01/12/2011 - 08:58

"Todo por y para Gran Canaria"

TELDEACTUALIDAD ofrece crónica de Jesús Ruiz Mesa del homenaje a Fernando de León y Castillo, celebrado en la capital de la Isla

La alcaldesa de Telde participó en la ofrenda floral (Foto Jesús Ruiz Mesa)
JESÚS RUIZ MESA
Telde.- En la mañana de ayer se celebró en la Catedral Basílica de Las Palmas de Gran Canaria, el acto de homenaje y ofrenda floral dedicado al 169 aniversario del nacimiento de D. Fernando León y Castillo, ante el mausoleo erigido en su memoria en la capilla de Santa Teresa de Jesús de la Catedral.
  
El Cronista Oficial de Telde, y Director Conservador de la Casa Museo León y Castillo de Telde D. Antonio María González Padrón, abre el acto de homenaje, con el saludo y agradecimiento a las autoridades representantes de Instituciones: “Como una cita con la historia y con el hombre que hizo posible que nuestra isla, Gran Canaria, entrara igualmente en esa historia, nos hemos reunido en este acto para homenajear a su Hijo Predilecto D. Fernando León y Castillo, Primer Marqués del Muni, tengo el placer de dar paso a la intervención del profesor D. Juan José Laforet, Cronista Oficial de Las Palmas: (extracto de la intervención del Cronista Oficial de Las Palmas de Gran Canaria, titulado Lección Histórica 169 Aniversario del Nacimiento de Fernando León y Castillo).
 
“Dignísimas Autoridades, el 31 de octubre de 1928, al día siguiente de la llegada al Puerto de La Luz de sus restos mortales, que fueron recibidos entre un clamor popular y una solemnidad institucional que difícilmente se había visto nunca en Gran Canaria, y diez años después de sus exequias francesas en Biarritz, el 16 de marzo de 1918, Fernando León y Castillo recibía sepultura en este suntuoso y elegante mausoleo, diseñado por el ya entonces prestigioso arquitecto Miguel Martín Fernández de la Torre, a la vez que con los fastos preparados para estas honras fúnebres era objeto del más elocuente y definitivo homenaje de los muchos que había recibido en vida y entre los que se puedan recordar que se rindieron a otras ilustres personalidades isleñas.
 
Como inciso señalaré que incluso no fue del todo inocente, ni casual, la elección de esta capilla catedralicia para dar definitivo cumplimiento a su última voluntad de que sus restos mortales descansaran en la tierra que le vio nacer, entre sus familiares y paisanos, algo que él mismo proclamó al decir: “Tengo que pedir a Gran Canaria un último favor: que acoja en su seno mis restos; deseo para ellos el reposo eterno entre mi familia y mis paisanos en aquella tierra en que nací”.
 
Y sin embargo, como he recordado en más de una ocasión, aún queda por traer junto a él los de su querida esposa, la ilustre dama Doña Mercedes Retortillo, que fuera, como él mismo reseñó en la dedicatoria de sus memorias “…mi mujer, compañera de mi vida”. Creo que sería también su deseo, y un muy elegante homenaje de sus paisanos cuando en 2018 se cumpla un siglo de su fallecimiento.
 
Pero volviendo a la elección del lugar para tan preclaro prócer grancanario, que también fue reconocido en sus exequias francesas de 1918 como un ilustre ciudadano que consagró todos sus esfuerzos al servicio de su país, hay que resaltar que la elección de la capilla dedicada a Santa Teresa de Jesús, cuya festividad se celebraba en este templo con enorme solemnidad desde 1660, suponía sepultarle en el ámbito de quién fuera desde la época del rey Felipe IV en 1627 Patrona de las Españas, patronazgo que le fue reiterado por las Cortes de Cádiz el 28 de junio de 1812. Además se trataba de un lugar enormemente señero y solemne en el ámbito catedralicio, pues desde 1673 estaba reservado para la instalación del altar del Jueves Santo con el nuevo y majestuoso monumento realizado por Lorenzo de Campos.
 
Ya diez años antes el propio Cabildo Catedralicio, al conocer la noticia de la defunción de tan ilustre hijo de la isla, había dispuesto que doblasen las campanas de la Catedral, y celebró el 23 de marzo unos solemnes funerales a los que concurrieron todas las autoridades y masivamente el pueblo grancanario. A ello se añade que, pese a la prohibición expresa de este tipo de enterramiento en recinto sagrado en aquellos años, nadie dudó en que se llevaran a cabo en Roma las gestiones necesarias para que fuera posible, lo que a la postre se consiguió dados los nobles propósitos de los grancanarios y los altos méritos del finado.
 
