22/02/2020 - 07:59

"Las principales fortalezas de Plocan son sus infraestructuras y capacidades"

El nuevo director de la Plataforma Oceánica de Canarias, José Joaquín Hernández Brito, habla en una entrevista sobre el futuro del ente científico

José Joaquín Hernández Brito (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Hernández Brito estrena año y cargo. El 1 de enero este químico, profundamente ligado a la investigación marina, ha asumido el puesto de director de la ICTS PLOCAN (Plataforma Oceánica de Canarias). La institución afronta una nueva etapa cediendo la batuta al que fuera su gerente desde 2009 hasta 2018.

 

Hernández Brito se doctoró en Química por la Universidad de La Laguna (1986), pero ha sido la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria la institución académica a la que ha estado unido a lo largo de su carrera investigadora, ocupando varios puestos de gestión de I+D+i. Fue decano de la Facultad de Ciencias del Mar, director de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación, director del Parque Científico y Tecnológico y vicerrector de Investigación de la ULPGC. Dirigió entre 2003 y 2004 el Instituto Canario de Ciencias del Mar y, tras su paso como gerente de PLOCAN, fue nombrado consejero delegado de Air Centre, un proyecto científico internacional para impulsar las investigaciones oceanográficas en el Atlántico. 

 

Acaba de asumir su puesto como director de PLOCAN, ¿En qué fase se encuentra la institución?, ¿cuáles serán sus primeros pasos? PLOCAN es ya una infraestructura científica y tecnológica consolidada para el ensayo de tecnologías en el medio marino y un punto de encuentro para muchos investigadores que trabajan en observación, robótica o energías renovables en el océano. Los primeros pasos que se llevarán a cabo orientarán la actividad de la PLOCAN a contribuir a los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas. Los océanos jugarán una parte esencial en la lucha contra el cambio climático, serán un pilar del New Green Deal (Pacto Verde Europeo), para construir una economía azul sostenible, proteger y restaurar los hábitats oceánicos y adaptarnos mejor al cambio climático. PLOCAN quiere contribuir a esta década de los océanos como demostrador tecnológico de referencia internacional, procurando generar el máximo impacto científico y tecnológico, pero también como banco de ensayos de nuevos modelos de negocio que generen impacto local y produciendo evidencias científicas para favorecer una necesaria transición de la legislación que pueda adaptarse a tiempo al desarrollo tecnológico. 

 

¿Cuáles considera que son las principales fortalezas de PLOCAN en este momento?

Las principales fortalezas de PLOCAN son sus infraestructuras y capacidades para el ensayo en el mar en una zona accesible durante gran parte del año, ofreciendo una amplia gama de áreas de ensayo a distintas profundidades, desde aguas someras a muy profundas, en un espacio de pocos kilómetros (23 Km2) y conectada con la cadena de valor de unas infraestructuras portuarias de referencia en la reparación y mantenimiento de plataformas offshore. Ofrece, además, una plataforma de servicio offshore de usos y aplicaciones simultáneas, con capacidad de simulación y ensayo de condiciones oceánicas offshore. El personal de PLOCAN dispone ya de una considerable experiencia, así como de una red internacional de colaboración que aporta saber hacer y capacidades singulares en este ámbito.

 

¿Y los problemas más importantes?

Los problemas que hemos de acometer están relacionados con la escasez de personal, los modelos de cooperación, la financiación o la difusión. La escasez de personal ha sido señalada ya, actualmente corresponde a la mitad de la plantilla prevista. Los modelos de cooperación con los agentes interesados han de ser más ágiles y flexibles, en sintonía con las innovaciones tecnológicas que se ensayan. El modelo de financiación es también una cuestión que debe estudiarse, teniendo en cuenta el contexto internacional. Es esencial difundir la actividad que se realiza y medir su impacto, trabajando más estrechamente con instituciones locales, nacionales e internacionales; y también la industria, para aprovechar el potencial de los resultados científicos y tecnológicos que se están desarrollando en la infraestructura.

 

¿Cuál es la situación presupuestaria de PLOCAN?

PLOCAN tiene una situación presupuestaria similar a los entes de naturaleza pública que fueron afectadas en su desarrollo por la crisis económica. Ello ha condicionado especialmente las dimensiones de la plantilla, algo crítico. A pesar de esto, se debe resaltar la enorme capacidad de captación de fondos externos evidenciada por PLOCAN en el mismo periodo y todavía durante la fase construcción de la misma. Confiamos en que esta fase expansiva continúe en los próximos años, aunque es evidente que una plantilla estructural de aproximadamente 30 personas y casi 50 proyectos en ejecución demanda buscar soluciones para que la gestión no limite el potencial de uso y de crecimiento natural de la infraestructura.

 

¿Cuáles son las líneas de acción y metas a corto y medio plazo?

