19/01/2022 - 09:21

El poeta cubano-canario Francisco Henríquez, Medalla al Mérito Cultural de Telde, fallece en Miami

La ciudad le reconoció en octubre de 2015 sus conocimientos literarios en un acto celebrado en el salón de Plenos del Ayuntamiento de Telde presidido por la alcaldesa Carmen Hernández

El poeta cubano-canario Francisco Henríquez, Medalla al Mérito Cultural de Telde, fallece en Miami
Momento del acto de entrega de la Medalla al Mérito Cultural a Francisco Henríquez/TA.

El poeta cubano-canario Francisco Henríquez Domínguez, a quien Telde le concedió en 2015 la Medalla al Mérito Cultural, falleció el pasado lunes en Miami en la víspera del que hubiera sido su 94 cumpleaños.

 

Francisco Henríquez Domínguez nació en el municipio de Unión de Reyes, en la provincia cubana de Matanzas, en la finca El Laberinto, a donde su padre llegó desde Canarias, concretamente desde el Valle de los Nueve, con sólo cuatro años, según recuerda en esta jornada el poeta teldense Julio Pérez Tejera.

 

Habiendo aprendido a leer y a escribir en el seno familiar, sólo pudo asistir a la escuela durante 29 días, a la edad de 17 años. Pero, en contacto con los grandes poetas de Cuba, comenzó a cultivar la décima. Desde entonces, no dejó de escribir y de ampliar sus conocimientos literarios.

 

En 1962, marchó a Estados Unidos. En Nueva York se relacionó con personalidades del mundo de las letras y continuó con su actividad literaria. Está en posesión de más de cincuenta premios entre los que se cuentan el José de Vasconcelos–2005 y el Primer Premio del Concurso V Centenario de la conquista de América, convocado, en 1992, por ediciones El Paisaje de Vizcaya. España.

 

Autor de más de siete libros y de decenas de Cuadernos de Poesía, fue director-fundador de la revista Carta Lírica de Miami, desde 1996, que, como medio de difusión de la poesía, le valió para conectarse con cientos de poetas y escritores del mundo hispanohablante.

 

Telde lamenta su pérdida

El Ayuntamiento de Telde ha emitido un comunicado público lamentando el fallecimiento de Henríquez. La alcaldesa Carmen Hernández señala que es una noticia triste para la ciudad y para los amantes de las letras, y subraya que era un hombre con una "gran vitalidad y una elocuencia irresistible", que "llevó el nombre de este municipio a millones de lectores gracias a sus maravillosos versos".

 

La Corporación local traslada el pésame a los familiares y amigos de este poeta, hijo y nieto de teldenses, que a lo largo de su extensa trayectoria cosechó numerosos premios de poesía a ambos lados del Atlántico.

 

Hasta siempre estimado Francisco Henríquez Domínguez

por Jesús Ruiz Mesa

La voz del poeta, del cantor de la décima, del escritor y del que en su corazón albergó el recuerdo, la magua, el sueño eterno de acercar las dos orillas de un poético sonoro Atlántico, el de Canarias y el de la Cuba de la emigración canaria, el de la América hispana, don Francisco Henríquez Domínguez, el poeta cubano canario nos ha dejado en la noche del 17 de enero a unas horas de cumplir 94 años.

 

Con tristeza recibo la comunicación del óbito mediante la poeta, escritora teldense, María Jesús Lozano Cáceres, secretaria de la Asociación Canaria de poetas y escritores, La Arcadia. Me vienen a la memoria los felices días en que en una de sus estancias en Gran Canaria compartimos reconocimientos y homenajes que le fueron dedicados en Telde y Las Palmas de Gran Canaria.

 

Don Francisco Henríquez Domínguez en posesión de la nacionalidad española, nace en Unión de Reyes, Matanzas, Cuba, el 18 de enero de 1928, su padre oriundo de Telde, nacido en 1896 a la edad de cuatro años emigra a la isla caribeña, dedicado a la agricultura, allí contrae matrimonio. Desde joven el futuro poeta muestra sus capacidades para la literatura, poeta autodidacta con grandes dotes para la improvisación y la rima. En 1962 ya casado y con una hija se exilia en los Estados Unidos y viaja a Nueva York. Con esfuerzo consigue la licencia y ejerce como notario público en Nueva York y La Florida, lugar de residencia desde 1979.

 

En la ciudad de los rascacielos se asoció a varias organizaciones literarias siendo amigo íntimo del director de la Academia Norteamericana de la Lengua Española. Por su obra, fue reconocido y galardonado, y entre otros premios recibe, en 1982 el Primer Premio La Conquista de América, otorgado por Ediciones de Bilbao en España. Se le concede en 1995, el Premio La Cuadratura del Círculo Iberoamericano de California, que le nombra Maestro de la Décima. En 2005 es galardonado con el prestigioso Premio José Vasconcelos que otorga el Frente de Afirmación Hispánica de Méjico. En 2009 le rinde homenaje en Gran Canaria la Asociación La Arcadia y la Orden del Cachorro Canario. En estos últimos años don Francisco cedió sus libros a las Bibliotecas de Telde.

