08/02/2019 - 16:12

El Cabildo lleva la lucha contra el plástico a los colegios

La Institución insular entrega cien botellas de acero inoxidable en el CEIP Huertas del Palmar, en Teror

 El Cabildo lleva la lucha contra el plástico a los colegios
Una botella al día supone en el año lectivo 18.000 botellas solo en este pequeño centro de Teror (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Las Palmas de Gran Canaria.- El Cabildo de Gran Canaria ha repartido este viernes 100 cantimploras de acero inoxidable al alumnado de un centro escolar de Teror que participa en el proyecto piloto Desplastifícate en el cole, una propuesta a iniciativa de varias madres del centro que, además de la concienciación, busca disminuir en la práctica el consumo de botellas de plásticos en los centros educativos.

El proyecto comienza con una prueba piloto en el CEIP Huertas del Palmar, un colegio de la zona rural de Teror que cuenta con 97 alumnos, con la perspectiva de hacerlo extensivo al resto de centros educativos de Gran Canaria. 

Una propuesta práctica que busca pasar de las palabras a la acción, explicó el consejero de Medio Ambiente, Miguel Ángel Rodríguez, para quien la auténtica educación ambiental "pasa por ofrecer a la ciudadanía los mecanismos y herramientas que ayudan en el día a día a un cambio de actitudes y de costumbres".

En esta escuela, como en cualquier otra, el alumnado no puede portar envases de cristal por razones de seguridad, lo que obliga a que diariamente cada niña o niño lleve su botella de plástico con agua. En un colegio de tamaño reducido, de tan solo 97 alumnos, y considerando únicamente los días lectivos, se obtiene como resultado un consumo de unas 100 botellas al día, que hacen 500 a la semana y suman 2.000 botellas cada mes, cuyo consumo es además fácilmente evitable con una simple botella de acero o incluso cantimplora.

La intención del proyecto, puesto en marcha por el Cabildo tras una propuesta de varias madres del CEIP Huertas del Palmar y que cuenta con el apoyo de la ULPGC, es reflejar ese impacto directo sobre los ecosistemas que produce la contaminación generada por el uso indiscriminado de productos de plástico pero, sobre todo, trata de disminuir en la práctica el consumo de botellas de plásticos en los centros educativos, donde diariamente se vierten a la basura miles de envases no retornables.

El impacto de este modo de consumo, basado en la cultura de usar y tirar, se ve cada día en las playas, cauces de barranco o bordes de carretera de toda la isla, así como el estómago de innumerables animales, muchos de los cuales forman parte de la cadena alimentaria humana.

 

Enviar Comentario

X