19/02/2020 - 20:44

Jinámar ahonda en la protección del arbolado urbano

El local social de La Concepción acogió este martes un debate sobre una ILP

Jinámar ahonda en la protección del arbolado urbano
Imagen del acto (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- La Asociación de Vecinos La Concepción de Jinámar acogió este miércoles la presentación de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para una Ley Canaria de Protección del Arbolado Urbano, la cual ya cuenta con más de 10.000 firmas recogidas.

 

La finalidad del acto fue debatir con el movimiento ciudadano esta propuesta 'verde' de proteger a los árboles urbanos y que pasen a ser vistos como un elemento que añade múltiples valores al barrio, tanto desde el punto medioambiental como desde el de la salud pública.

 

En el acto intervinieron Pablo Rodríguez Hernández, presidente del colectivo vecinal; Domingo Afonso, portavoz de la promotora de la ILP; el conocido dinamizador y activista ambiental Miguel Pérez, el concejal de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Telde, Álvaro Monzón; y el experto en el cuidado de las palmeras y del resto del arbolado urbano Eduardo Franquiz.

 

La iniciativa legislativa para proteger al arbolado urbano, promovida por Parents for Future, está recabando un amplio apoyo social de numerosas entidades entre las que se encuentran la Federación Ecologista Ben Magec-Ecologistas en Acción, la Fundación César Manrique, la Mesa del árbol de La Orotava, la Asociación Sociocultural Drago de Sataute, la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria y de numerosas asociaciones vecinales.

 

Tras el dictamen favorable del Consejo Consultivo de Canarias, la promotora ya ha conseguido dos tercios de las 15.000 firmas necesarias para que la propuesta de ley pueda ser tomada en consideración por el Pleno del Parlamento.

 

La nueva ley prohibirá las talas y podas agresivas de todos los ejemplares de cualquier especie arbórea que se ubiquen en suelo urbano y que cuente con más de quince años de antigüedad o veinte centímetros de diámetro de tronco medidos a 1,40 metros desde el nivel del suelo, así como aquellas nuevas plantaciones desde la entrada en vigor de la ley.

 

Los propietarios del arbolado de cualquier categoría a los que afectará esta ley estarán obligados a su mantenimiento, conservación y mejora, realizando los trabajos precisos para garantizar un adecuado estado vegetativo del ejemplar. Además obligará a los ayuntamientos a realizar un inventario municipal del arbolado urbano.  

 

Pablo Rodríguez se encargó de exponer la problemática de los espacios verdes en Jinámar, mientras que Miguel Pérez fue el encargado de moderar la mesa debate, insistiendo en la necesidad de proteger el patrimonio vegetal del barrio y fomentar las tareas educativas para concienciar de la importancia del arbolado urbano.

 

El edil Álvaro Monzón, que además es un conocido ecologista y amante de los árboles, explicó los problemas diarios de sus áreas de responsabilidad. Y matizó que Telde cuenta con unos treinta mil árboles en una superficie con mantenimiento de más de un millón de metros cuadrados. Más del 70% de la arboleda urbana está compuesta por los ficus, un laurel de gran porte con raíces horizontales, colocado en aceras de menos de un metro de ancho, lo que genera incomodidades a la vecindad. De ahí parte las más de 2.000 quejas anuales para el tratamiento y traslado de árboles. 

 

De cara a compensar la huella ecológica de esas retiradas de árboles de las aceras, ha ideado un Plan de Colonización Verde con que busca plantar nuevos árboles en zonas municipales donde los ejemplares puedan crecer libremente, sin que las raíces puedan afectar a las viviendas. En poco más de seis meses, entre las zonas urbanas y rurales, se han plantado más de 4.000 árboles.

 

Por su parte, Eduardo Franquiz ahondó en cómo debe plantearse un plan de gestión del arbolado urbano de cara a lograr una población arbórea sana y diversificada. Fue muy crítico con el maltrato que se le dan a los árboles y palmeras cuando se realizan obras de infraestructura en las calles, que en la mayoría de los casos acaban dañando la masa radicular y provocando la debilidad del ejemplar. Por ello insistió en la necesidad de contar con normas y planes directores municipales.

 

Y Domingo Afonso señaló que está propuesta legislativa está recabando un amplio apoyo social de numerosas entidades entre las que se encuentran la Federación Ecologista Ben Magec-Ecologistas en Acción, la Fundación César Manrique, la Mesa del árbol de La Orotava, la Asociación Sociocultural Drago de Sataute, la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria y de numerosas asociaciones vecinales.

 

Enviar Comentario

X