20/07/2018 - 06:48

Encuentran los restos de una serpiente en el casco de Telde

El ofidio muerto se halló en la Avenida Alejandro Castro Jiménez, en el sector de El Roque

Encuentran los restos de una serpiente en el casco de Telde
Imagen de los restos de la serpiente (Foto TA).

TELDEACTUALIDAD
Telde.- Un vecino de Telde encontró este miércoles restos de una serpiente en pleno casco urbano, en el sector de El Roque. Caminaba por el margen derecho de la Avenida Alejandro Castro Jiménez cuando en una zona de hierbajos próxima al Barranco de los Ríos, a muy pocos metros del parque infantil de Pinocho, halló el esqueleto y la piel, ya en estado seco.

 

Todo hace pensar que se trata de un ejemplar de Lampropeltis getula californiae, conocida comúnmente como culebra real de California. Una especie invasora que habita como núcleo principal en El Valle de San Roque, entre Telde y Valsequillo, y cuya presencia en Gran Canaria se detectó por primera vez hace alrededor de 16 años, expandiéndose desde entonces sin control por diferentes puntos de la Isla.

 

No es la primera vez que este tipo de ofidios irrumpen en una zona urbana de Telde. Ha aparecido en puntos del Valle de Jinámar o en la costa. Pero hasta ahora nunca antes se había tenido constancia de su presencia en el mismo casco.

 

Precisamente, tal y como el diario Canarias7 recogía este jueves en una información del periodista teldense Gaumet Florido, los técnicos del Gobierno de Canarias que coordinan el programa puesto en marcha, en colaboración con el Cabildo, para la erradicación en Gran Canaria de la culebra real de California temen que alguien esté contribuyendo a la dispersión de estas serpientes por distintos puntos de la isla. Es una sospecha que no ha podido ser confirmada, pero en el ejecutivo autónomo admiten que les preocupa.

 

Según advierte Miguel Ángel Cabrera, técnico adscrito al Servicio de Biodiversidad de la Viceconsejería de Medio Ambiente y Seguridad del Ejecutivo regional, el hallazgo de estos ofidios en zonas tan poco habituales como el Guiniguada, en la capital, o el entorno de Fataga, en San Bartolomé de Tirajana, no responde a «una dispersión natural» de esta especie introducida. 

 

«Nos inclinamos por la hipótesis de que hayan sido trasladadas, de forma voluntaria o involuntaria, porque no es normal que estén apareciendo en esas zonas», apunta. «Puede tratarse de un transporte no voluntario», señala, «pero también puede ser obra de algún malintencionado». 

 

No hay repunte
En todo caso, lo que sí que no hay, o al menos no consta, es un repunte en la presencia de serpientes. A pesar de la alarma desatada en La Gavia, un poblado situado cerca del punto donde apareció la primera población estable en la isla de la Lampropeltis getula californiae, lo cierto es que las cifras de capturas registran estadísticas similares a las de otros años. Hasta el 5 de julio de 2018 se han atrapado 674 ejemplares frente a los 694 del mismo periodo del pasado ejercicio, informó el técnico. 

 

«Otra cosa distinta», advierte Cabrera, «es que este año sí se está detectando su presencia en zonas no habituales y distantes de los focos tradicionales, y en algunos casos, en espacios urbanos, que es lo que hace que sean vistas por más personas». Es esta constatación empírica la que ha alimentado la sospecha entre los expertos de la consejería de que están ante una «dispersión no natural» de la especie. 

 

En opinión de los expertos, no cabe hablar de plaga, aunque las cifras causen cierto vértigo. No en vano, desde 2011 hasta 2018 llevan computados 5.600 serpientes capturadas. Cabrera comprende que cunda cierto pesimismo entre la población, pero los técnicos que coordinan este programa, que acumulan diez años de ardua batalla contra la propagación de esta culebra, sostienen que, aunque es probable que sea difícil la erradicación definitiva, sí tienen datos para defender que la población está relativamente «controlada». 

 

Sí advirtió de que es crucial que los vecinos informen de los hallazgos, estén los ofidios vivos o muertos. Pueden llamar al 112, que avisará al Cecopin, o contactar en el 608-098-296 con los operarios contratados para cogerlas.

 

El calor ha tardado en llegar y ha retrasado la salida de los ofidios

Los vecinos de La Gavia tienen la sensación de que este año hay más serpientes que nunca. Y en el Gobierno no lo ponen en duda, pero sí tienen una posible explicación. Miguel Ángel Cabrera, técnico del Servicio de Biodiversidad, defiende que lo que está pasando es que este ha sido un año «raro» en cuanto a climatología y que los días de calor se han retrasado tanto que han coincidido con las vacaciones. «Las serpientes suelen estar más activas, y por tanto, ser más vistas, entre mayo y agosto, pero este año las primeras están apareciendo ahora, cuando la gente tiene más tiempo libre».

 

Con todo, admite, la propagación de esta especie preocupa y su lucha sigue estando en la agenda. Avanzó así que el próximo lunes se reunirán Gobierno canario, Cabildo y la empresa pública Gesplan para proponer medidas adicionales, como incrementar el personal e incentivar el voluntariado. Todo el año hay 2 operarios dedicados a esta tarea, y en los 4 o 5 meses de más calor pasan a ser 8. El Gobierno invierte cada año 80.000 euros y el Cabildo, otros 50.000.

 

Comentarios

  • C. R.
    21/07/2018 - 14:37

    ¿No serán los mismos empleados , los que la están dispersando por la isla, en previsión, de una posible falta de trabajo, si esta especie invasora, terminara por ser erradicada? Que conste, que esta opinión, es sólo pura especulación, pero como todo puede llegar a ser posible, cuando se trata del ser humano... En cualquier caso y sea quien sea (o quienes sean), el que podría estar disperasando esa especie, por la isla, no merece otra cosa, más que el desprecio de la sociedad grancanaria.

    0
    0

Enviar Comentario

X