Bernardo Suárez: "Ver todo un Aeropuerto en silencio y a oscuras sobrecoge mucho"

El estado de alarma obliga a los taxistas de Telde a salir a trabajar sólo 6 días al mes, con turnos de 46 conductores. Apenas facturan 400 euros y tratan de subsistir con unas ayudas que creen insuficientes

Bernardo Suárez:
Bernardo Suárez con mascarillas, junto a su taxi (Foto TA)

ANTONIO JOSÉ FERNANDEZ/RTVC

La última vez que Bernardo Suárez se subió a su taxi, para trabajar una media de 15 horas dando vueltas por las calles de Telde y esperar en la zona de carga del Aeropuerto de Gran Canaria, facturó “unos 50 ó 60 euros”. El importe no estaría mal, dado el momento que atravesamos, de no ser porque la cuarentena y el racionamiento en el número de licencias operativas ha hecho que sólo pueda trabajar seis días al mes. Y con 300 ó 400 euros es difícil mantener ya no sólo la subsistencia, sino hasta el propio vehículo.

El suyo es un caso y un rostro fácilmente extrapolable al de los miles de conductores profesionales que hay en la isla. La pandemia, el coronavirus, el Covid-19... se le puede llamar de distintas formas. Él lo llama directamente “la ruina del sector”. Un gremio que ya en el caso de Telde e Ingenio parece recibir la puntilla definitiva después de que, hace algo menos de una década, el Cabildo permitiese operar en el aeródromo al resto de taxistas que concierten una carrera a través de plataformas telemáticas (tránsfer). “Puede que otros compañeros, como los de las zonas turísticas, hayan tenido capacidad de ahorro en estos años, con cifra récords en la llegada de visitantes; pero nosotros ya te digo que desde luego que no”, sentencia.

Habla Bernardo con conocimiento de causa, y con mucha experiencia. Lleva 28 años ejerciendo. Primero fue asalariado. Llegó a presidir un sindicato de trabajadores en Telde y una federación insular, siempre preocupado por la lucha en la mejora de las condiciones laborales. Después, en 2009, logró hacerse autónomo. Lo de bajar bandera le venía de familia; ahora lo que le cuesta es levantar el ánimo.

El Aeropuerto fantasma
“Nos han decretado servicio esencial y lo hacemos con orgullo, pero es muy duro ver el aspecto que presenta Telde y, particularmente, el Aeropuerto. Hay zonas con las luces totalmente apagadas y encintadas. Sólo se ve un mínimo movimiento en la zona de llegadas nacionales e intersinsulares, con unos ocho vuelos diarios. Me ha impactado ver mucho esa imagen”, confiesa.

En el municipio se ha fijado un turno rotatorio para las 233 licencias que tiene concedidas el consistorio. Eso significa que, cada 5 días, hay 46 coches prestando servicio. Si él trabaja un lunes, no vuelve al tajo hasta el sábado. Y luego le tocaría el jueves. La facturación, como uno se puede imaginar, acaba siendo paupérrima. La alternativa no es precisamente mejor: “Si dejo el coche parado, pierdo de 30 a 40 euros diarios. Hay que pagar tasas, seguros, cooperativa...”, enumera a este medio.

Bernardo también habla de ayudas. “Escasas, insuficientes y tardías”, concluye. Quiere destacar el especial estrangulamiento económico que sufren en una ciudad que tiene -o tenía- en Gando su principal pulmón. Una diagnosis que hace extrapolable a sus compañeros de Ingenio. “Desde el Cabildo quieren repartir dos millones de euros para 2.500 taxistas y tratarnos a todos por igual, pero no siempre lo han hecho así. Con la implantación del tránsfer no fue así. Se les dio a otros compañeros la oportunidad de trabajar en el Aeropuerto, pero no al revés. Hay ayudas por cese de actividad, de 700 euros, pero llegan tarde y no solucionan el mal.
 

Y bueno, desde la segunda semana de la declaración del estado de alarma se ha tenido que recurrir a firmar ERTEs entre la plantilla de asalariados y a no renovar contratos temporales. Esto no pinta nada bien”, detalla. “La consecuencia de las políticas tomadas en su día es que somos más de 500 familias las que se han quedado en situación precaria”.

Antes del coronavirus, al menos comían. “Los meses decentes son apenas seis al año, los que nos permitían cubrir la temporada baja. Esta se extiende de febrero a agosto. Ahora las expectativas no son muy buenas. No sabemos cuándo van a volver los turistas, y no creo que sea de golpe y porrazo”, confiesa en este viernes en el que, por causa de fuerza mayor, le toca esperar en casa mientras sus compañeros, reclamados sobre todo a golpe de llamada de teléfono, cumplimentan los escasos servicios que se demandan. “¿Que cuál es el perfil de la carrera? Pues corta; de casa al supermercado más cercano y poco más”.