Las primeras actuaciones serán la apertura de la plataforma a un mayor número de usuarios, involucrándoles también en el codiseño de objetivos, metas y plazos. La PLOCAN está al servicio de los usuarios, que incluyen tanto la academia, la industria o a la propia Administración. En este sentido, se realizarán llamadas a corto plazo para la colaboración con la infraestructura en esta dirección, en diversas modalidades, que incluirán facilidades para el acceso al uso de las infraestructuras, nuevas fórmulas de colaboración internacional y también acciones para el posicionamiento en proyectos europeos en el último tramo del H2020, pero con la vista puesta en el Horizonte Europa. Este programa de investigación europeo que se está gestando para el periodo 2021 es de especial relevancia para PLOCAN y trabajaremos sostenidamente para que las comunidades de investigadores y la industria encuentren condiciones diferenciales para desarrollar sus tecnologías y experimentos en PLOCAN, atrayendo un retorno económico, científico y tecnológico. Es necesario fortalecer este diálogo e interacción con los agentes interesados para incrementar el impacto de los accesos y establecer fórmulas para medirlos. En ciencia existen indicadores consensuados del impacto científico, por ejemplo, una publicación en un artículo científico, pero interesa también medir el retorno que tiene la infraestructura científica para la economía, también en términos socioeconómicos. El seguimiento del impacto y retorno generado por la inversión en ciencia y tecnología es uno de los elementos esenciales para que los ciudadanos aprecien el valor de estas inversiones.

 

¿Afectará en alguna medida a las líneas de trabajo actuales?

Por supuesto, la actividad de la plataforma ya comprometida continuará con normalidad, en particular implementado los proyectos en marcha, en torno a 50 en la actualidad, lo que requiere actuaciones inmediatas en temas de organización interna, contratación de personal o difusión de resultados, entre otros. En un artículo reciente dijo que su principal motivación es aflorar nuevos conocimientos, capacidades y recursos marinos y marítimos.

 

¿Cómo piensa hacerlo?

Efectivamente, mi máxima preocupación es poner el conocimiento en valor, que revierta en provecho de todos y que sea percibido. Llevarlo a la práctica requiere un diálogo continuo con la sociedad, trabajando constantemente para identificar los resultados del conocimiento, con la industria para su explotación y con las administraciones para transferirlos y favorecer que fructifiquen allí donde sea posible. La difusión de la actividad que se lleva a cabo será otra prioridad, así como la información de las implicaciones que tiene el desarrollo de nuevas tecnologías, la comunicación de las barreras que impiden el aprovechamiento de los conocimientos y nuevas tecnologías, así como riesgos e impactos que se afrontan. Todo ello será impulsado desde PLOCAN y procuraremos también motivar a otros en esta labor colectiva e imprescindible en un ecosistema innovador, donde también toca a los medios de comunicación informar de temas esenciales que la sociedad necesita conocer. En su despedida como director, Llinás destacó que PLOCAN se ha configurado como un espacio de encuentro y de trabajo efectivo de la I+D+i público-privada, captando desde su creación 73 millones de euros en I+D para Canarias.

 

¿En qué se han invertido? ¿Qué tipo de proyectos? ¿Todos liderados por PLOCAN?

Los datos corresponden a la inversión que se ha atraído a Canarias como consecuencia de la existencia de la infraestructura de investigación. Su principal misión ha sido atraer investigación y tecnología de excelencia, la que impulsará la economía azul en los próximos años, junto a los investigadores, emprendedores tecnológicos e inversores interesados en la siguiente generación de desarrollos del conocimiento. La inversión directa que retorna a la infraestructura científica es un indicador importante de su viabilidad y hay que cuidarla, pero es el impacto que tiene en el ecosistema de innovación lo que debe primar. Proyectos como ELICAN, liderado por la empresa ESTEYCO, con un presupuesto de 17 millones de euros, han supuesto un retorno directo modesto para PLOCAN (50.000 €), y, sin embargo, han dejado prácticamente la mitad del presupuesto de su actividad en la región. Todo ello ha movilizado y creado nuevas conexiones en las cadenas de valor del sector, eliminando riesgo y generando conocimiento práctico, sea en las empresas constructoras (hormigón y acero), logísticas o de transporte local, además de ingenierías locales y nacionales. Todo ello mientras se ha aumentado la visibilidad de nuevas oportunidades para el sector marino y marítimo mediante la instalación del primer prototipo de energía eólica offshore en España.

 

¿Cuál es la importancia de PLOCAN para Canarias? ¿Y para España?