También se había celebrado diez años antes en el Teatro Pérez Galdós, el 20 de julio de 1918, una solemne velada necrológica en la que, arropados por una escena decorada con cortinajes rojos que resaltaban el retrato del Sr. Marqués del Muni que conserva el Museo Canario, y con el acompañamiento de la música de la Filarmónica bajo la batuta del Maestro Valle, tomaron la palabra el Sr. Magistral de la Catedral de Canarias D. José Marrero, el Alcalde de la ciudad D. Bernardino Valle, y el Presidente de la Sociedad de Fomento del Turismo D. Carlos Navarro Ruiz. Todos unieron sus elocuentísimos discursos a las sentidas palabras contenidas en la carta que D. Benito Pérez Galdós remitió con motivo de este evento, y en la que no dudó en destacar como “su recuerdo viene siempre con emoción a mi pensamiento. Aquellos días, lejanos ya, en que fuimos camaradas felices en el Colegio de San Agustín, las jornadas felices de la juventud fuera del terruño; los días de gloria más tarde, en que León y Castillo subía a las posiciones más altas de la política española, donde prestara a su Patria tan memorables servicios, pasan hoy con melancolía y con orgullo por mi memoria.”
 
El entierro grancanario de Fernando de León y Castillo, llevado a hombros por las gentes del puerto en su tránsito por los muelles, recibido en las calles de Las Palmas de Gran Canaria bajo una intensa lluvia de pétalos lanzados por jóvenes, acogido bajo arcos florales, en los que el laurel y el mirto señalaban la glorificación eterna del prócer, y trasladados sus restos sobre calles alfombradas con hojas y flores isleñas, suponía no tanto el encumbramiento definitivo de uno de los personajes más trascendentes de la historia insular, sino su conversión en verdadero símbolo de la isla a la que sirvió sin desfallecimiento aferrado al viejo lema de otro inolvidable patricio isleño, Antonio López Botas, el de “todo por y para la Gran Canaria”.
 
En adelante mencionar el nombre de Fernando León y Castillo sería aludir, señalar, mentar a la Gran Canaria. Ser y esencia de un hombre transmutado en isla, en ser y sentir de todo un pueblo que le tenía, le tiene y le tendrá como ejemplo de amor a lo propio, de amor que lleva a una identificación plena y trascendente. Y eso se plasmó brillantemente en aquel inolvidable cortejo y ceremonia fúnebre del 31 de octubre de 1931, que culminó en horas de la tarde con la inauguración del soberbio monumento, encargado al célebre escultor Mariano Benlliure, en el que D. Fernando mira al Atlántico, a su puerto y a la eternidad desde el mejor de los pedestales, el suelo de Gran Canaria.
 
93 años después, 83 del traslado de sus restos a este mausoleo, Gran Canaria puede repetir con satisfacción, orgullosa y alegre, el nombre de D. Fernando León y Castillo, pues lejos ya de cualquier atisbo de desconcierto por las lógicas circunstancias del dolor, hoy tenemos en su obra y en su legado un ejemplo y una reflexión que no podemos olvidar, ni dejar de tener presente en la hora actual de la Isla. Siglos atrás, otro ilustre grancanario, cuyos restos también reposan en este templo, Bartolomé Cairasco de Figueroa, en sus versos resaltó como “Esta es la isla de la Gran Canaria a quién su nombre dio también Fortuna, nombrada con razón en toda parte princesa de las Islas Fortunadas, que todas toman de ella el apellido”, y hoy nosotros ufanos y agradecidos añadiríamos que, si a Gran Canaria nos referimos, ese apellido es también el de León y Castillo. Muchas Gracias”.
 
A continuación la Banda Municipal de Música de Telde interpretó el himno a Fernando León y Castillo. Seguidamente se hace la ofrenda floral ante el mausoleo en el que todas las Autoridades, Instituciones representadas, personal de Casas Museos, amigos, colaboradores depositan una rosa en el homenaje del 169 Aniversario del nacimiento de Fernando León y Castillo. A continuación toma la palabra la Alcaldesa de Telde Da. María del Carmen Castellano que expresa: “Dignísimas Autoridades, Compañeros, Banda Municipal de Telde, muchas gracias por estar aquí, Buenas tardes. Nos hemos reunido convocados por la historia de Telde y de Gran Canaria, de Canarias y de España, para homenajear a D. Fernando León y Castillo, Primer Marqués del Muni. Fue D. Fernando hombre de principios liberales que supo defender a su ciudad natal y a su isla. León y Castillo tuvo como lema todo por Gran Canaria y esto lo llevó hasta sus últimas consecuencias. Para la ciudad de Telde es un orgullo haber dado culto a una personalidad tan importante como la de nuestro político y diplomático hacedor entre otras tantas cosas del haber español en África. Según el ex ministro de Asuntos Exteriores Abel Matute, Don Fernando ha sido con diferencia el más culto y preparado de cuantos representantes diplomáticos tuvo España en la Restauración Borbónica. Felicito al Cabildo de Gran Canaria, a su Consejero de Cultura por la organización y desarrollo de este acto, agradezco la existencia de la Casa Museo León y Castillo en Telde que dirige tan dignamente el Cronista Oficial D. Antonio María González Padrón, verdadero centro de estudios de la Historia Contemporánea de Canarias y hago votos para que se siga estudiando e investigando la vida y obra de los hermanos León y Castillo. Muchísimas gracias a todos”.
 
