09/02/2020 - 12:06

Una compañía teatral dentro del aula en Lomo Magullo

Con el proyecto Miniteatro Fest, los niños de 6º del Padre Collado, en Lomo Magullo, aprenden a idear, escribir, interpretar,dirigir y poner en escena sus propias obras

Una compañía teatral dentro del aula en Lomo Magullo
Los alumnos del Padre Collado, el colegio de Lomo Magullo, están creando una obra en la que aparece un abuelo al que no le gusta que sus nietas lean cuentos (Foto Borja Suárez/C7)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Con el proyecto Miniteatro Fest, los niños de 5º y 6º curso de 20 colegios de la isla aprenden a idear, escribir, interpretar, dirigir y poner en escena sus propias obras. Emplean horas lectivas de lengua y tutoría, y en mayo realizan la representación.

 

Cuando los alumnos de 6º del CEIP Padre Collado vieron entrar por la puerta de la clase a Rubén Darío, sus rostros se iluminaron. Estaban en la asignatura de Lengua, en medio de una exposición que sirvió como aprendizaje para lo que vendría después. «Fija la mirada en el público», le recomendó el monitor a la niña que exhibía su trabajo. Él es uno de los tres educadores que dan vida al Miniteatro Fest, un proyecto que está viviendo en este curso su tercera edición después de los éxitos cosechados en los años anteriores, según detalla el periodista Ronald Ramírez en un reportaje publicado en Canarias7.

 

«Crean en lo que hacen», les repite Rubén a unos estudiantes que se involucran al máximo en algo totalmente desconocido para ellos: la creación de una compañía teatral. Es en lo que consiste este plan formativo que desarrolla la Fundación DISA y el Cabildo de Gran Canaria, en colaboración con el Gobierno de Canarias, para acercar las artes escénicas a las aulas de 5º y 6º curso de educación primaria de los centros educativos de la isla.

 

Porque aquí no solo se trata de actuar, la iniciativa va mucho más allá. «Lo primero que hacemos es explicarles como se escribe y qué elementos deben contener un texto teatral, para que sean los niños los que lo hagan y, a partir de ahí, desarrollen el espectáculo», explica el monitor. Después llega el turno de la producción, de la organización de la compañía teatral. «Ellos se encargan de todo, de la escenografía, la iluminación, el vestuario...», expone. Porque en mayo toca representar la obra y mostrar los frutos de un trabajo que se realiza durante todo el curso escolar. «Entonces vendrán los equipos de sonido e iluminación y los estudiantes a los que se les ha asignado esta tarea se sientan junto a los profesionales y pueden incluso manejar las mesas de sonido e iluminación», amplía Rubén, desvelando que el objetivo es acercarse lo máximo posible a la realidad.

 

Tanto es así que todas las clases adscritas a este proyecto cuentan con una pequeña partida presupuestaria, proveniente de las arcas del Gobierno de Canarias, que los propios alumnos deciden dónde invertir. Ya sea en vestuario, decoración, equipos o lo que haga falta en cada obra. Porque cada estudiante tiene una importante función que cumplir, desde el director hasta los actores. No hay quien no posea un papel fundamental que desarrollar para que la iniciativa llegue a buen puerto.

 

Y para asignar cada tarea, se tienen en cuenta los valores del niño, con el fin de potenciar sus destrezas y emplearlos en favor de la compañía. «Tenemos que aprovechar nuestras habilidades», insiste Rubén Darío, y estas muchas veces aparecen durante este proceso novedoso.

 

Son 20 los centros en los que se desarrolla el demandado Miniteatro Fest. Porque aunque el número ha ido aumentando –en su primera edición eran 10 colegios–, la demanda, después de comprobar los éxitos del proyecto, se multiplica. A través de varias acciones formativas a lo largo del curso escolar, el alumnado adquiere los conocimientos necesarios para idear, escribir, interpretar, dirigir y poner en escena sus propias obras teatrales. Unas fichas didácticas sencillas, divertidas y directas, elaboradas por profesionales del teatro, sirven como guía para que el profesorado pueda ir trabajando con los escolares desde el inicio del curso. Se aprovecha de las horas lectivas de la asignatura de lengua y de las tutorías, porque al final todo está relacionado. «Aprenden a escribir, expresarse, nuevo vocabulario... Hasta realizan el cartel de la obra», comenta el monitor. Y esta involucración hace que la participación sea máxima en todos los alumnos. La premisa es que confíen en sí mismos y para ello se ponen en valor todas las ideas que van surgiendo. Nadie se queda al margen con el Miniteatro Fest.

 

Y cuando llega el turno de los ensayos, los actores deben sacar su lado más original. Rubén les da información sobre la trama, el perfil del personaje que representan y el escenario en el que interactúan y, a partir de ahí, la improvisación debe primar. Eso sí, siempre siguiendo un guión que dé sentido a todo. Y aunque la diversión y las risas están aseguradas, los niños se implican y se toman en serio los ejercicios teatrales para que todo salga bien. Aquí la diversión y el aprendizaje van de la mano.

 

Enviar Comentario

X