Por turno, la mitad de los 46 taxis que trabajan a diario en la ciudad de los faycanes pueden bajar a cargar al Aeropuerto. “Puede que pases allí hasta 4 horas y no hagas ni un servicio. En ese caso, pasas a tener prioridad la siguiente vez que bajes”. Una estampa inaudita, “que nunca habría imaginado”, y que es la huella palpable de las repercusiones del virus en la economía isleña.

 

Medidas

Es difícil prestarle consuelo desde la distancia. Con todo, Suárez y sus compañeros siguen al pie del cañón, con jornadas que se hacen eternas ante la falta de movimientos. Hasta hace muy pocos días, el gremio no había conseguido hacerse con mascarillas “y eso que somos un servicio público y dependemos del Ayuntamiento. Nos hemos tenido que buscar la vida y tirar de ingenio”.

En su momento, hace más de 20 años, tener un taxi en Telde era sinónimo de ser un gran empresario. Los periódicos de finales de los 90 hablaban incluso de la existencia de un 'mercado negro' en el que los trasvases de paradas (licencias) se hacían a golpe de una buena tacada de millones de pesetas.

Pero hoy, el mundo ha cambiado. En esas y en muchas más cosas. “Jamás pensé en vivir esto; nos ha cogido con el paso cambiado y está claro que va a suponer un antes y un después”, sentencia. “Me pongo en la piel del autónomo que tiene hipoteca, en la de aquel que compró su licencia del taxi hace poco y que sólo tenía esos ingresos. Hay gente que lo está pasando bastante mal. Particularmente, creo que las ayudas llegan tarde”.

La falta de actividad hace que recuerde incluso al detalle su última 'gran' carrera. “Tuve la suerte, porque ahora es eso, una gran suerte, de llevar a dos mujeres hasta una clínica de Las Palmas de Gran Canaria. Dos hermanas que venían de Tenerife, muy preocupadas por la situación. 25 euros marcó el taxímetro”.

En su último día de servicio calcula que hizo unas 15 carreras tras una extenuante jornada de trabajo “de unas 15 ó 16 horas”. No se llevó para casa más de 60 euros. Mientras dibuja el drama del sector, el taller de la cooperativa le sigue prestando, a él y a los suyos, unos servicios mínimos. Los coches no entienden de crisis. Seguramente, de poder elegir un cliente, le gustaría que fuese aquel que trajese bajo el brazo una vacuna o la solución a esta pesadilla que a tanta gente está vapuleando. Mientras tanto, seguirá con la luz verde de su taxi encendida cada 5 días.


Fuente: Antonio José Fernández/RTVC.


 

Comentarios

  • Vicente Artiles
    19/04/2020 - 17:46

    Volver la mirada y 'ver' cómo vivían nuestras abuelas que trabajaban 6 meses en las almacenes de empaquetado de tomates. Con lo ganado, vivían y guardaban para ir comprando 'la dote' para el matrimonio. Igual que las hormigas que aparecen en primavera y recolectan alimentos para todo el año. La ROBOTICA ya está aquí y dejará en paro casi la mitad de la población. ¡SI! REPLANTEARNOS LA EXISTENCIA.

    6
    1
  • Nicolás Gutiérrez-
    19/04/2020 - 11:20

    Ya lo veremos lleno de gente esperando para salir su avión y el trajín de taxis llevando gente al aeropuerto esto será un sueño que lo k todos queremos k sea aunque todos sabemos la pura realidad. Pero mejor olvidar para poder seguir viendo estas islas llena de vida .y mirar la tele y ver que en todo el mundo todo termino y poder aser planes para un viaje. Tengo fé y pido a dios k sea pronto

    18
    23
  • Antonia suarez
    19/04/2020 - 11:16

    Ánimo ,fuerza,ya que la contancia siempre la tienes , también ustedes se merecen los aplausos 👏👏

    16
    41
  • Mensa Santana
    18/04/2020 - 13:48

    ÁNIMO , BERNARDO Y A TODOS LOS COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS QUE ESTÁN EN TU MISMA SITUACIÓN. TÚ PUEDES Y TE LO MERECES COMO TODOS LOS PROFESIONALES DEL GREMIO, ¡VENGA, CUÍDATE MUCHO! UN ABRAZO MUY FUERTE; ESO SÍ, VIRTUAL. CUANDO TODO ESTO ACABE ME HARTARÉ A DAR TODOS ESOS QUE NO HE PODIDO DAR EN ESTE TIEMPO...BUEN SERVICIO, AUNQUE SEA POCO, PERO DE CALIDAD, NO ME CABE NINGUNA DUDA. Mensa Santana

    201
    302

Enviar Comentario

X