24/02/2018 - 15:14

Llamamiento a la población para extremar las precauciones por el temporal

El Cabildo coordinada un dispositivo de más de un millar de efectivos que se mantiene en alerta ante las previsiones de lluvias intensas ● La Institución insular pide mantener limpios y libres de obstáculos los cauces de los barrancos

TELDEACTUALIDAD
Telde.- Las leyes de la física y de la naturaleza son inescrutables. El agua de la lluvia es un fluido que como tal busca cualquier resquicio para seguir su camino. Y en el caso de Gran Canaria, la basura, los vertidos y los obstáculos que irresponsablemente se depositan en muchos de sus barrancos o carreteras agrava las condiciones en situaciones ya de por sí bastante complicadas como las que se viven estos días, con lluvias intensas que provocan escorrentías y crecidas en los caudales.

 

Este fenómeno fue el que este sábado en Telde, en Melenara, trataron de explicar el consejero de Sector Primario del Cabildo de Gran Canaria, Miguel Hidalgo; el director técnico del Plan de Emergencias Insular (PEIN) e ingeniero técnico forestal Federico Grillo; el gerente del Consejo Insular de Aguas, Gerardo Henríquez; y agentes de la Policía de Cauces de este organismo.

 

Junto al conocido como barranco del Negro, cuyo cauce viene a desembocar en la misma playa de Melenara y que ya en el episodio de lluvias torrenciales que padeció la ciudad de Telde en octubre de 2015 quedó taponado y se desbordó, los responsables insulares detallaron esta problemática. 

 

El agua arrastra todo lo que encuentra en su camino desde la cumbre a la costa, como los restos de podas, electrodomésticos y otros residuos que clandestinamente se abandonan en ellos, así como los vehículos. Por lo que además de mantener limpios los barrancos (Protección Civil retiraba colchones y palets esta misma mañana en Ojos de Garza) para no provocar obstrucciones y las consecuentes riadas e inundaciones de carreteras y edificios, no se debe aparcar al paso de estos.

 

En 2015, el agua saltó al asfalto, anegó bajos, causó destrozos a los edificios colindantes a este barranquillo y a la playa de Melenara. Situación que de forma similar también se dio en otras partes del litoral teldense como La Garita.

 

Para este domingo se espera una jornada muy complicada
El Cabildo de Gran Canaria coordinará a más de un millar de personas bajo el paraguas del Plan Insular de Emergencias (PEIN) para afrontar las fuertes trombas de agua (30 litros por metro cuadrado en una hora y hasta 100 litros en doce horas) y vientos (con rachas que oscilarán entre los 95 y 120 kilómetros por hora) que podrían derribar palmeras, postes, muros, grúas y cartelería.

 

Tras la tregua de este sábado, se espera que de madrugada o antes comience a entrará una segunda borrasca que barrerá el Archipiélago de oeste a este. Por lo que desde el Cabildo se insiste a la población que siga las recomendaciones y no aumente los peligros, dando pie a incidentes que obliguen a derivar recursos de emergencia destinados a cubrir los sucesos más graves e inevitables.

 

La recomendación es revisar las azoteas, los desagües y todos los objetos que pueda llevarse el viento. Ya durante la borrasca, hay que evitar salir y tener cuidado con las planchas, macetas y todos los elementos que el viento convertirá en armas arrojadizas, ya que la fuerza prevista (de 95 a 120 kilómetros por hora) podrá tirar árboles, grúas, postes, muros y todo lo que pueda desprender y arrastrar.

 

Cuando los bajos de las casas se inunden, hay que situarse en la parte alta de las edificaciones y esperar que los servicios puedan atender esa situación, ya que priorizará aquellas en las que haya personas en riesgo.

 

Asimismo, si alguna persona se encuentra en un coche durante una riada, debe abandonar el vehículo para no ser arrastrado. Es una situación de mucho peligro, por eso es mejor evitar salir, máxime en una situación agravada por el viento.

 

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, se puso en contacto esta mañana con la alcaldesa de Telde y con las autoridades de los otros 20 municipios de la Isla para informarles de la situación, pues exige máxima atención y coordinación. Tal es así que la Institución insular celebrará esta tarde una reunión con los responsables locales, servicios e instituciones implicadas para ajustar la planificación a las características de esta nueva borrasca.

 

El peligro de las escorrentías y los arrastres
Todos los cuerpos de seguridad y emergencias de las distintas administraciones están preparadas para actuar porque Gran Canaria es una isla muy vulnerable a la caída de agua por su altitud y por sus barrancos, así como por la escasez de precipitaciones, lo que ha hecho que su territorio se colme de edificaciones, carreteras y ocupaciones de cauces que aceleran la acumulación de agua y la formación de riadas. Además, la sequía y la falta de vegetación, sobre todo en el sur, hace que la lluvia produzca escorrentías y arrastres.

 

Un temporal del suroeste
Los temporales del suroeste están caracterizadas por su gran intensidad, con importantes volúmenes por metro cuadrado en pocas horas que, si bien en otras islas no son un riesgo, en determinadas zonas de Gran Canaria se convierten en una auténtica emergencia.

 

Servicios esenciales, emergencias y mantenimiento
La información de Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y del Gobierno canario obliga así a preparar todo el sistema de Protección Civil, lo que incluye tanto fuerzas de seguridad y emergencias, como mantenimiento y servicios “para que todo esté preparado”, de modo que este sábado, durante la reunión de coordinación, se evaluará la situación tras el episodio de este viernes y se reajustará la organización a la fuerza de la nueva borrasca, explicaba el director del PEIN, Federico Grillo.

 

La situación se monitorizará en todo momento con la prioridad de salvaguardar las vidas, así como mantener activos los servicios básicos esenciales, por un lado, y la atención de las emergencias que surjan, del otro, lo que conlleva la toma de decisiones ajustadas al comportamiento de la borrasca en cada momento, ya que el relieve de la isla genera descargas importantes en un mismo lugar, así como intensidades y localizaciones cambiantes.

 

Por este motivo, es importante mantenerse informado en todo momento y acudir a los canales oficiales, para lo que el Cabildo informará a través de los medios de comunicación y de sus perfiles en redes sociales (Facebook y Twitter), subrayó Grillo, quien también pidió a la población que no se ponga en riesgo, y advirtió que salvar un coche o un animal compromete la vida de la persona pero también la del personal de emergencias, que por su naturaleza y valía profesional llegará al límite por salvarla aunque ello conlleve arriesgar su propia integridad.

 

“Hay que intentar reducir esto al máximo, con una buena concienciación del riesgo, la situación cambia mucho porque no tenemos que gestionar actuaciones por imprudencias”, abundaba Grillo.

 

 

Enviar Comentario

X