 

Funda la revista Carta Lírica, Premio José Vasconcelos 2005. Revista donde generosamente se da cabida a los trabajos de todos los poetas de habla hispana, logrando borrar fronteras y las absurdas limitaciones que, por encima de los sentimientos, trata de poner la incomprensión humana. La obra de D. Francisco Henríquez, “Carta Lírica” nace desde la libertad de todos los seres humanos, para extenderse a las Universidades y Asociaciones Literarias de Hispanoamérica, España y Estados Unidos de Norteamérica. Poeta que ha visitado en varias ocasiones Gran Canaria participando en foros y encuentros culturales organizados por Asociaciones literarias como La Arcadia.

 

Con fecha 15 de octubre de 2015 en un solemne acto institucional en el Salón de Plenos y a propuesta de la Asociación de poetas y escritores La Arcadia y la Asociación Cultural La Casa de los Cuentos, el M. I. Ayuntamiento de Telde, por acuerdo unánime, don Francisco Henríquez, recibe de manos de la alcaldesa, doña Carmen Hernández Jorge, la Medalla al Mérito Cultural de Telde, acto que presentado por la entonces Concejala de Cultura, Guadalupe Santana Suárez, que expone la personalidad y obra del galardonado que siempre hizo gala de ser hijo y nieto de teldenses, teniendo el orgullo y el honor de pertenecer a Telde, la ciudad más antigua del Archipiélago Canario, que, junto a Matanzas, fueron sus dos patrias pequeñas. El 16 de octubre se le rinde un homenaje en la Casa de Colón de Las Palmas de Gran Canaria.

 

En aquella ocasión desde la voz del poeta, sobre la histórica y familiar huella en su querida ciudad grancanaria, con la emoción del reconocimiento, surge un poema cuyo título pone de manifiesto su agradecimiento: A Telde y su gente, décimas para reencontrarse con Telde y viajar hasta el otro lado del Atlántico, allá en Miami, con nuestra centenaria ciudad prendada en su corazón de escritor, poeta, repentista, don Francisco Henríquez Domínguez, homenajeado con la Medalla del Premio al Mérito Cultural de Telde:

 

No sé cómo agradecer/ tanta prueba de amistad;/ fortaleza de hermandad/ que nadie podrá vencer./ Desde los días de ayer/ esta isla hizo puente,/ para llegar a otra gente…/ una especie de gran lazo/ que pudo hacer el abrazo/ con el Nuevo Continente./ Por los que con devoción/ ha concertado esta cita/ hago del pecho una ermita/ y un rezo es mi corazón./ Para que no haya omisión/ de nombres o de entidad/ todos como una unidad/ los acojo en mi cerebro/ como sublime requiebro/ hacia nuestra hispanidad./ Volver a Telde es volver/ libre de pesada cruz/ a una mañana de luz/ tras un largo anochecer./ Estar en Telde es tener/ al Atlántico en un risco,/ es hacerse un obelisco/ con las piedras del Barranco/ y entrar vestido de blanco/ al barrio de San Francisco./ Volver a Telde es lo mismo/ que sentirse rescatado/ luego de haberse pasado/ largo tiempo en un abismo./ Es vestirse de un lirismo/ hermanado a la sonrisa;/ es ver a la abuela deprisa/ cortar la vereda que arde/ porque se le hizo tarde/ para integrarse a misa./

Es ver al abuelo Pancho/ a la sombra de su higuera/ como si la higuera fuera/ su territorio más ancho./ Lo veo asomarse al rancho/ con su sonrisa de armiño,/ la expresión de su cariño;/ su más hermosa bondad…/ ¡mi abuelo a cualquier edad/ sonreía igual que un niño!/ Volver a Telde es estar/ a tono con paz y lumbre/ es tutearse con la cumbre/ para ver celoso al mar./ Es esconderse el pinar/ en el bosque de una lira;/ es quemarse en esa pira/ que tiene cara de oriente/ y ver como el viejo puente/ con sus siete ojos nos mira./

 

Es ver como una princesa/ cruza, hechizada, una calle,/ mientras engalana el talle/ con cintos del mar turquesa./ Es hacer una promesa/ de vano afán desprovisto,/ es ver como ya se ha visto/ a un limosnero sin pan/ ir al templo de San Juan/ y a su milagroso Cristo./ Cantan viejos campesinos,/ mientras en Llanos de Jara/ una eternidad se ampara/ bajo el toldo de los pinos./ Huelen a pan los molinos/ de gofio de San Gregorio,/ y detrás del promontorio/ donde la miel se almacena/ los plátanos son la cena/ para todo el territorio./

 

Décimas escritas por don Francisco Henríquez, leídas por la Concejala de Cultura, Guadalupe Santana, para este homenaje, cedidas por el presidente de la Asociación Literaria La Arcadia, Pedro Callicó Sosa, y en presencia de la secretaria de dicha Asociación, María Jesús Lozano. Con el mejor recuerdo, honor y gloria al poeta cuyos ecos quedaron para siempre en Telde. Don Francisco Henríquez Domínguez D.E.P. In memoriam.

 

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD.

 

Enviar Comentario

X