25/01/2021 - 11:07

Compartiendo privilegios para sobrevivir a las restricciones

El centro de pilates SU Sport Planner ofrece gratuitamente su zona ajardinada al aire libre a otros gimnasios para que puedan seguir impartiendo sus clases durante la fase 3

Compartiendo privilegios para sobrevivir a las restricciones
Imagen del SU Sport Planner (Foto Canarias7)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Los gimnasios y centros deportivos han sido uno de los principales perjudicados con el paso de Gran Canaria a la fase 3. La imposibilidad de hacer ejercicio en recintos cerrados supuso una restricción que ha generado mucha polémica entre profesionales del sector y usuarios, quienes no comprenden que se acabe con una practica saludable y de la que también dependen muchas familias, mientras que los centros comerciales, por ejemplo, siguen abiertos.

 

Y justifican su crítica haciendo énfasis en la escasa incidencia que ha tenido el virus en estos centros, que se han adaptado desde que comenzó la desescalada antes de verano limitando el aforo, separando las máquinas o colocando geles hidroalcohólicos alrededor de los establecimientos. Pero, a pesar de esta inversión y del golpe que ha supuesto el descenso de clientes, el Gobierno de Canarias les incluye entre las prohibiciones hasta, al menos, el 31 de enero.

 

Esta medida ha supuesto un duro golpe a todos los centros de la isla, pero hay uno en Telde, concretamente en el número 16 de la calle Cantonera (San Gregorio), que lejos de hundirse se las ha ingeniado no solo para seguir con su actividad, sino, lo que es aún más conmovedor, ayudar a la competencia. Se trata –según recoge el diario Canarias7 en una información del periodista Ronald Ramírez– de SU Sport Planner, un centro especializado en entrenamiento funcional y pilates. Aprovechando la idílica zona verde con la que cuenta la instalación, y tras consultar con sus abogados, ha podido dar continuidad a sus clases al aire libre. Y, además, ha ofrecido de manera gratuita este jardín al resto de gimnasios para que desarrollen ahí sus entrenamientos en las horas que SU Sport Planner tenga libres.

 

«Hace cinco años que creamos este patio en busca de generar una zona verde en un espacio urbano, un poco basándonos en una de nuestras principales premisas, que es la sostenibilidad. Pero por aquel entonces no nos imaginábamos que pudiésemos ofrecer entrenamientos en ese lugar», relata Rubén Ligero, el dueño del negocio. «Sin embargo, por las circunstancias hemos pensado en esta posibilidad y hablando con otros compañeros del sector, que nos habían felicitado por la iniciativa, se nos ocurrió ofrecer esta opción al resto de compañeros», amplía el entrenador.

 

Consciente de la situación tan complicada que se encontraban otros como él, entendía que es una época para apoyarse unos a los otros, y la ocurrencia fue recibida con una gratitud inmensa. «El espacio permite dos entrenamientos simultáneos y ya hay varios centros que se han adaptado a los horarios y que utilizarán este jardín hasta el fin de las restricciones», explica Ligero, quien, en busca del lado positivo de todo el l mal que está generando la pandemia, celebra haber encontrado un recurso ideal: «Estamos disfrutando de una experiencia muy positiva. Entrenar viendo el cielo, las palmeras y escuchando a los pájaros es un lujo». Un lujo que han querido compartir.

 

Fuente: Canarias7 / Texto: Ronald Ramírez Alemán.

 

Enviar Comentario

X