Toma la palabra el Presidente del Cabildo Insular de Gran Canaria, D. José Miguel Bravo de Laguna que expone: “Buenos días, Consejeros, Sra. Alcaldesa de Telde, representantes de los municipios de la Isla, señoras y señores, en este recinto religioso que impone como es el de esta Catedral, y con el máximo respeto impone también la figura de Fernando León y Castillo por su trayectoria, obra que a todo grancanario nos llena de orgullo. Sin duda estas flores que hoy hemos depositado aquí ante su mausoleo representan un símbolo del esfuerzo y trabajo que en su recuerdo debemos todos realizar por nuestra isla. Ayer tuve la ocasión de asistir a la reapertura de la Casa Museo Pérez Galdós en la que homenajeamos la figura del insigne escritor grancanario Pérez Galdós, hoy en esta mañana homenajeamos la de Fernando León y Castillo, ambas figuras en las coincidencias fundamentales, esenciales, León y Castillo nació en Telde en 1842, muere en 1918, Pérez Galdós en Las Palmas de Gran Canaria en 1843, fallece en 1920, con una trayectoria cronológica parecida, pero también en lo personal, Pérez Galdós literato, destaca como uno de los mejores novelistas de todos los tiempos, León y Castillo extraordinario político, dos voluntades que hacen que nuestra isla adquiera la importancia y un lugar en la sociedad de la época. Quiero la visión de futuro que tuvo León y Castillo, amén de otras de importancia política nacional y europea, pensó en que Gran Canaria debía ser una puerta abierta al atlántico, una plataforma hecha realizada en su Puerto, amparado en el trabajo e intervención técnica del ingeniero, su hermano Juan. Gran Canaria debía ser un punto importante en esta zona del Atlántico y se consiguió con la construcción del Puerto, gracias a la visión de futuro en aquel tiempo de León y Castillo que perdura hasta este siglo XXI, en este homenaje sentirnos orgullosos y seguir el ejemplo ante la vida y obra de Fernando León y Castillo. Muchas Gracias”.
 
Se finaliza el acto con la interpretación del Himno a Gran Canaria por la Banda Municipal de Música de Telde. El Cronista Oficial de Telde D. Antonio María González Padrón, como maestro de ceremonias despide el acto, autoridades y público asistente con las palabras de D. Fernando León y Castillo. Todo por y para Gran Canaria.
 
Grabada sobre la losa que cubre el mausoleo se lee. Excmo. sr. don Fernando de León y Castillo, marqués del Muni insigne bienhechor de Gran Canaria ministro de la corona. Embajador de España en Francia. Caballero del toisón de oro. Collar de Carlos III y gran cruz de Carlos III. Gran cordón de la legión de honor. Gran cordón de San Mauricio y San lázaro y Villaviciosa de Portugal.
 
Sobre una placa bajo el escudo de León y Castillo hay una inscripción: “Tengo que pedir a Gran Canaria un último favor; que acoja en su seno mis restos. Deseo para ellos el reposo eterno entre mi familia y mis paisanos en aquella tierra en que nací”.
 

Comentarios

  • de telde
    05/12/2011 - 22:33

    me parece que la señora esta vestida muy apropiada,telde esta agonizando y ella ya se esta poniendo en situacion

    0
    0
  • Aduladores de poca altura...
    01/12/2011 - 22:58

    Menú, menú, Los Politicos homenajean a los Patricios Colonos, con todos los honores de que pueden facer gala. A las claras hay rostros que dejan ver su servidumbre veridica. Siempre sumisos y silenciosos, esbirros de su catadura estan dejando nuestra isla en la posicion apropiada a una nueva esquilmación. Sigamos laudandoles y sirviendo a las castas de la nobleza monarquica...

    0
    0
  • Vete ya Fiona
    01/12/2011 - 17:42

    Por cierto que esta pobre da pena. ¿no hay nadie que le enseñe a vestirse? Unas veces se pone trajecitos como de madre de niña de primera comunión y otras veces, como en la foto, va vestidita de funeral de pueblo...la pobre. Claro que lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta....

    0
    0
  • Vete ya Fiona
    01/12/2011 - 17:39

    Homenajes pa los muertos . Y para los vivos nada. Bueno si, la alcaldesa va a dejar sin empleo a trabajadores del Ayutamiento de Telde. Esto es lo que ella busca. Más parados y más hambre. Por eso se le ocurrió lo del comedor social. Para ella ponerse a repartir gofio amasado.

    0
    0
  • Eulalia
    01/12/2011 - 17:32

    Tan elegante como siempre Mr. Basso...

    0
    0
  • Maria de Jinámar
    01/12/2011 - 15:34

    yo,empezaria con dejar a los muertos en paz,y favorecer al que lo necesita,y que no lo digo yo,lo dice las santas escrituras ,este señor que se llama Jesús,el profeta de los pobres

    0
    0
  • Pino Benítez del Rosario
    01/12/2011 - 11:20

    Estuve presente en este homenaje como ciudadana de Telde y, también, curiosa y orgullosa de su patrimonio cultural y artístico, pero eché en falta más participación popular. Hago desde aquí un llamamiento a todas aquellas personas con sed de cultura para que participen en las convocatorias del Ayuntamiento en actos como este, que honran y ensalzan a esta nuestra ciudad. Gracias Jesús por tus magníficos reportajes.

    0
    0
X