganó las elecciones en 2015. Los estados de Borno, Yobe y Adamawa, son donde sobre todo despliega su actividad Boko Haram y luego  a medida que nos alejamos va descendiendo esa actividad, pero llegan a poner bombas en Abuja, en Kano por supuesto han hecho ataques, y en otros estados de Nigeria, Katsuna, Bauchi, etc. 

 

Se ve que están concentrados en el noreste del país la zona más peligrosa del país y sobre todo en Maiduguri que es la capital de estado de Borno,  donde nace este grupo Boko Haram en el año 2002. Boko Haram que se ha querido traducir como <> es un grupo terrorista creado por un clérigo que se llamaba Mohamed Yusuf, en el año 2002, en un contexto, como digo, de abandono o debilidad del estado  en esa zona. Son zonas de enorme pobreza, de analfabetismo, con falta de expectativas para la gente joven, y en ese contexto, sobre todo, en las zonas rurales de Borno, nace Boko Haram con esta influencia salafista, extremista. Pero durante unos años, entre 2005 al 2009, Boko Haram convive más que bien predicando esa visión integrista del Islam, pero no hay, digamos,  un salto al terrorismo de manera muy clara.

 

Tuvimos oportunidad de hablar con víctimas que al final son los que sufren, los periodistas nos vemos en la obligación de poner el acento en las gentes que sufren y con textos que no son fáciles de explicar, porque tienen que ver con el tema intercomunitario, religioso y, sobre todo, conflictos que tienen que ver con los recursos naturales, el control, los temas de Estado que han fallado a sus propias poblaciones a la hora de atender sus necesidades básicas, sanidad, educación, etc, pero a mí me gusta poner el acento en las víctimas. Observamos dos víctimas del conflicto, una de ellas víctima de Boko Haram que recibió un disparo en la pierna y otra, víctima del ejército nigeriano. En las guerras y en estos conflictos se habla de buenos y malos pero lo que hay que dejar claro es la violencia que saca lo peor de la gente.

 

Yo personalmente no me siento cómodo, me toca esta región del mundo que es la que estoy trabajando, pero creo que es importante que entendamos qué está pasando ahí, que no está tan lejos de nosotros y  mucha gente está sufriendo y pasándolo mal a consecuencia de ello. Ese es mi empeño también en poner rostro a ese sufrimiento. Muchas gracias”.

 

El periodista en su disertación relata la cantidad de peripecias a que se vio obligado por su condición de freelance para superar los controles militares, en algunos puntos donde a partir de ahí eran zonas de guerra y sus relaciones con compañeros periodistas españoles y de otros países, la necesidad de cubrir distancias viajando en “guagua a la guerra” por no disponer de otros medios de transporte. En otra ocasión atravesar las rutas del desierto enfrentándose a escenarios totalmente caóticos, grupos de yihadistas huyendo de la presión militar, o grupos de desplazados que en su éxodo se ven obligados a permanecer en campos de refugiados pasando penalidades, enfermedades, suciedad, etc, soportando las inclemencias naturales del pleno desierto. Sentir sobre su cabeza los bombardeos, el ruido de los helicópteros que le hacían imposible transmitir la crónica en tiempo real, o pernoctar en estancias totalmente destrozadas por los ataques con el temor de nuevas incursiones terroristas, secuestros, amenazas, llegar a ciudades y pueblos abandonados, y presenciar el espectáculo de la destrucción, edificios, monumentos, mausoleos, mezquitas importantes, etc

 

Después de una rueda de preguntas en torno a los temas expuestos finaliza esta magnífica oportunidad de recibir de un periodista reconocido, de la talla de José Naranjo, para más señas Pepe Naranjo, teldense, grancanario, que nos ha conducido por aquellas tierras de África, países que no muy lejos de nuestra posición atlántica, han de superar los graves conflictos por las convulsiones expuestas, una de las peores, el terrorismo yihadista y su expansión. Enhorabuena por los reconocimientos y galardones recibidos y el agradecimiento por exponer desde la experiencia y profesionalidad de un periodista freelance, está valiosa información como la expuesta en esta zona de conflictos del continente africano.  Muchas gracias.

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD.

 

Comentarios

  • María de Jinámar
    17/10/2016 - 20:05

    Muy interesante su articulo y como usted dice y es bién cierto mientras se tenga gobiernos débiles el yihadismo coge más fuerzas y los controlara a todos ,esto no tiene fín es solo el principio ...........lobos solitarios dormidos y mafias que esperan la orden en todos los paises,más claro que el agua de lo que quieren ¿quién lo provocó? EEUUy sus aliados que es europa defiende hacerles la GUERRA QUE ELLOS MISMOS EMPEZARON ,son tan incredúlos que todavia piensan que los van a combatir hay que aceptar la realidad y es que ellos van a gobernar la tierra

    0
    0
  • Luis Sosa, Jinámar.
    17/10/2016 - 13:28

    Estoy de acuerdo con el Sr. Naranjo: "El yihadismo es un fenómeno emergente y preocupante en países de África". Y, en mi opinión, Canarias corre un serio riesgo de atentado terrorista de incalculable consecuencias, por dos razones. Primero, en Canarias existe una elevada población foránea, ideal para ocultarse un grupo yihadista o un ''lobo solitario'' capaz de actuar en cualquier momento. Y, segundo, Canarias vive casi exclusivamente de Sector Turístico y un atentado en cualquiera de los aeropuertos o muelles de llegada y desembarco turístico y adiós al Turismo en todas las islas, y adiós por muchos años. ¿Alguien puede calcular las consecuencias de un atentado terrorista? El Sector Turístico en Canarias es como esa primera primera ficha de dominó, que cuando cae apenas hace ruido, pero a medida que cae va provocando un terremoto porque el Sector Servicios depende del Turismo, y, además, el Sector Construcción no acaba de arrancar y el Sector Industrial tampoco está para tirar voladores. La mayoría de la Población Canaria estaría avocada a emigrar de manera urgente, una Población que está aún aquí porque no habla idiomas ni tiene formación especializada. Imaginen el Caos.

    0
    0
  • Cien kilometros
    17/10/2016 - 10:28

    Las islas Canarias estan apenas a cien kilometros del continente Africano ¿ alguien se toma en serio esto ? seria un autentico desastre que estos fanaticos cometieran un atentado contra el turismo en las islas y muy al contrario de lo que mucha gente isleña piensa, lamentablemente somos un objetivo como cualquier otro objetivo occidental, es algo para tomarselo muy en serio.

    0
    0

Enviar Comentario

X