05/03/2018 - 10:23

Ekai vuela libre

El concejal socialista Gregorio Viera reflexiona sobre la transfobia

Ekai vuela libre
Gregorio Viera (Foto TA)

GREGORIO VIERA

Siempre había escuchado a mi madre que no es natural que un padre o una madre entierre a su hijo, lo natural es que sea a la inversa. No puedo ponerme en la piel de los padres de Ekai, ni siquiera entender por lo que pasan, sucesos como esos que cogen a uno de lleno y que en mayor o menor medida hemos sufrido con familiares cercanos, con amigos cercanos, sucesos que te marcan para toda la vida.

 

Mi madre y mi amiga todavía no lo han podido superar, viven, claro que si, la vida sigue, vuelven a sonreír, por supuesto, pero ese vacío no lo llena, nadie ni nada. En las distintas concentraciones que han tenido en todo el territorio nacional en memoria de Ekai, se ha leído un mensaje de su padre, un mensaje de una carga emocional y de valentía a pesar de las circunstancias por las que se producen “pensaba que era mas fuerte y duro de lo que soy pero, aun así, respeto tu decisión de irte cuando tu lo has decidido”. No lo comparto y me gustaría maldecirte por lo que has hecho y nos has hecho, pero tan solo puedo seguir queriéndote, no más que antes, ya que no se puede querer mas de lo que te queríamos”.

 

Comparto la reflexión que su mismo padre hacía sobre el suicidio de su hijo EKai, no se suicidó por ser transexual, otras circunstancias hizo que tomase esa decisión, aquí debemos reflexionar la sociedad en su conjunto, sobre lo que no hacemos para proteger a nuestro menores, a lograr su desarrollo integral que nada tiene que ver su orientación, su identidad o expresión de género. Nadie, absolutamente nadie y menos un menor, han de tomar decisiones de este tipo porque la transfobia anide aun en muchas instituciones, que además, impiden el desarrollo de hombres y mujeres, niños y niñas que nacen en cárceles corporales y a quienes tenemos que poner todas las medidas y recursos adecuados para que su desarrollo sea efectivo y abandonen esos cuerpos que les encarcela. 

 

Hace algunos años que esta realidad, la de menores trans, me dio un vuelco por completo, en una fiesta de navidades, conocí a padres y madres con hijos e hijas menores transexuales  que habían decidido no ocultarlo como tiempo atrás, la tarea no era fácil. Con un desconocimiento absoluto de la situación, escasa formación e información, deciden luchar, darles a sus hijos e hijas todo ese apoyo necesario para seguir adelante, enfrentarse a esa pesada burocracia administrativa y sobre todo a que la legislación se adapte a los tiempos actuales leyes como; la Ley integral LGTBI que se va a debatir a nivel nacional o, la modificación de la Ley  Canaria de no discriminación por motivos de identidad de género y por los derechos de las personas transexuales, que a pesar de ser una ley joven, sin embargo, nació limitada y que nos obliga a modificarla para adecuarla sobre todo a la realidad de los y las menores transexuales, así como el desarrollo de los protocolos que han dormido en sueño de los justos.

 

Pero no solo se trata de leyes, protocolos, reglamentos, etc., la sociedad tiene que garantizar el derecho de las personas transexuales, a recibir de las administraciones públicas una atención integral y adecuada a sus necesidades médicas, psicológicas, jurídicas y de cualquier otra índole en igualdad de condiciones que al resto de la ciudadanía.

 

Los datos están ahí el número de suicidios entre las personas transexuales durante su adolescencia es alrededor de un 30% más alto con respecto a otros jóvenes de su edad. Estas personas, que atraviesan a esas edades un momento vital por los grandes cambios físicos, emocionales y mentales, sufren además en muchas ocasiones el rechazo social por no poder expresar plenamente su identidad.

 

Save the Children también ha manifestado su consternación y apoyo a la familia, además de exigir la necesidad de garantizar la identidad sexual y la no discriminación de los adolescentes transexuales. La organización no gubernamental recuerda que los menores transexuales son un colectivo "especialmente vulnerable", por lo que merecen "una protección especial por parte de las Administraciones públicas". "Esta protección debe estar basada en la igualdad de trato y la no discriminación, su bienestar mental y el respeto de su interés superior". La muerte de EKAI no debe ser en vano, esta batalla la hemos perdido como sociedad pero la lucha y el trabajo debe continuar hasta alcanzar una trans-formación social que garantice los derechos de nuestros hijos e hijas sin que su orientación, identidad o expresión de género sirva como coartada para impedir su desarrollo individual y grupal, vuela libre EKAI, pero hazlo cerca, para que nos ilumines…, con la pluma del Faycán.

 

Gregorio Viera es concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Telde.

 

Comentarios

  • Déjennos pensar y decidir.
    05/03/2018 - 13:21

    En nuestra sociedad hay muchas carencias, además de nuestras limitaciones. Todos hemos nacido en medio de una sociedad y una familia que ha recibido de sus antepasados y unas costumbres. La sociedad avanza muy deprisa, antes era todo más lento, daban tiempo para ir asimilando lo nuevo. Las nuevas generaciones adoptaban nuevas formas de vida y los mayores, sobre todos los padres se iban mentalizándo y aceptando la nueva forma de vida de sus hijos. Eso sí, a regañadientes, porque de resistian a esos cambios. Hoy día los medios de comunicación hace que esos cambios sean más rápido, apenas hay tiempo para asimilarlos. Y ello hace que hasta los propios jóvenes, aún sin asimilarlo intenten vivir a la moda. Recuerdo que antes la virginidad era sagrada, tanto en hombres como mujeres, pero la moda echó por tierra ese principio, y nadie se atrevía a decir que era virgen, por temor a la burla. Y eso es lo grave. Hoy no es tanta la necesidad que cada persona puede tener, lo grave es que cada día te dicen cómo debes vivir y aceptar, desoyendo tus ideas.

    1
    1

Enviar Comentario

X