PLOCAN aporta a Canarias y a España la oportunidad para participar en el desarrollo de nuevas tecnologías y soluciones para economía azul que apoyaran al Pacto Verde Europeo, la mitigación del cambio climático y el cumplimiento de los ODS. El crecimiento de la economía azul continuará en los próximos años de forma acelerada, llegando a seiscientos cincuenta y ocho mil millones de euros. La competición internacional por atraer este segmento creciente de la economía, basado en el conocimiento y la tecnología es ya enorme. PLOCAN aporta una década de anticipación, pero tendremos que acelerar y crear nuevos incentivos para atraer la excelencia, que va allí donde se le ofrecen condiciones singulares, diferenciales e incentivos para implementar sus proyectos. La próxima década será, sin duda, de enorme interés para el sector, para Canarias y para España en su conjunto, aprovechando PLOCAN y el conjunto de sus infraestructuras marinas, tales como las agrupadas en MARHIS (Infraestructuras agregadas para la Investigación Hidráulica Marítima, por sus siglas en inglés) y el potencial único de la academia. Desde mi punto de vista, toda la actividad que llevemos a cabo para fortalecer la cooperación entre las instituciones, la generación de alianzas y estrategias conjuntas entre regiones y países será poca, teniendo en cuenta la dimensión de los retos que tendremos que afrontar conjuntamente. Ha comentado la importancia de conectar administración, academia y empresas. PLOCAN realiza muchas iniciativas al respecto (acuerdos con universidades y empresa, los laboratorios de robóticas, etc.)

 

¿Qué más se puede hacer?

Me reiteraré, todo lo que hagamos en este sentido será poco, y hay que medir el impacto de lo que hagamos. Parafraseando a uno de mis autores favoritos, Yuval Harari: “La capacidad de colaboración flexible, innata que tenemos los humanos es lo que nos ha llevado hasta aquí”. Los medios técnicos que ahora tenemos hacen posible ampliar esta cooperación. Al mismo tiempo, los retos que afrontamos en el desarrollo sostenible, la conservación de la salud de los océanos o el cambio climático hacen de esta cooperación una responsabilidad de nuestro tiempo, es un deber que tenemos para la siguiente generación. Las fórmulas para implementar esta cooperación de forma práctica han de fomentar la movilidad de las personas entre las instituciones, la generación de asociaciones temporales de interés para misiones concretas, alianzas estables entre instituciones mutualizando servicios, la colaboración público-privada, la compra de tecnología innovadora y acuerdos marco de financiación de actividades concretas o la generación de nuevos modos de financiar la investigación. La comisión europea ha ensayado con éxito algunos de estos mecanismos y desde PLOCAN pondremos todo nuestro empeño en estar también en la vanguardia de esta innovación en la gestión, tan importante como la tecnológica, y de la promoción del conocimiento, que es imprescindible y esencial para el progreso.

 

El desarrollo de la energía oceánica está tardando más de lo esperado. La eólica marina ha avanzado, pero otras, como la undimotriz, mareomotriz, etc. siguen en el mismo punto. Hace diez años ya se hablaba de muchos de los mismos problemas y los mismos avances.

 

¿Qué opina al respecto?

La energía solar y la eólica, onshore y offshore han evolucionado incluso más rápido de lo esperado, especialmente en costes, compitiendo plenamente en precio con las fósiles. La undimotriz no ha seguido el mismo ritmo en la producción masiva de energía, aunque están continuamente surgiendo soluciones innovadoras con gran potencial. Hay que destacar que incluso la energía nuclear precisó de varias décadas e ingentes inversiones para su desarrollo. Mi opinión particular es que, además de la producción de energía eléctrica para redes conectadas, pueden encontrarse nichos tempranos de oportunidad para aplicaciones en islas y zonas remotas no conectadas eléctricamente, aportando estabilidad y complementariedad a otras fuentes renovables. También tienen potencial para aplicaciones concretas en el ámbito oceánico, para suministrar energía a estaciones y plataformas de observación, producción de agua y otras que requieran energía, tales como las aplicaciones relacionadas con protección civil o incluso en el ámbito de la defensa. En cualquier caso, desde el punto de vista de PLOCAN la posición es estar receptivos a las tecnologías, ofreciendo siempre las mejores condiciones para que nuestros usuarios puedan ensayar, verificar y cuantificar el potencial real de sus dispositivos en el medio marino.

 

¿Qué papel juega PLOCAN en los proyectos de offshore flotante que se están llevando a cabo?

Personalmente, siempre he pensado que Canarias es la zona de ensayos ideal para la eólica flotante, tanto por el potencial e idoneidad del recurso, la distancia a la costa o las infraestructuras científicas y portuarias existentes. Durante esta etapa PLOCAN procuró posicionarse en este sector, que está creciendo a una velocidad y con un nivel de inversiones especialmente significativo. A los interesados les recomendaría la lectura de los informes de la agencia internacional de la energía. En particular, de esta etapa destacaría como relevantes proyectos como TROPOS, que permitieron a PLOCAN liderar uno de los tres proyectos de referencia en el ámbito de las plataformas multipropósito propiciados por el programa de la Unión Europea, Oceans of Tomorrow. Hay otros proyectos, también de referencia gestados en esta etapa y relacionados con prototipos como ELICAN, X1 Wind o Wind2Power.

