22/06/2008 - 15:40

Una colonia de más de 100 lagartos endémicos de Gran Canaria anida en el barranco de Marpequeña (Telde)

Julián González, presidente de la asociación de vecinos de Marpequeña, propone construir un lagartario en el mismo lugar donde se encuentran los animales

Una colonia de más de 100 lagartos endémicos de Gran Canaria anida en el barranco de Marpequeña (Telde)
Lagarto endémico de Gran Canaria (Foto cedida)
TELDEACTUALIDAD
Telde.- Un grupo de lagartos endémicos o únicos de Gran Canaria ha crecido en una zona de barranco de Marpequeña hasta alcanzar al menos los 100 ejemplares. Pepe Alemán, vecino del barrio, no sólo ha sido testigo de esta evolución, sino que lleva años alimentándolos cada día, puesto que los considera como si fueran suyos. Julián González, presidente de la asociación de vecinos de Marpequeña, propone construir un lagartario en el mismo lugar donde se encuentran los animales.

Si está nublado y generalmente en la época de más frío apenas salen, pero con sol y sobre todo en horas del mediodía se les puede ver perfectamente fuera de sus escondites». Así explica Pepe Alemán, vecino de Marpequeña, una de las características fundamentales de los ejemplares de lagarto de Gran Canaria (Gallotia stehlini) que habitan frente a su casa y a los que no duda en considerar sus mascotas.

En la zona de barranco, entre las piedras y vegetación casi seca, donde se encuentran recuerda que siempre ha visto lagartos. Pero ahora se han multiplicado y, según afirma, pueden contarse hasta 100 animales, entre grandes y pequeños. La comida y el sol son dos factores esenciales para que permanezcan en el mismo lugar, señala Luis Felipe López, profesor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Por eso, los restos de comida que Pepe Alemán ha destinado durante años y a diario para alimentar a los lagartos no han caído en saco roto, según publica Canarias7.

Además, según cuenta el joven residente de Marpequeña, hay algunos que miden hasta medio metro. La especie endémica, que solamente vive en Gran Canaria, puede alcanzar de hecho unos 30 o 40 centímetros de longitud corporal, aunque con la cola puede sumar otros 30 centímetros. En ejemplares muy viejos se registran medidas de hasta 40 centímetros de longitud y casi un metro de largo total, explica López, profesor de Veterinaria.

Su coloración es parda entre claro y oscuro, a veces con una fila de pequeñas manchas de color naranja en los dos costados. Al tratarse de una especie única en la Isla tiene una gran importancia científica y se encuentra protegido tanto por la legislación canaria como española y europea. Así que su conservación y protección resulta necesaria, matiza López.

Aunque en la actualidad debido a la presión humana cada vez se encuentra más restringido y apartado a zonas como los barrancos, en las que no hay interferencias humanas, dentro del ecosistema insular no tiene prácticamente enemigos, con la excepción del aguililla y últimamente también la serpiente real de California. Además, el profesor universitario comenta que es imposible realizar un censo sobre el número total o aproximado de ejemplares y lo que sí se hace evidente es que en determinados lugares hay altas densidades del lagarto de Gran Canaria y en otros apenas se percibe.

Por otra parte, en algunos casos se ha registrado esta especie en La Gomera, El Hierro y La Palma, aunque cada una de las islas del Archipiélago tiene un determinado tipo de lagarto diferente. La conservación de este tipo de animales pasa por proporcionar ante todo las condiciones de tranquilidad que necesitan en su espacio.

Lagartario
Julián González, presidente de la asociación de vecinos de Marpequeña, propone construir un lagartario en el mismo lugar donde se encuentran los animales. La actuación se incluiría en el proyecto de construcción de un parque en la zona del barranco, que está parado por el Plan General de Ordenación. López piensa que es una buena iniciativa ya que aseguraría la continuidad de los lagartos.
 
X