12/03/2018 - 07:39

Campeones camino de Europa

Trece alumnos del Club Taz Jinámar han conseguido la medalla de oro en las competiciones de Canarias y España de Jiu Jitsu y Grappling

Campeones camino de Europa
Estos adolescentes fueron, también, los ganadores del campeonato de Canarias el pasado año 2017 (Foto Arcadio Suárez/C7)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Disciplina, dedicación y perseverancia pero, sobre todo, diversión. Eso es lo que destacan trece alumnos del Club Taz Jinámar que han conseguido la medalla de oro en las competiciones de Canarias y España de jiu jitsu y grappling.

 

De la mano de Nauzet Castellano, estos adolescentes se preparan ahora para subir de nivel y competir en los torneos europeos, según detalla Ingrid Ortiz en un reportaje que publica el rotativo Canarias7.

 

Tienen entre 12 y 14 años y ya han conseguido ser medallistas de oro en Canarias y España en jiu jitsu y grappling, tal y como informó TELDEACTUALIDAD semanas atrás.

 

. No ha sido fácil, aseguran Hugo, Ailín, Jéremi y Arisleyda, cuatro de los trece premiados del Club Taz Jinámar, aunque tras esa afirmación se dibuja inevitablemente una amplia sonrisa en sus caras.

 

«Se nota que en la isla hay mucho nivel y nuestra escuela tiene muchos logros», explica su entrenador, Nauzet Castellano, sin perder la mirada de sus alumnos, agarrados por parejas durante un ejercicio. «Son chicos muy serios, pero no dejan de ser niños y para ellos esto es un juego; el reto está en enseñarles toda la técnica posible sin aburrirlos». Junto a él, Sonia, la madre de Arisleyda, también confiesa su emoción por el premio: «Nos sentimos felices, pero siempre le hemos dicho que la apoyamos aunque no quisiera competir».

 

El jiu jitsu, explica Castellano, es un deporte «humilde», y en torno al equipo se crea una gran unión. «No hay violencia», afirma, pero sí dota a los jóvenes de mayor seguridad en sí mismos. «Hemos entrenado a niños que estaban siendo acosados y gracias al deporte consiguieron superarlo», señala el entrenador.

 

El siguiente paso para estos campeones será Europa, y Castellano lo tiene claro: «Ganen o pierdan, para mí ya tiene mérito llegar hasta aquí con la edad que tienen; es todo un orgullo».

 

Categoría escolar

En el gimnasio, Ailín repite sobre todo la palabra «orgullo», de su esfuerzo, del de su equipo y de su entrenador. La joven ha seguido los pasos de su padre y su tío, a quienes vio competir desde pequeña, pero admite que tuvo un momento de serios nervios cuando vio a su última oponente: «Tenía mucho nivel, pero durante la lucha sentí que podía ganar».

 

Jéremi, en cambio, se puso el kimono por primera vez con cinco años y ahora, con doce, confiesa que le costaría quitárselo porque se siente «muy feliz». El hijo del actual entrenador se ría al afirmar que éste les «metió caña» a todos, en el buen sentido. «En este deporte no importa el peso o la estatura sino lo que te hayas esforzado para llegar hasta ahí».

 

Por su parte, Arisleyda es la mayor de tres hermanas, pero ninguna ha demostrado tanto interés por este deporte, a pesar de que la más pequeña también apunta maneras. «Mi padre me lo inculcó desde niña y terminó encantándome», afirma la joven de 13 años, que confiesa con modestia sobre su medalla: «Hice lo que pude». En el trayecto a la competición en Valencia «estaba muy nerviosa», pero fue su equipo la que la tranquilizó porque, cuenta, son como una familia.

 

Enviar Comentario

X