14/07/2021 - 10:41

Los caminos de la diversidad costera de Telde

El colaborador Jesús Ruiz firma un artículo sobre el el Sitio de Interés Científico de Jinámar

Los caminos de la diversidad costera de Telde
Imagen del SIC de Jinámar / Jesús Ruiz

TELDEACTUALIDAD

Telde.- El colaborador de TELDEACTUALIDAD Jesús Ruiz Mesa comparte una crónica acompañada de un reportaje fotográfico sobre el Sitio de Interés Científico (SIC) de Jinámar, un espacio natural protegido de la costa de Telde en el que crece una planta única en el mundo, la Lotus kunkelii o yerbamuda de Jinámar.

 

Los caminos de la diversidad costera de Telde

Retorno por los caminos de una costa, que ya entrado el verano y el tiempo vacacional del disfrute estival de las playas, sin olvidar las medianías y cumbres que nos rodean, que a lo largo de nuestra costa nos brindan el placer del baño, del deporte y de la vida al aire libre que ya deseamos después de un largo período de restricciones y normativas sanitarias, nos acercamos al año y medio de aquella fatídica fecha del mes de marzo del pasado 2020, en que la pandemia del Covid 19 se adueña del presente y de un futuro próximo que, todavía con la esperanza de las vacunaciones, nos amenaza.


Nos acoge un litoral que, en los límites municipales de Telde, muestra sus espacios intermareales, ecosistemas, perfiles costeros con hermosas playas, acantilados, roques, puntas o cabos y charcas formadas por el propio material lávico depositado y que, en su diversidad medioambiental, se abre al caminante un paisaje diverso, curioso, pleno de yacimientos arqueológicos testimonio de poblamientos de los antiguos habitantes de la isla, cercanos al mar, así como su flora y fauna con características propias de endemismos.


Un gran escenario, desde Jinámar hasta Gando, para observar, disfrutar, captar, lo que pudo ser en su origen y su evolución milenaria, viendo el presente, acercarnos al pasado, conservando estos testimonios naturales de una zona, entre otras, muy frágil, incluidas en Sitios de Interés Científico, dentro de Espacios Naturales Protegidos.


Tal es la naturaleza del entorno costero que discurre a la derecha de la GC1 dirección norte, en las inmediaciones de los límites municipales capitalinos y frente al Centro Comercial El Mirador, pasadas las desembocaduras del Barranco de Las Goteras y el Real de Telde, ya en los cauces del Bocabarranco de Jinámar,  encontramos una especie botánica, endemismo único en el mundo que solo existe en este lugar, la Yerbamuda de Jinámar, Lotus Kunkelii, amiga del viento y del mar, planta leguminosa, Lotus, de nombre Kunkelii, tomado de quien se dedicó a su investigación de la flora de nuestro medio, el científico, botánico alemán, Günther Kunkel.


El periódico digital Teldeactualidad publicó el 17 de julio de 2016, en su sección de Medioambiente/Ecología, tratando el magnífico reportaje del periodista teldense, Gaumet Florido, publicado igualmente en la sección sieteislas del diario Canarias7, un nuevo reportaje sobre el endemismo de esta zona, La Yerbamuda quiere más arena: “A la Yerbamuda, una planta en extinción única en el mundo, le robaron la arena. De eso hace ya mucho. Décadas. Pero la Lotus Kunkelii, que es como la conocen los científicos, no lo olvida. 


Y es que para este pequeño arbusto aquel campo de dunas que había en Jinámar tenía parte de los secretos de su supervivencia. El Cabildo estudia devolverle aquella arena.  Hace muchos años, allá por los 50 o 60 del pasado siglo XX, la desembocadura del barranco de Las Goteras por Jinámar estaba cubierta por un sistema dunar. Hay fotos que dan fe de ello. Pero con la fiebre desarrollista posterior y la necesidad de alimentar las hormigoneras para saciar el apetito constructor de la época se desnudó la costa jinamera de su milenario manto arenoso”.


En referencia a esta zona, y por la fecha mencionada dediqué un reportaje a estos espacios naturales protegidos, y pude, entonces, comprobar el interés por parte del Cabildo de Gran Canaria y equipos especializados en la investigación, conservación e información pública de estos proyectos botánicos de gran importancia para nuestra cultura e historia insular en particular y, en general, para la ciencia global. Un curioso espacio intermareal en el que saltan al pie de los senderos a través del recorrido, otras singulares especies botánicas propias de este entorno, como los balancones, lechugas de mar, sapera o tomillo de mar y la siempreviva de mar. Y entre las piedras asoman al sol otro de los iconos más característicos de nuestra fauna, el lagarto de Gran Canaria (Gallotia Stehlini).


Sobre esta actividad basada en la observación, estudio y divulgación de nuestros ecosistemas, medioambientales y naturaleza propia de esta zona, el naturalista José Luis González Ruano en su interesante aporte literario y bibliográfico, “El Bosque de Tara. Andando por los Espacios Naturales de Telde”, describe y detalla esta diversidad natural.


El escritor, ecologista, senderista, profesor José Manuel Espiño Meilán, miembro fundador y presidente honorífico del Grupo Naturalista Turcón, socio y activista, en sus incursiones por nuestro municipio y resto de la isla, indaga, investiga y divulga con afán cultural de sus publicaciones en su colaboración literaria de Teldeactualidad, Una mirada sosegada al medio ambiente de Telde, describe sus reflexiones fruto de sus observaciones actuales y preocupación por el presente y futuro de los ecosistemas, situación medioambiental, advirtiendo la necesidad de una limpieza profunda, otros cuidados, en algunos lugares urgente, conservación, protección y vigilancia por un mejor legado de naturaleza singular y frágil como la nuestra.


Una labor impagable el conservar lo mejor posible lo que nos pertenece hoy y mañana a nuestros herederos, la Tierra, la isla, su atlántica posición y las generaciones. En definitiva, el futuro de nuestra Naturaleza madre. Gracias. 


Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD.

 

Enviar Comentario

X