 

En 2018 dejó su puesto como gerente de PLOCAN para incorporarse como consejero delegado de Air Centre. ¿Qué es Air Centre?

El AIR CENTRE es una iniciativa promovida por Portugal, con la participación activa de España, Reino Unido, Nigeria y la colaboración de otros países del Atlántico. Nació con la visión de potenciar la colaboración científica y tecnológica en el espacio Atlántico, la diplomacia científica, la transferencia de tecnología y la movilidad de conocimiento, entre otras cuestiones. Es un proyecto apasionante en el ámbito de la cooperación internacional para fortalecer la presencia en un espacio cultural que nos es próximo, que está evolucionando con rapidez y donde Europa y, en particular los países Atlánticos han de invertir más y prestar más atención. La mayor parte del crecimiento de la población mundial ocurrirá en los próximos años en esta zona, con sus oportunidades y amenazas. Las islas, y la región Macaronésica en general, disponen aquí de un potencial para participar en el desarrollo de soluciones y productos en los que pueden ser laboratorios naturales para la demostración. En este sentido, quisiera resaltar el elevado compromiso y visión del ministro portugués Manuel Heitor con este proyecto, quien siempre estaré agradecido por la oportunidad de me ofreció para participar en el mismo.

 

Usted estudió química en la Universidad de La Laguna y luego ha desarrollado su carrera alrededor del mar. Dirigió en los noventa el Instituto Canario de Investigaciones Marina, profesor de Ciencias del Mar en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, pasó por el ITC, la Agencia Canaria de Investigación, director de ICCM, entre otros, antes de llegar a PLOCAN en 2009. ¿Qué ha significado cada paso de su trayectoria?, ¿qué destacaría?

El camino que he seguido es atípico, además de aprender a ritmo acelerado, me aportó la ilusión y confianza en que desde Canarias se podía contribuir a las ciencias marinas. Muchos de mis compañeros y compañeras de esa etapa son ahora referencia internacional y motivo de orgullo para esta facultad. La universidad es un mundo especial, al que guardo un cariño entrañable por muchas razones, pero quizás especialmente por los alumnos y su sed de conocimiento, de búsqueda de nuevas soluciones o incluso de rebeldía con respecto a lo establecido, siempre necesaria. Mi etapa en otras entidades públicas como el ITC o el ICCM me aportaron experiencia en gestión más jerarquizada, tanto en el ámbito de una empresa pública como en una entidad de investigación orientada, en la aplicación y transferencia del conocimiento, en el trabajo con las empresas, la organización y gestión de equipos o en la cooperación internacional. De todos ellos sobre todo guardo una gran cantidad de buenas experiencias, grandes compañeros y compañeras con los que he tenido la oportunidad de trabajar y, también, lecciones aprendidas. 

 

¿Qué opina de la situación de la ciencia y el I+D+i en España y, particularizando, en Canarias?, ¿y, concretando más, en ciencias y tecnologías del mar?

Hay espacio para mejorar, sobre todo en el sector privado. Promoviendo la contribución de las empresas, la investigación y el desarrollo se pueden transformar en una parte consustancial del negocio y sobre todo del liderazgo. El sector marino y marítimo ha de aspirar a tener una mayor contribución a la actividad económica en España y en Canarias en los próximos años, además del turismo, donde también la innovación, el conocimiento y la tecnología son esenciales. El sector público puede ayudar sin duda, pero necesita el compromiso de las empresas, que a veces tampoco son plenamente conscientes de las enormes ventajas fiscales que la I+D+i propician. Pero ya no solo como un elemento de ventaja técnica o competitiva, la I+D+i es para las empresas un elemento de promoción, de servicio y marca de calidad y distinción, del compromiso social y apuesta por un ecosistema de innovación del que todos formamos parte y del que todos nos vamos a beneficiar en última instancia. Ya sabemos de las dificultades que afrontan las pequeñas empresas, pero también de las soluciones para generar asociaciones y fórmulas corporativas para ello. Es necesario en esta línea aprender de otras regiones, donde han proliferado centros tecnológicos y dónde la investigación y el desarrollo son los ejes de la competitividad y el empleo. La década que viene es apasionante y al mismo tiempo arriesgada para aquellos que no perciban los efectos de la inteligencia artificial, la gestión de grandes cantidades de datos, la masiva sensorización del medio, la robótica o la descarbonización de los sistemas energéticos y del transporte. La I+D+i supone necesariamente la inmersión en estos temas, y desde el conocimiento es mucho más fácil sortear los riesgos y aprovechar las oportunidades.

 

Fuente: Magazine Océano / Texto: María Sánchez Galán.

 

Enviar Comentario

X